Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2004/07/25 00:00

Ejecutivo colectivo

Busetas y carros de vendedores ambulantes copan por estos días dos galerías de Bogotá.

Lejos de las calles y los trancones, cada buseta y cada carro de vendedores ambulantes, tienen su propia identidad, al mejor estilo de sus dueños.

Todo empezó cuando los artistas colombianos Rodrigo Facundo y María Fernanda Cardoso, junto con el australiano Ross Rudesch Harley, decidieron tomar varias fotografías a la parte frontal de las busetas de Bogotá. Hicieron más de 500 fotos que los llevaron a varias conclusiones, entre ellas, que todas -absolutamente todas- son diferentes y que las busetas, vistas de frente, parecen tener caras humanas. "Si miras bien, tienen ojos, boca, labios, y los espejos externos parecen las orejas", dice Ross. Las fotografías fueron abstraídas a otro plano, se les despojó de su contexto. No aparecen ni estacionadas en un parqueadero, ni dominando un trancón en la carrera séptima. Aparecen solas sobre una superficie verde en cajas especialmente iluminadas por dentro. "Cada buseta ha sido modificada por sus dueños, adornada al estilo que mejor les parece, reflejando una personalidad propia, diferentes a la mayoría de medios de transporte de tantas ciudades en el mundo que tienen un diseño idéntico, estándar", dice Ross.

Esas "caras de buseta", producto de este Ejecutivo colectivo de tres artistas, se exhiben por estos días en la Galería Diners. Pero tal vez lo que más llama la atención -también como parte de la muestra- son las figuras, las pinturas hechas en piezas de metal. Como si pedazos laterales de las busetas hubieran sido trasladados a la galería con los mismos adornos que las hacen únicas en las calles colombianas.

Algo similar plantea Rodrigo Facundo -esta vez solo- en la Galería Cu4rto Nivel Arte Contemporáneo. En las mismas cajas en que están dispuestas las busetas, el artista también abstrae íconos de la calle: los carros de los vendedores ambulantes -también decorados de mil maneras-, vehículos que se han convertido en el elemento de trabajo de tanta gente, también tienen, cada uno, un estilo único, propio. Andan por la ciudad con el sello de sus dueños. Aquí, abstraídos de su entorno, invitan a mirar una estética muy particular, inadvertida por la mayoría de los transeúntes.

VEA MÁS EVENTOS EN LA AGENDA CULTURAL DE SEMANA.COM

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.