Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1990/12/31 00:00

El ascenso

El primer puesto en el Concurso Latinoamericano de Cuento, apunta un buen futuro para Juan Carlos Botero.

El ascenso

Se enteró por el periódico. Ya había perdido las esperanzas, porque confiaba el fallo para septiembre. Pero el miércoles pasado, mientras revisaba el diario, como todas las mañanas, se encontró con una de las mejores noticias de su vida: había ganado la XIX versión del Concurso Latinoamericano de Cuento, convocado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes Estatales, con sede en México, y por el gobierno del estado de Puebla.
Considerado uno de los concursos literarios más destacados del continente Juan Carlos Botero suma este reconocimiento al que recibió en 1986, cuando obtuvo el primer puesto, entre más de tres mil participantes, en el Premio de Cuento Juan Rulfo, con "El encuentro".
En esta oportunidad la obra premiada es "El descenso", un cuento de 15 cuartillas que relata la separación amorosa desde el ángulo del recuerdo y la nostalgia. Botero confiesa que se trata de una de sus forrnas predilectas para encarar la realidad: "Colocar al ser humano en un instante límite y ver cómo se la juega ante tanta tensión" .
"El descenso" es una interesante pieza narrativa, cercana a la novela corta, en la que su autor juega con el tiempo a su antojo: avanza, se detiene bruscamente, regresa al punto de partida y vuelve a arrancar en busca de razones y de contradicciones. Describe, se apoya en el diálogo y finalmente emprende una instrospección exhaustiva. Los recuerdos de una triste despedida se van mezclando con la realidad que vive el protagonista bajo el agua, mientras bucea tratando de olvidar. El suspenso alcanza el clímax hacia el final del relato.
Dos premios de este calibre apuntan un buen futuro para Juan Carlos Botero. Con apenas 30, está dedicado por completo a la literatura, con esa disciplina que aprendió de su padre. El próximo año aparecerá su primer libro de relatos cortos y empezará a darle forma a una novela que ha venido trabajando en la cabeza desde hace algún tiempo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.