Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1993/11/01 00:00

El campo

El campo

El campo
Richard Harris en el papel de un recio campesino irlandés que luchará por su tierra hasta la muerte.
CUANDO FUE PREsentada en el Festival de Cine de Bogotá del año pasado, una gran cantidad de espectadores estuvo de acuerdo en que "El campo" era una de las mejores películas de la muestra internacional. Sin embargo, los colombianos tuvieron que esperar más de 12 meses para verla anunciada en cartelera.
Esta cinta inglesa, dirigida por Jim Sheridan, con la sobresaliente actuación de Richard Harris, narra la historia de la obsesión de un campesino irlandés por cristalizar el sueño de toda su vida: la adquisición de una parcela de tres hectáreas, trabajada bajo alquiler por su familia desde dos generaciones atrás. Pero las cosas no son nada fáciles. Su derecho natural de lograr hacerse al terreno choca con los intereses de un rico inversionista extranjero, dispuesto a comprarla a buen precio para transformarla en asfalto.
La lucha entre la evolución tecnológica y la fuerza de atracción del campesino por su tierra, provocan el desarrollo del filme, con el ingrediente del conflicto generacional suscitado en el seno familiar del viejo irlandés. El amor del padre por los beneficios que sólo puede brindar la naturaleza, contrasta con las ansias de progreso y libertad del hijo.
A través de la disputa por la tierra, que será vendida en subasta pública, "El campo" describe los valores, los deseos, las pasiones y las esperanzas de la vida campesina: el vínculo directo entre el hombre y su entorno natural, la infinita paciencia por ver retribuído tanto trabajo con el arado. Es, ante todo, una película simbólica, que sumerge al espectador en la atmósfera campesina con fidelidad. En el drama de aquel individuo, cuya obsesión se vuelve locura, subyace el sentido de la historia: la tierra como violenta bendición divina, por la cual vale la pena luchar hasta la muerte.
La mujer murciélago
El éxito rotundo alcanzado por las dos primeras partes de Batman, ha llevado a la Warner a realizar una tercera. El proyecto ya está en marcha, bajo la producción ejecutiva de Tim Burton y la dirección de Joel Schumacher. Aunque es indiscutible la participación de Michael Keaton en el papel del hombre murciélago, el gran centro de atención ha sido la escogencia de sus acompañantes.
Lo más seguro es que Robin Williams realice el papel del villano de ocasión; pero lo que no se sabe es quien interpretará a Catwoman. Si bien la primera opción la tiene Michelle Pfeiffer, algunos no descartan que Sharon Stone la reemplace. Lo que sí es un hecho es que la Pfeiffer será la protagonista de Catwoman, el otro proyecto que Warner tiene entre manos, posiblemente también bajo la conducción de Schumacher.
La próxima gran expectativa será comprobar quién puede llenar más teatros: si el frío Michel Keaton o la sensual Michele Pfeiffer.
El pequeño papá
Danny de Vito enfrenta las dificultades de sostener su núcleo familiar.
APARECE DANny de Vito en cartelera, y todo hace suponer que la película tendrá una buena dosis de humor. Pero en el caso de "El pequeño papá", es muy probable que el espectador quede sorprendido.
De Vito, quien recibió elogios por su papel de "El pingüino" en Batman Returns y venía de trabajar al lado de Jack Nicholson en otra, protagoniza a un padre viudo, medio alcohólico, quien tiene que afrontar los trajines de la crianza de sus dos hijos.
Si en un principio todo apunta a una divertida comedia alrededor de la profesión del padre que trabaja de cómico en comerciales de televisión, lo cierto es que la película resulta ser un verdadero drama: el de la falta de una madre en el hogar, la dificultad en la educación de los hijos y la lucha de estos por admitir la tragedia de haber perdido tan temprano a su progenitora.
En realidad, el contenido del filme se centra en Jack, el hijo mayor de De Vito en la película, quien en varias ocasiones se ve obligado a suplir a su padre en ciertas responsabilidades.
Con sinceridad, pero con pequeños matices melodramáticos, El pequeño papá afronta uno de los mayores problemas contemporáneos: el sostenimiento del núcleo familiar.
HOMENAJE A BELLO
LA ClNEMATEca Distrital, de Bogotá, está presentando un atractivo ciclo en homenaje a Enrique Bello, un verdadero apasionado del cine y quien llegó a ser uno de los principales distribuidores de películas en el país.
Sacadas de su archivo personal, en formato de 16 mm., la Cinemateca escogió 10 representativas películas que se encontraban entre las preferidas de Enrique Bello. El ciclo continúa el lunes 4 de octubre y hasta el domingo 10 con "Una mujer sin horizontes", de Sydney Pollack; El ocaso de una estrella, de Sydney J. Furle; Hora veinticinco, de Henri Verneull; El día del Chacal, de Fred Zinnemann; Las zandalias del pescador, de Michael Anderson; El cielo puede esperar, de Warren Beatty, y Fiebre de sábado por la noche, de John Badham.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.