Domingo, 22 de enero de 2017

| 2016/09/30 21:20

Las diez lecciones del director del Washington Post

Semana.com presenta los mejores apartes de sus palabras en el festival Gabriel García Márquez de periodismo. Martin Baron es famoso por la investigación que inspiró la película ‘Spotlight’.

Martin Baron obtuvo en 2001 un Premio Pulitzer. Foto: Isabel Tobón Foto: Martin Baron

1. Sobre la era digital

“En los últimos 12 años hemos sido testigos de cómo los avances tecnológicos han causado una disrupción, si no una devastación, en nuestro campo. (…) Hemos sobrevivido, pero, en muchos aspectos, apenas si lo hemos logrado. Así que, ciertamente, no hay espacio para la satisfacción ni para la complacencia. De todo este cambio surge una conclusión ineludible: ignorarla sería temerario, sería negligencia profesional. (…) Estamos en una sociedad digital y será mejor adaptarnos. No sólo adaptarnos, sino acoger el cambio con entusiasmo”.

2. Sobre el celular y el periodismo

“La nuestra no es sólo una sociedad digital. Es una sociedad móvil. Tenemos que apropiarnos también de esa realidad. Para el 2020, es decir, dentro de sólo cuatro años, se estima que el 80 % de los adultos en la Tierra tendrá un teléfono inteligente. Internet, prácticamente de la noche a la mañana, ha dado origen a un nuevo medio y a una nueva forma de periodismo. (…) Debemos reconocer, de una vez por todas, que estamos frente a un medio completamente nuevo (que) reclama sus propias formas de contar historias, de la misma manera que la radio y la televisión tienen las suyas”.

Foto: Isabel Tobón.

3. Sobre la resistencia al cambio

“Yo tuve mi propia etapa de duelo por lo que pensaba que se estaba perdiendo en medio de todos estos cambios. Era difícil no sentir nostalgia. Sin embargo, el luto debe terminar en algún momento. Debemos seguir adelante. Así ocurre cuando afrontamos la pérdida de un familiar cercano o de un amigo. Y así también ocurre en nuestra profesión. Lo cierto es que resulta inútil, e incluso contraproducente, resistirse a los inevitables cambios en nuestra profesión”.

4. Sobre las redes sociales

“Las redes sociales mantendrán una posición de supremacía en la manera como las personas consumen las noticias y el tipo de noticias que consumen. La gente no considera que les corresponda a ellos buscar información. Ni siquiera lo consideran necesario. La gente espera que las noticias relevantes los encuentren a ellos, a través de las redes sociales. Las personas conversan en las redes, así que los medios debemos entender cómo funcionan. Las redes serán esenciales para lograr que nuestras historias sean diseminadas a millones de personas. Las redes también son vitales en un acto en el que los medios debemos mejorar: escuchar. Si queremos saber lo que más les preocupa a las personas, tendremos que escuchar mejor y con más frecuencia. Si quieres escuchar, ve a donde la gente está conversando”.

Le puede interesar: Cinco cosas del Festival Gabo que le deberían importar a cualquiera

5. Sobre las redacciones

“Los medios necesitarán personal que maneje tecnología de punta. Tendremos que crear nuevos productos atractivos para los lectores y para los anunciantes, y tenemos que hacerlo rápido. Como parte de nuestra rutina, tendremos que trabajar en alianza con empresas tecnológicas como Facebook, Apple, Twitter, Google, Snapchat y seguramente muchas otras que aún no han nacido. También tendremos que hacer las alianzas al interior de nuestras redacciones. En el Post hemos fomentado una estrecha relación de trabajo entre la redacción y el departamento de tecnología. Docenas de ingenieros tienen un lugar en la redacción, trabajando de cerca con nuestros periodistas. Todos estamos trabajando más duro. Ahora debemos trabajar de manera más inteligente, y la clave es la tecnología. A menos que tengas las habilidades tecnológicas pertinentes, a menos que asignes los recursos adecuados a la tecnología, el éxito no será posible”.

6. Sobre el tráfico

“El aumento de tráfico por sí solo no se traducirá en éxito. Si queremos ganar dinero, la innovación y la creatividad en el área de ingresos deberán coincidir con lo que observamos en la sala de redacción”.

Consulte: Memorias de periodismo y trincheras

7. Sobre el giro del ‘Washington Post‘ tras la compra por el magnate Jeff Bezos

“La pregunta era: si internet nos causó daño por haber tomado tanto de nosotros, ¿por qué no aprovechar los beneficios que ofrece? (…) Uno de los giros que tuvimos que hacer fue nuestra actitud respecto a la agregación, es decir, apoyarnos en la reportería de otras personas como base de nuestras historias, en vez de que toda la reportería debiera estar a cargo de nuestros periodistas. Esto supuso escribir historias más rápidamente. Por supuesto, también significó que tendríamos que ser especialmente cuidadosos. Esto representó un cambio de actitud en nuestra sala de redacción. No estuvo exento de controversia, pero fluyó, y se convirtió en un elemento clave de varias nuevas iniciativas”.

