Miércoles, 18 de enero de 2017

| 1987/06/22 00:00

EL CLUB DE LOS MILLONARIOS

Récords en premios y en sintonía conquista en pocas semanas "El programa del mlllón"

EL CLUB DE LOS MILLONARIOS

Todos los lunes desde las diez de mañana, en los alrededores de la calle 19 con carrera 4a, se forman cientos de personas en una larga cola. Esperan pacientemente que sean las dos de la tarde para obtener un formulario de inscripción. Pero no se trata, como se podría pensar, de un formulario para conseguir casa sin cuota inicial sino de otro que abre la posibilidad de ganar, en unos veinte minutos, el dinero suficiente para esa cuota inicial.
Estas personas que se empujan y que defienden a muerte el puesto conseguido en la fila son en su gran mayoría profesionales, estudiantes universitarios, novios con ganas de casarse, aunque también hacen cola desempleados sin título que esperan un golpe de suerte que los saque de la olla. Todos persiguen la misma meta: inscribirse para participar en el concurso de moda de la televisión colombiana: "El programa del millón", de R.T.I..EI barullo es tan grande frente a las oficinas de la programadora cada lunes, que los directivos de la empresa decidieron que las personas que se inscriban, y no resulten favorecidas en los sorteos quincenales para escoger concursantes, siguen jugando en los siguientes sorteos sin necesidad de una nueva inscripción. Hasta el momento, la programadora tiene diez mil formularios --equivalentes a la inscripción de diez mil parejas--, lo que significa, teniendo en cuenta que concursan cuatro parejas por programa, que este tiene ya participantes para unos cuarenta y ocho años.
La presentación de este programa récord (el último raiting de sintonía le dio el primer lugar con 60.5 puntos, a pesar de las relativas pocas semanas que lleva al aire) corre por cuenta de Pacheco quien solo debe emplear a fondo las dotes de animador escueto, sin recurrir a los ingredientes de suspenso y emoción, que pone el programa por sí solo. La emoción, por un lado, la da el premio gordo de un millon de pesos que se juega cada ocho días y el suspenso lo coloca su estructura y su técnica, para una magia que se sale del estudio y se propaga por los aparatos de la audiencia millonaria.
Aunque la idea del "El programa del millón" no es producto nacional sino made in USA, el talento criollo le puso la sal y la pimienta para que el espacio adquiriera ese aire propio que tiene. Mediante un tablero con el abecedario y que ilumina las letras que forman las palabras de un acertijo (puede ser un refrán, un personaje literario, una actriz, una canción) los concursantes se van eliminando hasta que solo queda una pareja. Después de la eliminatoria se empieza a hacer fuerza por los concursantes que quedan al borde de embolsillarse el millón. Para coronar el objetivo, se requiere la rapidez mental para en un minuto formar ocho palabras sobre un tema específico, la agilidad manual para timbrar a tiempo y la tranquilidad natural para no atortolarse ante la dimension del compromiso de tanto dinero por ganar en tan poco tiempo.
Para muchos televidentes la clave del éxito de "El programa del millón" está en la cifra que se juega cada ocho días, en la mecánica del juego que exige atención y en que no se trata de un concurso para eruditos sino para concursantes simples y silvestres, de los cuales ocho parejas han ganado el premio, acertando las respuestas a cuestionarios que elaboran el propio Pacheco, Aurelia Valcárcel, el director y la asistente, Angela Rojas.

TV CON COMPUTADOR
"El premio es insólito en nuestro" medio, porque es la primera vez en la historia de la TV en el país que un programa entregue ese premio cada ocho días", cuenta el director Aurelio Valcárcel. Sin embargo no es el millón de pesos lo más costoso del espacio. Su producción (en la que intervienen cuarenta personas hasta la posproducción) está condimentada Por sofisticaciones tecnológicas como un computador manejado por un ingeniero y, por primera vez, se utilizan seis camarógrafos, encargados de registrar todos los detalles que se presenten en el estudio.
Por dentro de ese estudio sucede de todo. Muchas cosas son vistas por los televidentes, pero, aquellas donde el ingrediente es la emoción por el acierto y la celebración posterior son reservadas a quienes tienen que ver con la realización del espacio. "Ha habido momentos de verdadera alegría, con celebraciones emocionantes donde hasta hemos quemado "volcanes", cuenta Valcárcel.
Toda esa emoción, todo ese suspenso, todo ese millón, continuará sucediendo, no los lunes, como hasta ahora, sino los martes, que fue el día que le adjudicaron a la programadora R.T.I. para proyectar este concurso sensación que arrasa en sintonía, que ratifica le hegemonía de esa programadora en el raiting (cinco de los diez primeros programas son suyos) y demuestra que, a pesar de la devaluación del peso, un millón sigue siendo un millón.
-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.