Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/1/1990 12:00:00 AM

EDUCANDO A PAPA

La venenosa plúma de Antonio Caballero se enternece en un libro dedicado a su hija.

El exilio del columnista Antonio Caballero no ha sido gratuito. La pluma mordaz con la que ha criticado, destruido y burlado personajes e instituciones a lo largo de su vida de periodista le ha dado un controvertido prestigio en el medio. Y ha sido, así mismo, la responsable de una larga lista de enemigos. Por eso lleva dos años en España, aunque éste no ha sido un obstáculo para mantener al día a los colombianos sobre su forma de pensar.
Resulta curioso, por lo tanto, que ahora se esté vendiendo como pan caliente en las librerías una obra de Caballero en la que no sólo no se encuentran los rastros de su veneno, sino que, por el contrario, el lector puede descubrir la faceta dulce de este periodista.
"Isabel en invierno"es una tierna historia infantil,protagonizada por su hija. A su lado aparecen la comadreja Muchareja y el osito Nicolás, los muñecos inseparables de Isabel con los que come, comparte sus juegos y duerme. Los rasgos con los que el caricaturista ha identificado en su "Monólogo" a personajes como la señora del cocinol se reflejan en el cuento, al igual que su inconfundible letra a mano alzada. Sólo que en este caso el centro de atención lo constituye el azul de los ojos de Isabel.La responsable, al fin y al cabo, de que Caballero dejara de fruncir el ceño por un momento.
Entre los amigos del periodista es bien conocida su obsesión por pintarlo todo. Dibuja las calles y los parques. Dibuja cuando habla por teléfono y mientras espera su pedido en algún restaurante, así deba hacerlo sobre una servilleta. Dibuja cuando está nervioso y cuando está a punto de producir alguna de sus grandes ideas. Es una manía que supo aprovechar muy bien cuando se propuso hacerle un cuento a su hija. Aunque, tal vez sin darse cuenta, con esta decisión estaba dejando una prueba ineludible de que su mordacidad también tiene un talón de Aquiles. E] columnista implacable se tomó en serio las cosas. Cambió su pluma por una caja de témperas y en un paseo al Parque del Retiro, en Madrid, se fijó en cada gesto y en cada movimiento de Isabel para plasmarlo en el papel. Una vez pulida la historia y terminados los dibujos en el estudio, el cuento quedó en espera de que algunos años más tarde su protagonista pudiera deleitarse leyéndolo.
No obstante, la historia de Isabel en el parque, aquella tarde de invierno en que decidió convidar a sus amigos a contemplar el estanque de los peces, no duró mucho tiempo guardada. Los editores supieron de su existencia y convencieron a Caballero de publicarla. El papá de Isabel aceptó y hace algunas semanas Carlos Valencia Editores puso en circulación "Isabel en invierno". El primero de una serie de cuentos infantiles con la que Antonio Caballero tratará de conquistar a las generaciones futuras. Y con la cual, según dijo a SEMANA, "se hace menos rígido el exilio". Por lo pronto está en preparación "Isabel en primavera".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.