8. Sobre cómo capturar audiencia

“A nuestro equipo enfocado en capturar la audiencia (en inglés lo llamamos ‘engagement’) le sumamos especialistas en diseminar nuestro trabajo a través de las redes sociales y en cómo usar estas redes en nuestra propia reportería. Nos concentramos no sólo en Facebook y Twitter, sino también en rincones menos obvios del ‘social media’ y en las aplicaciones de chat. Hemos logrado mejoras en nuestros ‘newsletters’ por correo electrónico: la forma como le hacemos la curaduría, cómo lo diseñamos, cuándo lo enviamos. Los ‘newsletters’ pueden ser una importante fuente de tráfico. Además, nos permiten eludir intermediarios como Facebook, Twitter y Google y nos dan la oportunidad de alcanzar lectores de manera directa. Nos hemos enfocado también en la velocidad de nuestras alertas noticiosas. Nuestro departamento de ingeniería ha creado una herramienta para ensayar con múltiples titulares, fotos y sumarios de noticias, de manera simultánea. De esa manera, el que tenga el mejor desempeño se envía sin demora a todos los lectores. Nuestros ingenieros también han desarrollado una herramienta que usa el ‘big data’ para personalizar nuestras recomendaciones acerca de qué otras historias le podrían interesar a nuestros lectores. Esta herramienta funciona mucho mejor que el criterio humano. (…) En resumen, tenemos ansias febriles por ganar tráfico, profundizar el ‘engagement’ de nuestros lectores y estimular la fidelidad. Todo esto nos lleva a más suscripciones, otra de nuestras principales metas”.

Puede leer: El periodismo víctima de guerra

9. Sobre el talento desperdiciado

“Con el departamento de ingeniería, hemos creado la Red de Talento del Washington Post. Ya que buscamos construir nuestra presencia nacional e internacional, concluimos que no sería eficiente reconstruir una red tradicional de corresponsales. Hay muchos periodistas desempleados o subempleados, retirados prematuramente o incluso pensionados todavía ansiosos de trabajar. También hay periodistas en ejercicio que tienen tiempo. Con base en esa realidad, creamos una red en línea para ‘free lancers’, que nos da acceso a reporteros, fotógrafos y videógrafos alrededor de Estados Unidos y del mundo. El sistema está altamente automatizado. Las personas suben sus perfiles de Linkedin e historias para que nosotros las evaluemos como parte de nuestro proceso de aprobación, y nosotros podemos asignarles rápidamente una cobertura cuando surja una noticia en cualquier parte. El sistema de pago es fácil y rápido. Antes de hacer el pago, al editor asignado se le pide que califique el trabajo del ‘free lancer’. Los nombres de los ‘free lancers’, sus calificaciones, sus áreas de interés, su ubicación y sus datos de contacto están disponibles para todos en la redacción. Actualmente, la Red de Talento tiene 2.200 periodistas alrededor del mundo”.

10. Sobre el futuro

“Con frecuencia me preguntan si me siento optimista. Yo digo que sí. Las nuevas narrativas son efectivas a la hora de enganchar a los lectores. El uso del video, las redes sociales, los gráficos interactivos, los documentos originales pueden generar narrativas más vívidas, más viscerales. Incluso más creíbles, porque significa que podemos mostrar, no sólo contar. Las presiones de nuestra industria nos están forzando a prestarles gran atención a nuestros consumidores (lectores, espectadores, oyentes) y eso es bueno. Ya no hay espacio para la autoindulgencia. El trabajo que hacemos debe resonar en un público que de manera rutinaria es impaciente, se distrae fácilmente y se aburre rápido. Esto no significa que únicamente debamos hacer historias cortas. No tiene que significar que hagamos titulares engañosos. Todo lo que hagamos debe merecer el tiempo y la atención que el público le dedica. También me siento alentado por la nueva generación de periodistas. Llegan con las habilidades y las sensibilidades necesarias y están determinados a lograr que el periodismo funcione para la gente de su generación. También me siento animado por la experimentación que veo en nuestra industria. La organizaciones de noticias están experimentando de manera feroz, intentando diferentes modelos de negocios. (…) Es importante que nos mantengamos optimistas, es importante que mantengamos la esperanza. No veo otra alternativa. No conozco a nadie que haya logrado el éxito pensando que iba a fallar. (…) Todas las herramientas tecnológicas del mundo no pueden sustituir el periodismo fuerte, el periodismo que informa a nuestra comunidad y a nuestro país, que forma las bases de nuestra sociedad civil y de los gobiernos democráticos”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.