Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/9/1989 12:00:00 AM

EL ADIOS DE MAIGRET

Con la muerte de George Simenon, la novela policiaca pierde al más prolífico de sus escritores.

Varios años atrás escandalizó a unos y sorprendió a otros cuando afirmó muy serio, en una entrevista, que hasta ese momento se había acostado con 10.000 mujeres desde cuando cumplió los 13 años.
Cuando el reportero dudó, Simenon hizo el gesto de sacar un papel del escritorio y le dijo: "Aqui tengo anotados todos sus nombres".
Cínico, sofisticado, conocedor como pocos del corazón humano y su tendencia natural al mal, ha muerto quien era considerado el autor francés más leído después de Balzac, con 520 novelas publícadas (220 sobre temas criminales) y traducidas a más de 80 idiomas: George Simenon. Pocos casos como el de este autor tan prolífico, que al iniciar su carrera era capaz de escribir hasta 10 cuentos diariamente, cada uno con un seudónimo diferente, que vendía a las revistas francesas para poder comer. Después calificaría ese período de su vida como "pura basura, desesperante".
Simenon, caracterizado lo mismo que su personaje principal, el inspector Maigret, por la pipa que jamás se sacaba de los dientes, siempre tuvo dos obsesiones: los criminales y las mujeres. Se pasó buena parte de su vida, 86 años, viajando por el mundo, tratando de comprender a las mujeres, a quienes amó desesperadamente y a los criminales, a quienes retrataba fríamente en sus novelas y cuentos, sin juzgarlos.
Los amantes de la novela policíaca, los que devoran las obras de Jim Thompson, Dashiell Hammett, Raymond Chandler, Ed McBain, John Gardner, Manuel Vásquez Montalbán, Charles Goodin, entre otros, consideran a Simenon el auténtico maestro del genero. Por encima de Agatha Christie y su sucesora actual, la inglesa P.D. James, una señora de apariencia inofensiva que detalla casos macabros y tenebrosos.
Hijo de un padre tímido y bondadoso y una madre preocupada siempre por los escasos ingresos de la familia que vivía en Lieja, Bélgica, muy joven escribió poemas que más tarde quemaría. Intentó hacerse sacerdote pero se enamoró. Más tarde quiso entrar al ejército y hacerse oficial pero volvió a enamorarse, y durante varios meses, al saber que su padre estaba condenado a muerte por una angina de pecho, se trastornó y atrevesó una época muy difícíl que lo marcaría síquicamente para siempre.
Finalizada la primera guerra, entró como empleado a una librería y el dueño se sintió incómodo por la afición a los libros que mostraba el joven y lo despidió. El pretexto: una discusión sobre la obra de Alejandro Dumas. Entró entonces a La Gazette de Liege como reportero de crímenes y descubrió su auténtica vocación.
A los 16 años ya tenía su primera novela, "En el puente de los arcos".
Se trasladó a París, donde viviría los 40 años siguientes. A los 19 años se casó, trabajó como secretario de millonarios y escritores pero no se sintió tranquilo y entonces tomó la decisión de dedicarse sólo a la literatura, prestó una máquina de escribir y descubrió su formidable capacidad de trabajo, escribiendo hasta 100 páginas en un solo día. En tres años se calcula que escribió más de 3.000 cuentos.
El personaje del inspector Maigre surgió durante un viaje por las costas belgas y holandesas cuando conoció un personaje frío, robusto, conocedor de numerosas ciencias y con una dosis curiosa de piedad hacia los delincuentes, a los que siempre trataba de comprender. Con la primera novela que tenía como protagonista Maigret, la fama de Simenon saltó los idiomas y los países, se convirtió en el más popular dentro de un género que al llegar la II Guerra le servía a millones de personas para olvidarse de Hitler y los bombardeos sobre la ciudades europeas.
Colaboró con el gobierno belga e la asistencia a los refugiados, durante algunos años cambió las novelas policíacas por hístorias sicológicas para desesperación de los editores y encanto de los lectores, y poco a poco entendió que durante todos esos años era el mejor en su campo.
Citar la bibliografía completa de Simenon es casi imposible. Basta recordar algunos de los títulos más populares como "El ahorcado de Saint Pholien" "La noche de la encrucijada" "El caso Saint-Fiacre" "El crimen del Florida" "A la cita de lo terranovas" "Maigret en la escuela" "El cuerpo sin cabeza" "El merendero de las dos monedas" y así interminablemente. Todos su libros reflejan sus dos obsesiones vitales: los criminales y las mujeres. Los unos, peligrosos; las otras, un misterio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.