Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1993/07/26 00:00

Don't Worry

Don't Worry

DONNT WORRY
La "Música de la nueva era" soporta una avalancha de crítica y cuestionamientos.
ALGUIEN REcuerda el término "rock suave"? El rock suave era la música que se podía escuchar en casa sin que los padres se maltrataran, es más, hasta los padres querían utilizarlo para dormir la siesta, completamente inocuo.
Al igual que su equivalente surgido a mediados de los años 80, pomposamente llamada Música de la Nueva Era, que corrió como un viento acelerado soplando desde la costa oeste norteamericana, no sólo como un mero "género" musical, sino también como un estilo de vida, aquel que mezclaba el pragmatismo de los 80 con el idealismo de los 60.
La fórmula de creación del genero surgió de los cables sueltos que dejaron joyas en el vocabulario de las músicas en los 70, que permitió a los sellos impulsores de la Nueva Era incluir en sus catálogos todo lo que sonara a experimentación electrónica, de Brian Eno a Rick Wakeman, pasando por Mike Oldfiel o el jazzista John Themis y los artífices del pop High-Tech japonés.
Pero es ahí justamente desde donde se levanta una fuerte ola crítica que amenaza con destruir el inusitado prestigio que éste género ha conseguido en menos de una década.
Entre las mas demoledoras observaciones se acusa a la industria y a los artistas que prestaron sus nombres para construírlo de "ocultar su falta de originalidad , visión y músculo trás la modestia de sus intenciones", utilizando hallazgos sonoros como un simple paisaje tranquilizador, además de disfrazar, comprometidos en un nombre, un mercado y una función, una música que no presenta retos para sus oyentes, que no les inquieta ni les cuestiona.
Muchos se preguntan de dónde saltaron tan excelsos compositores, en tanto gran parte del talento mundial aún se encuentra a la puerta de los estudios de grabación.

Cuánto tienes, cuánto vales,
EL SISTEMA de justicia norteamericano da para todo. Incluso para reivindicar el derecho de una artista, que se hizo famoso durante los años 60, en realidad una institución como fan de los ídolos del rock, a recuperar los moldes de yeso que tomó directamente de los sexos de varias estrellas, entre ellos Jimi Hendrix, los Who y los Mor kees.
En poder ahora de un tal Herb Coe a ouien Cumthia Plaster Caster, la artista en mención, demandó por la suma de un millón de dólares, la demanda por dos millones...
Pero no es todo acerca de Jimi. Su padre, Al, intenta detener a la compañía MCA, que negocia la copia del catálogo de Hendrix por 30 millones de dólares. Aún y, la fortuna que el genial artista amasó en tres años de frenética carrera como estrella, se disputa entre gentes que nunca le conocieron.

Novedades
AUTOMATIC FOR THE PEOPLE R.E.M.WARNERMTM
IRONIA. ESTA es una palabra clave en la música de esta banda, una de las revelaciones norteamericanas de los últimos tiempos.
El espectacular ascenso a la corriente principal del pop no ha hecho sin embargo mella en el filoso concepto que propone, singular y desafiante sentido armónico de guitarras y cuerdas asordinadas, oboe y piano con un extraño lirismo que sirve de ca- ma a canciones dotadas de un sentido espeso, vívido.
Atención a los números Man on the moon y Everybody Hurts, de belleza básica.

EMERSON, LAKE & PALMER THE ATIANTIC YEARS ATLANTICMTM
EN MEDIO de un estertor que sacudió cielos y tierra en agosto de 1970, apareció el trío del teclista Keith Emerson, el guitarrista Greg Lake y el baterista Carl Palmer, como la aristocracia de lo que vendría a llamarse Art Rock, rock sinfónico o progresivo.
Esta música dramática estaba diseñada para ser interpretada en las grandes arenas, el rock de los estadios, que tomó ventaja de los avances tecnológicos que permitieron a los músicos de rock ofrecer a sus seguidores una más elaborada performance.
El trío, que por separado venía de hacer parte de importantes agrupaciones, como la legendaria King Crimson, en el caso de Lake, apareció para donar una impresión que haría historia en el festival de la isla de Wight, Gran Bretaña, presentando una in- terpretación de la composición de M~Fsogorsky titulada Pictures at and Exhibition.
Bandas como ELP, fueron parte de una nueva generación de clase media bien educada que pensaba en la importancia de conectar el rock and roll con una establecida tradición cultural.
Este disco muestra, en toda su épica grandilocuencia, el fervor de esa generación que pudo, desde los abismos del rock duro, otear un horizonte de encuentros con el clasicismo moderno.
Un álbum soberbio.

THE VISIT LOREENA McKENNITr WEAMTM
CANADIENSE, cantante, compositora y actriz a la que le hace gracia haber sido sumergida en la etiqueta de la Nueva Era. Artista independiente que graba bajo su propio sello, una inquietante combinación de arpa, violín y voz.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.