Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1990/05/28 00:00

DIGALO CON MUSICA

De nuevo se montan las obras de Moliere con su musica original.

DIGALO CON MUSICA

El enfermo imaginario goza de nuevo de cabal salud. La celebre comedia de Moliere tal como la vieron los asistentes al estreno en el teatro Palais Royal, de Paris el 10 de febrero de 1673, pasados unos años de la muerte de su autor fue cayendo en la mas penosa orfandad, al ser representada luego totalmente mutilada. Tal mutilación consiste en que el propio Monsieur Poquelin, a cuatro manos con el compositor Marc Antoine Charpentier, creó una obra donde la musica, el canto y la danza se entretejen con el drama, en un espectaculo pleno de originalidad, chispeante satira y fusión de generos.
Pero directores de teatro posteriores buscando el camino llano, optaron por deshacerse de la musica, dejando la comedia en poder de un texto que pierde fuerza, ritmo y armonia sin el complemento con el cual se concibió.

Al vivir en la actualidad una autentica fiebre por el regreso a los originales, el musico William Christie se dio a la tarea de desempolvar la partitura de Charpentier, y puso en manos del musicólogo John Powell el oficio de husmear los archivos de la Comedia Francesa hasta encontrar los dos fragmentos que faltaban para reponer la obra sin recortes musicales.
Valga decir, tal como fue escrita. Asi, de nuevo "El enfermo imaginario" de Moliere-Charpentier subió a la escena parisina en el teatro de los Campos Eliseos, bajo la dirección musical del propio Christie y la escena de Jean- Marie Villegier, en una producción fastuosa que contó con la participación de comediantes, cantantes, una pequeña orquesta, un cuerpo de ballet y toda la entretela escenica que requiere el espectaculo. La tarea fue larga y dispendiosa y significó la conjuncion de muchos esfuerzos, pues se hizo necesario volver al lenguaje gestual de la época, acomodar la retórica del siglo XVII, jugar con la simetría de un texto y entrenar a comediantes en la musica, a los bailarines integrarlos dentro de un contexto de drama parlante y a los musicos volverlos actores.

La obra como fue de nuevo presentada, se inicia con un extenso prologo musical en una escritura solemne y guerrera. Logró Charpentier introducirse con verdadero genio y talento en el delicioso humor y delicada fantasia del espectaculo de la Commedia dellnarte. Su verbo cómico quedo inscrito en la obra en un juego de chispeante gracia y comicidad.
Luego se escuchan tres interludios que integrados a la trama dividen cada uno de los actos, y al finalizar el segundo, hay una escena cantada por Cleante y Angélique, una "pequeña opera" donde los actores se declaran mutuamente su amor.
Sobre el papel parece que la musica tiene un rol apenas secundario, decorativo, o de simple marco para el desarrollo del drama, pero la realidad es que desempeña un papel protagonico y de cohesión sin el cual la comedia cojea.

"El enfermo imaginario" fue la coronación de todas las comedias ballets creadas por Moliere, artista de vanguardia en su época que experimentó con audacia y genio en un genero que abrio posibilidades futuras a la musica y al teatro.

Dificil imaginar cuantas obras mas hubiera legado al mundo este dramaturgo con la complicidad y mano maestra del compositor Charpentier, de no haber muerto Poquelin tragicamente el dia en que se llevó a cabo la cuarta representación de su "Enfermo".
Por lo pronto sólo resta esperar que los franceses le recuperen la real fisonomia al "Burgues gentilhombre", obra que tampoco el mundo moderno conoce. Para ilustración de los lectores, esta pieza cuenta con hora y media de musica, tan estrechamente ligada al texto teatral, como lo esta en "El enfermo imaginario".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.