Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/6/2012 12:00:00 AM

'El Bogotazo': el incendio que no se apaga

El 9 de abril de 1948 sigue gravitando sobre la conciencia colombiana. Nuevas obras demuestran que el Bogotazo todavía obsesiona a escritores, directores de cine y artistas.

Hay momentos que marcan para siempre la memoria colectiva de los países. En Colombia, no cabe duda, El Bogotazo es uno de ellos: tanto es así, que los hechos del 9 de abril de 1948 siguen inspirando a todo tipo de artistas e intelectuales. Es el caso de Miguel Torres, un reconocido dramaturgo y escritor bogotano, para quien este siempre ha sido fundamental. "Puede sonar a lugar común, pero ese día partió en dos la historia de nuestro país. En ese momento se gestó el fracaso del siglo XX colombiano", le dijo a SEMANA.

Desde su juventud Torres leyó los archivos de El Bogotazo. Durante su investigación descubrió que se conocía muy poco de uno de los personajes centrales: Juan Roa Sierra, el hombre que asesinó a Jorge Eliecer Gaitán. Entonces se dedicó a esclarecer su pasado: revisó todos los testimonios y documentos que existen y, a medida que avanzaba su pesquisa, encontró muchos vacíos. Uno de los personajes que más le llamó la atención fue un astrólogo que le aconsejó a Roa Sierra que le pidiera trabajo a Gaitán. Se dice que a partir de ese momento el asesino se obsesionó y empezó a seguir a su víctima por toda la ciudad. Para Torres este era un elemento intrigante, pero no la razón real del magnicidio. De hecho, cree que los eventos fueron mucho más complejos y, después de años de estudiar el caso, tiene dudas de que Roa Sierra sea el verdadero asesino.

A partir de esa primera investigación, Torres empezó a escribir una novela que contara los hechos desde "el otro lado del espejo": la perspectiva del victimario. "Todo el mundo conoce la vida de Gaitán. Es uno de los personajes más queridos y sobre los que más se ha escrito en Colombia. Sobre Nieto Roa, en cambio, se habla poco. Su leyenda se ha construido a partir de rumores y lo que hice, desde la ficción, fue explorar varias hipótesis.", dice. Torres publicó El crimen del siglo en 2006 y, a pesar de que se trata de una novela, los especialistas aplaudieron el rigor de su investigación. Incluso, cuenta, algunos historiadores lo llamaron para felicitarlo por sus hallazgos, cuando en realidad "eran conjeturas que yo me había inventado".

La trama de El crimen del siglo termina con la muerte de Gaitán y Roa Sierra el 9 de abril. Por eso Torres sintió que le faltaba narrar la parte central El Bogotazo y empezó a escribir una segunda novela sobre lo que ocurrió específicamente ese día. Escribió monólogos de personajes ficcionales a partir de testimonios reales de cientos de testigos. Este mes publicó El incendio de abril que, desde ya, muchos consideran uno de las mejores obras que se han escrito sobre El Bogotazo y uno de los mejores libros de este año en Colombia.

Torres —también autor de la célebre obra de teatro La Siempreviva— sostiene que el elemento más importante del 9 de abril es la oscuridad: no solo por el apagón de ese día, sino porque todavía no se han dicho muchas cosas. Cree también que el hecho sigue cautivando a los creadores por sus resonancias históricas y el halo misterioso. Él mismo está escribiendo una tercera novela, en la que narra la vida de un sobreviviente de la tragedia.

Otras miradas de El Bogotazo

Mientras escribía El incendio de abril, Torres recibió una llamada de Andi Baiz. El joven director caleño le contó que había leído El crimen del siglo y estaba muy interesado en adaptarlo al cine. Baiz empezó a escribir un guión junto a la actriz Patricia Castañeda y con la supervisión de Torres. El director trabajó dos años en el texto y a comienzos de este, inició un ambicioso rodaje en el centro de Bogotá. Lo más difícil de la filmación fue lograr un ambiente creíble, con muy poco presupuesto. "No quería hacer una película costumbrista en la que apareciera una Bogotá gris y triste. Traté de ser absolutamente riguroso en la ambientación histórica, pero la película sucede en un universo propio", le dijo a SEMANA.

El rodaje fue muy costoso y complejo, no solo por la recreación histórica sino porque se trata de una historia coral en la que aparecen todos los personajes del entorno de Roa Sierra. Como protagonista Baiz escogió al actor de teatro Mauricio Puentes. También hace parte del reparto Catalina Sandino, quien juega un papel muy importante en la trama. En esta ocasión el director quiso alejarse un poco del tono oscuro de sus dos películas anteriores, Satanás y La cara oculta. Baiz prefiere no adelantar mucho sobre la cinta que se llamará Roa y está en proceso de edición: "Al contrario de lo que se puede esperar, esta no es una película tan dramática. Es el estudio de un personaje (el personaje de Roa Sierra aparece en casi todas las escenas) y muestra cómo él también es víctima de fuerzas ocultas que lo llevan a cometer un crimen. No es tampoco una apología del asesinato". La película se estrenará en abril del próximo año.

Torres y Baiz no son, por supuesto, los primeros que han tocado este tema, ni los últimos. "Siempre habrá gente interesada en el Bogotazo", le dijo a SEMANA Víctor Diusabá, periodista y autor del libro 9 de abril: la voz del pueblo. "Sobre todo porque 64 años después todavía hay cabos sueltos y documentos sin desclasificar. En todo caso no creo que para un evento tan grave -en el que murió el 0,5 por ciento de la población de Bogotá en esa época- se haya escrito tanto. Se dice, por ejemplo, que sobre la guerra civil española se publica un libro todos los meses", explica.

Otra de las miradas es la de la obra de teatro 9.4.48. Fabio Correa, su director, le dijo a SEMANA: "El 9 de abril abrió un nuevo capítulo de la historia de nuestro país y la obra trae este suceso histórico al espacio contemporáneo". Ganadora del premio Iberescena, 9.4.48 se presentó en julio de este año en la Fundación Gilberto Alzate Avendaño y pronto estará de nuevo en teatros nacionales.

Se levantan los muertos del 9 de abril es el título de la producción Bogotázombie que lanzó este año la editorial Laguna Libros. Está compuesta por afiches de seis primeras planas de periódicos con fecha del 10 de abril de 1948, que fueron supuestamente encontradas detrás de una antigua pared del edificio de la editorial. Los extraños titulares de diarios como El Tiempo y El Espectador proclaman 'Amenaza zombie' y 'Los muertos caminan'. "Hay tantas versiones diferentes del 9 de abril. Dicen que los responsables fueron liberales, conservadores, la CIA ¿por qué no decir que fueron zombies?", le dijo a SEMANA Felipe González, editor de Laguna Libros.

A finales de este mes, en el marco de ArtBo, se presentará también la obra del artista mexicano Gabriel de la Mora en la Galeria Nc-arte. De la Mora hará una instalación en la que intenta recrear lo que ocurrió con una exposición de pintura mexicana que debía ser inaugurada en Bogotá en abril de 1948. El artista recrea la trayectoria de varias obras de arte de su país que casi desaparecen durante el incendio, esa conflagración de la que sus fantasmas siguen vivos seis largas décadas después.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.