Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/26/1996 12:00:00 AM

DIA DE LA INDEPENDENCIA

Los espectaculares efectos especiales hacen de esta película un simple divertimento de alta tecnología.

Director: Roland Emmerich Protagonistas: Will Smith, Bill Pullman, Jeff Goldblum. esde que Geor-ges Méliès imaginó a los selenitas con cabeza de pájaro, brazos de cangrejo y ancas de rana en su película Viaje a la luna, de 1902, el contacto con seres extraterrestres ha sido la obsesión de los directores del género de la ciencia ficción. Intentos buenos y malos, supertaquilleros y olvidados, han recorrido la pantalla durante este siglo hasta llegar a Día de independencia, La superproducción de la Twentieth Century Fox que amenaza con ser la versión más espectacular de la invasión extraterrestre. Todo por cuenta de unos efectos especiales que harían palidecer al propio Mèliés. Porque de lo único de lo que no hay duda en esta película es de su despliegue técnico. La magia de la imagen digital, la ilusión de las miniaturas y la cámara rápida, el diseño de las maquetas y prototipos, en fin, todos los trucos posibles de Hollywood dan vida a una de las cintas con mayor recaudación en Estados Unidos en el verano: 160 millones de dólares en dos semanas. Sin embargo, no puede decirse lo mismo de su guión. La película narra el hipotético caso de una invasión a la Tierra por parte de seres de otro mundo. Naves del tamaño de una ciudad cubren de pronto con su sombra y en actitud amenazante las principales ciudades del planeta, como signo inequívoco de su intención: arrasar con la vida humana para tomar posesión del lugar. La destrucción de ciudades como Washington y Nueva York son una obra maestra de la ilusión cinematográfica; incluso la defensa que intentan armar desconcertados los terrícolas, liderados, por supuesto, por el propio presidente de Estados Unidos. Pero en el desarrollo de esta utopía el director y productor Roland Emmerich el mismo de Stargate_, quema todos sus cartuchos en situaciones francamente ridículas, como aquella en la que el presidente (Bill Pullman) logra leer el pensamiento de los extraterrestres, o la del valiente aviador (Will Smith) que deja inconsciente a su oponente intergaláctico a puñetazo limpio. En realidad, Día de la independencia es una mezcla de La guerra de las galaxias, Viaje a las estrellas, Alien y la serie de televisión V, la batalla final. Todo eso cruzado con una dosis de patética comicidad que hace de la película algo que no tiene otra pretensión a la de ser un simple divertimento de alta tecnología.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.