Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2001/05/07 00:00

Dos caras del arte

Olga de Amaral, el manto de la memoria’ y ‘El arte del Caribe colombiano’ son testimonio de la diversidad del arte moderno en Colombia.

Dos caras del arte

Dos libros recientes le rinden homenaje al arte moderno en Colombia. Uno de ellos al Caribe, una región que ha dado muchos más pintores y escultores que los siempre celebrados Alejandro Obregón y Enrique Grau. El otro, a Olga de Amaral, una artista cuya obra nadie ha sabido clasificar (¿artesanía?, ¿arte?, ¿tapices?, ¿esculturas?, ¿figurativo?, ¿abstracto?) pero que —en eso todos están de acuerdo— es una de las más significativas y originales del arte latinoamericano.

Y si la obra de Olga de Amaral es difícil de clasificar, también resulta casi imposible plasmarla en un libro. Las dos dimensiones de una fotografía no logran reproducir de manera integral las texturas y los volúmenes de sus tejidos, en los que de manera gradual ella ha incluido otros elementos hasta llegar al oro de sus últimos trabajos, inspirados en la cultura precolombina.

Este libro, editado por Seguros Bolívar y diseñado por Zona Ltda., además de fotografías de la obra de Olga de Amaral y de la artista y su entorno familiar, también ilustra las distintas influencias de ella a través de fotografías de arquitectura popular, esculturas prehispánicas, paisajes y tejidos.

Lo complementan textos del escritor Juan Carlos Moyano, el poeta Ricardo Pau-Llosa y los críticos e historiadores del arte Edward Lucie-Smith, Twlene Moyer y Jacques Leenhardt.



Caribe eclectico

El crítico y curador barranquillero Alvaro Medina emprendió una tarea bastante ambiciosa: recoger lo más significativo del arte costeño en el siglo XX, que se caracteriza por el eclecticismo y la gran variedad de propuestas, que van desde las técnicas tradicionales de la pintura, el dibujo, el grabado y la escultura hasta el video, el performance y las instalaciones.

Medina llevaba mucho tiempo con esta idea en la cabeza y el año pasado se lanzó a escribirlo. Tuvo que viajar varias veces a Santa Marta, Barranquilla y Cartagena, que son los principales centros del arte regional. Este trabajo, editado por la Gobernación de Bolívar y la Secretaría de Educación y Cultura del departamento, hace unas breves referencias al arte de la Colonia y el siglo XIX pero se centra en estas últimas décadas pues, como lo señala Medina, “la tradición del arte en la Costa no es muy larga y prácticamente comienza con Grau y Obregón”.

En este libro aparecen nombres de artistas de distintas generaciones y tendencias: Obregón, Grau, Leo Matiz, Norman Mejía, Alvaro Barrios, Darío Morales, Manolo Vellojín, Angel Loochkart, Vicky Fadul y Delcy Morelos, entre muchos otros.

“Es la primera vez que se hace una investigación de esta índole sobre arte en el Caribe”, comenta Medina, cuyo libro es una prueba más de las múltiples facetas de la creatividad de los costeños.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.