Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1990/02/26 00:00

EL ARTE DE VIVIR

Frida Kahlo, una mujer que marcó a muchos de los grandes del siglo.

EL ARTE DE VIVIR

"Frida Kahlo"
Rauda Jamis -Biografía
Circe -360 páginas.
"Mi cuerpo es un marasmo.No puedo escapar de él. Como un animal que siente su muerte, siento que la mía se instala en mi vida con tanta fuerza que me priva de cualquier posibilidad de lucha. No me creen, porque me han visto luchar tanto. No me atrevo a creer que podría equivocarme; esa clase de relámpagos escasean. Mi cuerpo me abandonará a mí, que siempre fui su presa. Presa rebelde, pero presa". Este fragmento del Diario de Frida Kahlo refleja la tortura y la soledad que siempre atacaron el cuerpo inválido de una mujer hermosa y extraña, alrededor de quien se reunían personajes políticos, religiosos, artísticos y sindicales en ese México de los años treinta y cuarenta.
Profundamente sensual, compañera de Diego Rivera y amante de León Trotsky, numerosos artistas, entre los cuales estaban Picasso, Bretón, Duchamp, Kandinsky y los escritores latinoamericanos del momento se enamoraron de una mujer que pintaba metida en su bañera, desnuda, con el pelo largo y negro cubriéndole las cicatrices, mientras producía centenares de cuadros que en la mayoría de las ocasiones multiplicaban su mismo rostro o su cuerpo lacerado, en medio de paisajes demenciales y lunares.
Rauda Jamis ha escrito la que se considera la biografía definitiva sobre un personaje alucinado como este. A pesar del corsé de yeso que debía usar para no derrumbarse sobre el suelo (la columna vertebral no le servía para nada), a pesar de los meses de confinamiento mientras intentaba encontrar una cura a sus males,a pesar de las pesadillas que no la dejaban dormir, Frida Kahlo llevaba una vida plena de alegría y sexo, bebiendo con sus amigos los obreros, participando de mitines con los comunistas y sosteniendo las dudas de su robusto y alegre marido, Rivera, mientras pintaba de día y de noche.
La biografía incluye algunos fragmentos del Diario de la pintora y de manera minuciosa sigue el rastro de un personaje insólito que el mexicano Paul Leduc, apoyado en la sensualidad de la actriz Ofelia Medina, convirtió en una película premiada, llamada sólo " Frida" . Tanto el libro como la película, más las pinturas que andan regadas por el mundo (sus cuadros son pequeños porque no tenía suficientes fuerzas para crear obras más grandes y eso asombra a los espectadores) reflejan el mundo atormentado, sensual, laberíntico, difícil y enigmático de una mujer que era muy sensible, que siempre supo lo que quería ser y hacer, que a pesar de los corsés y vendas y yesos que debía llevar se sentía una mujer completa y provocaba toda clase de reacciones en los demás. La última imagen de Frida en esta biografía, antes del texto de Bretón, es captada por el lápiz de Rivera: la mujer envuelta en llamas, como los personajes de sus cuadros.

"El verdadero Pancho Villa"
Silvestre Terrazas -Biografía
Ediciones Era -244 páginas.
Silvestre Terrazas era periodista, dirigía "El Correo de Chihuahua" y permaneció cerca de Francisco Villa mientras este ejerció el poder desde esa región de México, en plena Revolución. Villa lo estimaba y respetaba, nombrándolo además secretario de gobierno de Chihuahua, desde donde fue un testigo excepcional de algunos de los principales acontecimientos que sostuvieron la breve pero ruidosa presencia de quien algunos siguen considerando un bandido.
En la historia latinoamericana pocas figuras han despertado tantas reacciones encontradas como Villa. Su tendencia a la exageración, sus arranques de ira que se hicieron temidos y famosos porque llegó -por simples dudas- a ajusticiar a algunos de sus inmediatos colaboradores, la forma como entendía los principios de la Revolución, sus relaciones con los norteamericanos, su concepto de la moral, especialmente a través de sus juicios y fusilamientos "salomónicos", hacen de Villa con su figura rechoncha un personaje que los estudiosos seguirán analizando durante otros años.
Este libro es una mezcla de frescura, ingenuidad, devoción y sentido periodístico. Con un lenguaje que es excesivo, especialmente cuando tiene que describir acontecimientos que sabía eran históricos, el autor retrata una época confusa que estuvo dominada siempre por Villa, el bandido que algunos odiaban y el líder que otros idolatraban.
De esta biografia surge un Villa más humano, más preocupado por dotar a los habitantes de Chihuahua de más escuelas, combatir el analfabetismo, modernizar algunos aspectos de la administración pública de ese estado, además de la ejecución de obras en materia de transporte, comunicaciones, planeación urbana y otros aspectos, mientras surge el caudillo, un hombre tierno, generoso y devoto con los niños, pero que también podía ser cruel, vengativo y sarcástico.
El Villa perseguido por los norteamericanos encabezados por Pershing (muchas películas del Oeste han reconstruido esos episodios), la fuga y el regreso forman parte de la leyenda, así como el episodio que es retomado al final de este libro, con el niño que pateando a Villa en la herida que tenía en la pierna logra salvar al padre del paredón.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.