Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/2/2011 12:00:00 AM

Documentando la música

Empiezan a aparecer en Colombia producciones en DVD a medio camino entre el documental y el concierto íntimo. La idea promete.

Se estaban demorando los artistas colombianos en apelar al DVD para presentar su música. Ya es un hecho mundial que el video superó al audio en términos de ventas, así que la estrategia a seguir es lógica: se graba un disco en cualquier estudio profesional con el agregado de tres o cuatro cámaras. El sonido se toma directamente de la consola y las imágenes se editan después. Es el modelo impuesto por la serie televisiva “Live from Abbey Road” que, además de ser atractivo, no supone una gran alza en los costos de producción.
 
El primero en hacer el ejercicio ha sido Andrés Cepeda con su DVD “Vivo en directo”. La sesión lo muestra relajado. La cámara, quizá algo infidente, nos permite ver un vaso de ron en la mesita junto al atril. A su alrededor, un grupo de músicos cubanos acompaña las canciones: es un formato acústico que se acerca más al jazz y que ilustra muy bien toda la espontaneidad que busca reflejar la producción.
 
Cepeda ha explicado que un día, contemplando aquellas canciones que había ido descartando de sus discos anteriores, se dio cuenta de que podían ordenarse y conformar una línea narrativa. “Había una serie de canciones que se me estaba quedando en el cuaderno, que no estaba yo grabado en otros álbumes porque no encontraban ese lugar, porque requerían un tratamiento distinto o porque estaban pidiendo un poco más de pista. Precisamente este proyecto es para darle espacio a esos temas. Por eso la intención de hacer algo real, en directo”.
 
Y es cierto. Más allá de sus divagaciones con el pop, Andrés Cepeda ha demostrado calidez en la interpretación de cierto tipo de canciones, digamos, deudoras del bolero antillano. Ver a los músicos reunidos, mirándose, tocando juntos (y no grabando los instrumentos por separado, como es la usanza desde hace años) garantiza la calidad de las cosas de antaño. Y una canción como “Ciertas cosas” es una joya por su concisión. Pero al avanzar el video notamos una ausencia: no hay solos instrumentales. Cepeda se ha rodeado de estupendos intérpretes de piano, contrabajo y trompeta pero los ha confinado a hacer adornos cortos mientras su voz ocupa el primer plano todo el tiempo. El aura de jazz se desvanece pronto. En la última escena, el baterista Horacio “El Negro” Hernández se desquita con una descarga de tambores y uno quisiera haber visto más momentos así.
 
Para entenderlo mejor, vale la pena ver otro DVD que ha empezado a circular con esas mismas características: “Sesiones 10.10” del grupo de rock caleño Superlitio. Los músicos han documentado un momento de transición difícil, la salida de su primer cantante y la iniciación de funciones por parte del teclista Pipe Bravo. La adrenalina que supone una circunstancia así termina ayudando a la interpretación musical. Uno ve a los músicos respaldándose todo el tiempo, pero también pasándose la melodía. Esa interacción termina ofreciéndole a las cámaras, y al oído, una variedad que mantiene todo el tiempo el interés.
 
Sumado a eso, los Superlitio han invitado intérpretes de vientos para un par de temas (uno de ellos es el saxofonista Jacobo Vélez, de la Mojara Eléctrica). Sucede entonces lo mismo que cuando hay invitados en casa: todo el mundo se porta bien. Las “Sesiones 10.10” terminan acertando en lo que el productor Michael Gleason, creador del formato original, llamó “interpretaciones que se vean como una película y se oigan como un disco”. La idea, en resumen, es excelente y ofrece muchos acercamientos. Estos dos primeros pasos ya son de referencia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.