Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/5/1996 12:00:00 AM

EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS

Después de varios años, una editorial española vuelve a editar el libro 'Los Kogi', una obra clásica de la antropología.

Era el año de 1949. La Segunda Guerra Mundial terminaba y el sol volvía a brillar para una generación perdida. Gerardo Reichel-Dolmatoff, joven investigador austriaco, se había refugiado de los horrores nazis en París, pero finalmente había sido nombrado secretario de la Francia libre de De Gaulle en Colombia. Aquí, después de vincularse al Instituto Etnológico Nacional y de recorrer con su ávida curiosidad los imperfectos e ingenuos estudios existentes sobre las tribus indígenas colombianas, emprendió una aventura en la Sierra Nevada de Santa Marta. En este lugar el encuentro con la clásica cultura kogi no sólo cambiaría sus conocimientos aristotélicos sobre el bien y el mal, el norte y el sur y el arriba y el abajo, sino que abriría una luz inusitada a los trabajos antropológicos. Una transformación que no se limitó a los precarios estudios sobre las culturas precolombinas, sino que posibilitó el surgimiento de una nueva sensibilidad. Sin el lastre de los inventarios estériles, las teorías cobardes y las conceptualizaciones miopes, Reichel-Dolmatoff tuvo una intuición: "Entre los kogi y con los kogi aprendí a preguntar por qué, a buscar significados y al mismo tiempo a liberarme, hasta donde me fue posible, de mi deformación aristotélica, del pensamiento casual, de la pretensión de que la etnología era una ciencia cuyos verdaderos resultados podían medirse con métodos y técnicas de laboratorio". Entonces, Reichel-Dolmatoff comenzó a redactar este libro sincero sobre un pueblo sincero que en su mitología, sentido del espacio, forma de vida y relación mística con la naturaleza, más que aprender de los occidentales se convertía en un bastión espiritual modelo para el mundo caótico y desequilibrado del otro lado. La primera parte de esta obra de juventud fue publicada por el Instituto Etnológico Nacional en 1950. La segunda tuvo que editarla él mismo ya que nadie quiso hacerlo: "porque algunas actitudes de los kogis habían ofendido sensibilidades inescrutables de la autoridad". Solo hasta 1985 se publicó una versión con las dos partes, pero en general esta obra clásica de la antropología no ha tenido mucha difusión. Ahora el editor español Basilio Baltazar en su publicación monográfica Bitzoc lanzó en Europa y Colombia un completo volumen con las dos partes más el capítulo Templos Kogi, publicado anteriormente en la Revista Colombiana de Antropología. Durante su vida, Reichel-Dolmatoff escribió otras obras como The people of Aritana, Desana: Simbolismo de los indios Tukanos del Vaupés y Orfebrería y Chamanismo. Pero ninguno como Los Kogi para entender la naturaleza de su pensamiento etnológico como la de un pueblo que según sus palabras es: "un recurso humano irreemplazable en su nivel moral, su fortaleza y paciencia de espíritu que les ha permitido sobrevivir siglos de persecución y difamación".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?