Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2003/12/08 00:00

Donación Acevedo

Desde el 11 de diciembre el más importante archivo cinematográfico de Colombia pasa a manos de la Fundación Patrimonio Fílmico.

Izquierda, Nicolás Díaz y Carlos Gardel en el aeropuerto de Techo (Bogotá) poco antes de despegar a Medellín, donde Gardel moriría trágicamente. Derecha, uno de los primeros ensayos de cine sonoro en Colombia.

El archivo de los Acevedo es el principal testimonio cinematográfico de la primera mitad del siglo XX en Colombia. Estos pioneros del cine nacional filmaron entre 1919 y 1952 desde largometrajes como Bajo el cielo antioqueño hasta acontecimientos de la vida cotidiana que se han convertido en documentos de gran importancia no sólo para los historiadores sino también para investigadores de la historia del urbanismo y la arquitectura, así como de las tendencias de la sociedad colombiana.

Este archivo, que desde comienzos de los años 50 ha sido propiedad de la firma ExxonMobil, será donado de manera oficial el 11 de diciembre a la Fundación Patrimonio Fílmico Colombiano. Son 170 piezas de las cuales se restauraron 30 horas de argumentales, noticieros, documentales, material institucional, educativo y de publicidad.

La historia del archivo de los Acevedo está llena de detalles. A comienzos de los años 50 la empresa familiar dejó de filmar y dejó las películas en manos de Gonzalo, el hermano mayor. Con las latas empacadas Gonzalo viajó a Cerro Matoso, donde estaba a punto de iniciarse la explotación de una mina de ferroníquel, con la idea de instalar un hotel para los técnicos y funcionarios extranjeros que llegarían a trabajar allí. Intercol, en aquel entonces filial de ExxonMobil le compró a Gonzalo su colección de películas por 60.000 pesos de la época.

"Los directivos de ExxonMobil vieron en aquel entonces que había un material importante para sus campañas de divulgación y presentación de la compañía, por lo cual tomaron la decisión de adquirir el archivo", dice Jorge Nieto, curador y reestructurador del archivo Acevedo.

Nieto, a raíz de un artículo que escribió en su página de cine del diario El Tiempo en 1978, alertó al país acerca de la necesidad de preservar su patrimonio fílmico y, en 1982, tras el incendio que destruyó la Cinemateca de México, se hizo evidente la necesidad de preservar estas películas. A Nieto le tomaron cuatro años restaurar el grueso del archivo, del cual existen en la actualidad, además de los originales, copias restauradas con procedimientos especiales que eliminaron casi todos los rayones y manchas, en tres emulsiones diferentes y videos para la consulta. Además, una muy completa base de datos permite ubicar con gran precisión en qué rollo y minuto de cinta existen imágenes de personajes o sitios determinados.

La Fundación Patrimonio Fílmico, además del archivo de los Acevedo, conserva gran parte de la memoria cinematográfica del país, que está al servicio de quienes quieran consultarlo. Allí se guardan, en condiciones óptimas de preservación, los archivos de otros noticieros como el de Arturo Abella y Pan American Films, el archivo de Focine y buena parte de los largometrajes y cortos que se han realizado en Colombia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.