Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/24/2000 12:00:00 AM

Dinosaurios

La animación de la más reciente película de Disney es algo nunca visto. La historia, en cambio, es la misma de siempre.

Directores: Eric Leighton y Ralph Zondag

Protagonistas: D. B. Sweenrey, Julianna Marguelies, Joan Prowlight, Ossie Davis, Alfred Woodward

Es de no creerlo. En esa película hay dinosaurios de verdad. Un ave se lleva un huevo de un nido y después de atravesar el océano, superar bosques y cielos y pasar sobre manadas de animales prehistóricos lo deja en territorio de primates. Y todo, todo lo anterior, dibujado por computador. Es de no creerlo: Dinosaurios es el nuevo hallazgo visual de la Walt Disney.

A finales de los 80 el estudio le había encargado a Phil Tippett —autor de la más reciente versión de James y el melocotón gigante— una película en la que, sobre una serie de escenarios dibujados, ocurriera una historia en carne y hueso. Pero después, con la llegada de Jurassic Park y de la milagrosa animación de Toy Story, se tomó la decisión de filmar una historia en la que dinosaurios generados por computador se movieran por escenarios reales.

Podría haber sido un riesgo. Pero desde los tiempos del fracaso comercial de Fantasía —que le apostaba todo a una preciosa narración animada sobre la base de la música— fue el propio Walt Disney quien trazó los rumbos de su productora: las películas del estudio siempre estarían a la vanguardia en técnicas de animación pero no se apartarían de la narrativa clásica y siempre recurrirían a las leyendas y a los cuentos que todo el mundo conoce.

Por eso el punto de partida de Dinosaurios es el mismo de El patito feo —un iguanodonte descubre que no es feo sino que ha nacido en la especie equivocada—, y por eso, y porque eso no sería suficiente, la película pronto se convierte en la historia de un Tarzán que emprende la aventura de Pie Pequeño en el valle encantado.

Por eso los dinosaurios hablan y el protagonista nace entre monos divertidos. Porque esa era la estrategia de Walt Disney. Dejar en paz a la historia. Apostarle todo a los avances de la animación y agotar los recursos técnicos que se tienen a la mano para encontrar algunos nuevos. En ese sentido, sólo en ese, Dinosaurios es una película excelente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.