Martes, 17 de enero de 2017

| 1996/04/22 00:00

DURO, PERO CIERTO

EL PAIS VIVE EN LA MENTIRA...

DURO, PERO CIERTO

Colombia: entre la imagen y la realidad Juan Manuel López Caballero Planeta Bogotá, 1995 $ 12.500 uan Manuel López nos propone un juego: que nos quitemos de la cabeza el casco similar al de los videojuegos mediante el cual estamos conectados a un universo de intereses, que propicia con su poder una manera falsa de asimilar la realidad del país. Y que así, sin ese casco, miremos a nuestro alrededor para comprobar que las cosas no son como nos las pintan. Una vez explicado el procedimiento, López juega su propio juego. Para ello escoge los grandes problemas nacionales y explica las diferencias entre la realidad construida o virtual y la realidad real. Esos problemas son el narcotráfico y las drogas, la guerrilla, los derechos humanos, el conflicto agrario, los desarrollos de la nueva Constitución y las políticas económicas. La intención es demostrar que la manera como el colombiano raso entiende y valora los anteriores problemas responde a un trabajo de la imagología o manipulación en el procesamiento de la información. Y que esa manipulación obedece a intereses muy concretos y produce unos efectos y resultados que no tienen que ver con la realidad de dichos conflictos. Por ello el manejo que se les da es errado o, por lo menos, inconveniente para el bien común. Por ejemplo, gracias a la imagología, se ha creado un falso dilema en lo atinente al manejo que debe dársele al conflicto guerrillero: diálogo o guerra. López se identifica con el sociólogo Alfredo Molano, quien considera que hoy los guerrilleros, como también los paramilitares, son simples desempleados armados. Si el desempleo genera violencia y la violencia genera empleo, como resume López, resulta obvio que las alternativas de marras para solucionar el problema son equivocadas. El libro abunda en interpretaciones similares a la anterior, que a muchos pueden parecer arbitrarias, exageradas y aun maniqueas. Pero resulta que el planteamiento central es una verdad del tamaño de un templo. Hace 50 años lo dijo ya Gaitán, al hablar del país nacional y el país político. López realiza una puesta al día de esa aberración patria, al distinguir entre realidad virtual y realidad real. Tal vez esa dicotomía, ya patológica, ha adquirido proporciones siderales como consecuencia de la preponderancia creciente de los medios de comunicación. Exagerado, maniqueo o arbitrario, el análisis de la vida nacional que propone este libro da mucho de qué pensar y resulta muy oportuno en un país donde es abrumador el unanimismo frente al lugar común.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.