Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1985/07/08 00:00

DICK PIERDE A SU PADRE

Muere Chester Gould, el creador de "Dick Tracy", el eterno triuntador sobre el crimen.

DICK PIERDE A SU PADRE

No es radicalismo pero la historieta gráfica sobre un detective-inspector y su eterno triunfo sobre el crimen llamada "Dick Tracy", se refiere al período 1931, año de aparición hasta 1970, cuando decaen los excelentes guiones de las series centradas en fantásticos criminales y que culmina en el Dr. Soborno y su hermana, la famosa "Fea cristiana". Surgiendo Dick Tracy de un contorno histórico real, los gangster y sus delitos controlados y castigados por la policía, quizás 40 años más tarde el mundo criminal se había diversificado tanto y el delito es tan común, que era imposible encontrar más Flattop Sr. y Jr., más "Nada", o "Moscas", "Drs.Sobornos" o "Feas cristianas", etc., esa admirable serie de criminales que establecieron la paradoja que de pronto, eran más importantes los "malos" en Dick Tracy que los "buenos" de la policía.
Con seguridad y teniendo en cuenta que el hermano mayor de la tira cómica, el cine, comienza a explotar el género de ladrones y Policías desde 1910 hubo sin embargo, antecedentes del mismo género antes de la aparición de Dick Tracy en 1931 en la tira cómica que "inicia el tema de "ladrones y policías". Pero Dick Tracy no es el inductivo Sherlock Holmes que hacía de cada uno de sus casos obra maestra de racionalización del delito; es inspector de policía gringo que en sus años iniciales, (¿hasta los 1950?), se mueve dentro del siniestro ambiente de la posterior "serie negra", ésta sí anterior a su aparición iniciada con la película "El Halcón Maltés" de John Huston con Humphrey Bogart, al "intelectualizar" el relato hasta el grado que algunos de los episodios por la calidad psicológica de los "malos" y ribetes patológicos, parecen algo "faulknerianos" en contraste con el lineamiento de Tracy.
Se sabe que como muchos artistas norteamericanos Chester Gould fue un buen ciudadano muy considerado por la policía, estimulada por la acción continua de "el crimen no paga", la conformista moral de Dick Tracy, que nació en 1900 y que por lo tanto pertenece a la gran generación de creadores de la tira cómica norteamericana, entre otros Pat Sullivan (Felix the Cat), Harold Gray (Little Orphan Annie), Martin Branner ("Winnie Winkle"), Frank Willard ("Moon Mullins"), Harold Foster ("Tarzán" y "Príncipe Valiente") Alex Raymond ("Flash Gordon") Burne Hogar ("Tarzán") y otros tan importantes, que elevaron la historieta gráfica a categoría de arte, más allá de la simple lectura infantil contribuyendo a su evolución adulta donde la plácida acción familiar en 1920, se convierte en peligrosas aventuras a cargo de héroes realistas ("Tarzán") para luego concluir en los superhéroes actuales.
Dick Tracy no es un superhéroe pero su infalibilidad con el revólver lo hace triunfar de sus enemigos, episodio final de todas sus series donde el dibujante Gould, parecía deleitarse con las trayectorias de las balas disparadas por su héroe que salían del arma, daban sobre el cuerpo del criminal de turno y a veces hasta le salía por otra parte de su cuerpo para indicar la puntería de Dick Tracy. Su violencia llegaba a momentos casi alucinantes lo que sirvió para que con otros ejemplos por el estilo, hacia 1950 se iniciara una campaña contra las tiras cómicas por su mala influencia en los lectores infantiles. Pero, y sin el menor ánimo sadista, imposible negar que su galería de delincuentes y la violencia fueron siempre los factores más atractivos de la historieta, dibujada siempre y en comparación con los grandes artistas del medio, en cierta línea primitiva con tendencia a la caricatura en la representación de los "malos". En los primeros Dick Tracy de los años 30, el dibujo es mediocre, el detective aparece "engominado" a lo Rodolfo Valentino, pero desde el comienzo lo salva el dinamismo de los guiones inspirados en la diaria información sobre las actividades de los gangster.
Se comentó que alguna autoridad oficial habría llamado la atención a Chester Gould sobre el inconveniente de tanta violencia en Dick Tracy; lo insinuado sobre el predominio de los "malos" en la historieta o el simple cansancio del creador de Dick Tracy, que comienza a decaer hacia los 70 hasta el grado de presentar personajes tan anodinos como "Lunita" habitante del planeta, en una historieta que siempre había pretendido ser realista. Chester Gould antes de su muerte debía contemplar con tristeza además del dibujo, lamentable parodia del original, la absoluta falta de imaginación, de creación, de todos los elementos que hicieron de Dick Tracy una de las historietas más vendidas en el mundo por el interés narrativo y dibujo explicativo de sus temas. Decadencia que tendría que ver y con pocas excepciones, en la general de la tira cómica norteamericana. Por lo que debe insistirse que quien quiera conocer las cualidades especiales de Dick Tracy y la razón de este afectuoso réquiem por la muerte de su creador Chester Gould, por obligación debe tratar de admirarlo en las viejas historietas que culminan hacia 1970.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.