Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/30/1995 12:00:00 AM

EL 'BOOM' DE LOS CREATIVOS

Las programadoras de televisión cada vez se convencen más de la necesidad de crear un departamento exclusivo para botar ideas.

LAS HISTORIAS de la televisión colombiana, hasta hace poco, eran producto de la imaginación de un solo libretista. De hecho, en la mente de esa persona nacían el tema, los personajes, el argumento, los diálogos y hasta el más mínimo detalle de la trama. Hoy, sin embargo, no se puede decir lo mismo, pues el proceso creativo que da vida a una novela o dramatizado, dejó de ser una labor solitaria para convertirse en un trabajo de equipo. Pero eso no es lo único que ha cambiado. Antes, el guionista escribía bajo su cuenta y riesgo y proponía sus ideas ante los directivos de las programadoras. Si les interesaba, estos compraban el argumento de la obra o cada capítulo. Hoy se observa una tendencia a abrir dentro de las mismas empresas un espacio permanente para que un grupo de libretistas y creativos, además de escribir, aporten a las historias, mejoren los diálogos y ofrezcan ideas sobre futuros proyectos.
Y aunque aún se observan libretistas independientes de la vieja escuela, o programadoras que aún no tienen conformado su taller, lo cierto es que trabajar solo se volvió la excepción y no la regla. "Escribir solo es muy riesgoso y las programadoras necesitan ir a la fija dice Ben Odell, libretista de Cenpro-. Uno no se da cuenta de los problemas de un guión, además de que con el tiempo las ideas y variaciones del programa se agotan. Cuando se trabaja en compañía hay más posibilidades de ser exitoso", comentó.
Uno de los ejemplos más claros de que dos piensan más que uno es el seriado De pies a cabeza, del Taller Creativo de Cenpro, para el cual trabaja un equipo de siete personas que se reúnen tres veces por semana para sacar ideas y definir los argumentos. Una vez aprobados, los guionistas escriben los libretos.
La creación de los talleres de libretistas responde también a la necesidad de mirar la televisión como una industria, en la que los productos se deben hacer en serie y de manera especializada. "El negocio se racionalizó. Pasamos del guión artesanal al libreto industrial", dice Dago García, integrante del equipo creativo de Caracol. Lo anterior coincidió con la necesidad de apoyo a los escritores, para quienes el oficio era ya de por sí agotador y dispendioso. Hoy a la mayoría de ellos se les paga por hacer libretos, pero también por sugerir nuevas ideas, mejorar cualquier personaje o -en términos generales- por pensar. "En este sentido la idea se ha valorizado", afirmó Fernando Gaitán, libretista de RCN.
Para Marta Bossio, libretista de María Bonita, el hecho de que los escritores estén rodeándose de un grupo de colaboradores en el proceso creativo, se debe a que el televidente está exigiendo productos de calidad y a que las programadoras, presionadas por la competencia, saben que una buena historia es la base para el éxito del espacio. "La sola idea no hace bueno un guión. Es necesario saber contar la historia y eso implica más investigación para que haya un contexto ", dijo la libretista.
Además la medición del rating que hace la empresa Ibope, permite detectar más fácilmente el efecto de los personajes y del desarrollo de la historia en los televidentes, lo cual exige una reacción inmediata del escritor o del equipo. "Hoy es esencial un grupo especializado que pueda analizar fenómenos del 'rating', que los interprete para conocer qué quieren los televidentes y que eso se logre plasmar en los libretos", comentó Juan Manuel Cáceres, libretista de RCN. Este auge de hacer programas en grupo es parte de una gran tendencia en la televisión mundial. En países como Brasil o Estados Unidos trabajan para una sola serie cerca de 12 personas, pendientes de cada personaje así como de la evolución de la historia. Tal parece que la modernización también tocó las puertas de la televisión colombiana y en adelante los cuentos se escribirán como mínimo a cuatro manos.

PARA VER...
FESTIVAL DE CINE FRANCES:EL SALARIO DEL MIEDO
CANAL 3 12:00 PM.
SABADO 7 DE OCTUBRE
UNA DE las metas que se ha propuesto Inravisión es competir con las otras cadenas de la televisión, buscando una programación novedosa pero sobre todo de excelente calidad. Con esa idea, el Instituto organizó un festival que reúne Sas mejores realizaciones del cine francés en los últimos años. La encargada de abrir la muestra será El salario del miedo, cinta dirigida por Henry Georges Clouzot, considerada por la crítica como una de las producciones de mayor suspenso y tensión en la historia del cine. El filme, protagonizado por Yves Montand, cuenta la historia de un grupo de franceses contratado para llevar 900 kilos de nitroglicerina para apagar un incendio en un pozo petrolero. Otras de las cintas programadas dentro del ciclo son Sin aliento, de Jean Luc Goddard, Justine de Marsella, de Maurice Teurneur, Noche de verano, de Ettore Scola y Confidencialmente tuya, de François Truffaut.

CAFE AMERICANO CANALA, MIERCOLES, 10:30 PM.
LA ENTRADA de las comedias gringas en un país como Colombia es difícil debido básicamente a las diferencias culturales. Sin embargo, algunas de ellas han tenido bastante acogida entre los televidentes. Solo basta recordar a Lazos familiares o al tierno Alf para saber que aveces de estas producciones tienen un lenguaje universal. Y precisamente esto es lo que parece traer la nueva comedia estadounidense Cafe Americano, que se presenta desde el pasado 27 de septiembre. Protagonizada por la actriz Valerie Bertinelli, Café Americano narra las aventuras de Holly Aldrige, una joven del medio oeste recién divorciada que busca un nuevo comienzo en París. Los ingredientes atractivos de la comedia son su frescura, la agradable mezcla de personajes y el infaltable toque de romance.

MUY PERSONAL
AUGUSTO MARTELO
CANAL UNO, LUNES 2, 11:10
CON EL particular estilo que han logrado establecer a lo largo de estos años, Amparo Pérez y Poncho Rentería, entrevistarán a un personaje singular. Se trata de Augusto Martelo, un hippie cartagenero que figuró en los años 70 por su gran esfuerzo por impulsar el rock nacional. El invitado, que se define como un "loco reloco" y que ha incursionado en otros campos como la pintura y la escultura hablará de sus experiencias con la droga, de la revolución sexual, de la pintura pop y de la escultura de vanguardia, entre otros temas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.