Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/1/2008 12:00:00 AM

El circuito dorado

El Museo del Oro abre sus puertas con grandes cambios en las salas y la disposición de las piezas. Un viaje a través de la mirada que les dan los indígenas a la metalurgia, la naturaleza y el cosmos.

Mamo Menjabin y Fernando Curaca miraban en silencio las piezas que conforman la sala circular de La Ofrenda. Allí, gran cantidad de piezas precolombinas están dispuestas en una vitrina de tal manera que evocan el día y la noche, así como las formas del sol, la luna, los árboles y los pájaros. En el piso del centro de la sala, una vitrina circular con objetos de oro evoca las lagunas sagradas. Una pieza musical compuesta por Ricardo Escallón y cantos sagrados de los mamos de la Sierra Nevada complementan el juego de luces que evocan el amanecer, el momento de las ofrendas. Mientras sonaba la música, ellos observaban el círculo de vidrio del centro de la sala, que evoca una laguna sagrada, como si se tratara de una ceremonia a sus dioses.

Esta es apenas una de las novedades que presenta el Museo del Oro en su remodelación. Porque no solamente se readecuaron las salas y se modernizaron las herramientas tecnológicas para exhibir los saberes de las culturas precolombinas, sino que el museo ahora está organizado de tal manera que el visitante sigue el proceso de la metalurgia y la manera como los indígenas se han relacionado con la naturaleza. Son cinco salas: El descubrimiento de los metales, El trabajo de los metales, La gente y el oro en la Colombia prehispánica, Cosmología y simbolismo, y La ofrenda. Como señala Clara Isabel Botero, directora del Museo, "esta manera de exhibir las piezas muestra el ciclo de cómo el oro sale de la tierra hasta que regresa a ella". Así, los visitantes descubren que para los indígenas el oro es símbolo de poder (un poder que emana la sabiduría, no de la codicia) y un puente para entrar en contacto con sus dioses.

En el Exploratorio, una sala didáctica, no sólo los niños sino el público en general se familiarizan con la antropología y la arqueología. El resultado de este esfuerzo de 10 años por modernizar el Museo del Oro está abierto al público desde el 2 de noviembre.
 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.