Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2007/11/03 00:00

El corazón

Un inteligente documental que lograr retratar la angustia colombiana a partir de las figuras de un soldado herido y su cardiólogo.

Al soldado Úsaga se le enterró una esquirla de granada en su corazón y se salvó gracias a la atención que recibió en la Clínica San Vicente de Paúl, en Medellín

Título original: El corazón.
Año de estreno: 2006.
Dirección: Diego García-Moreno.
Entrevistados: José Gregorio Úsaga, Francisco Gómez, Yaneth Meza, Cruz Marina González, Silvia García, Gilberto Martínez.

Se sacan muchas conclusiones después de ver este doloroso documental: que, no obstante los avances de la ciencia, la medicina tiene aún mucho de milagro; que como sugiere Diego García-Moreno, autor del largometraje que nos ocupa, Colombia fracasa día a día en sus intentos de negar la guerra en la que ha vivido los últimos 60 años; que este sigue siendo un país movido, engañado y salvado por obra y gracia de la fe religiosa, y que querer y ser querido es la mejor manera de vengarse de las injusticias permitidas por los gobiernos.

Por supuesto, no es sólo para hacerse estas reflexiones que vale la pena ver El corazón. La historia del soldado José Gregorio Úsaga, al que los cirujanos de la clínica San Vicente de Paúl, en Medellín, le sacaron una esquirla de mina antipersonal enterrada en el corazón, conmueve desde la primera escena. La mirada noble e inteligente de su cardiólogo, el doctor Francisco Gómez, que vive con la enfermedad cardíaca de su esposa poeta, es toda una lección de principios. Y la pasión con la que habla el doctor Gilberto Martínez, que combina el teatro con la medicina general, no deja olvidar que muy pocos colombianos pueden sobrevivir a un costoso problema del corazón.

El humor no es el fuerte de El corazón: se le agota al segundo subtítulo en chiste. Pero las irónicas obras de arte de Juan Camilo Uribe, variaciones de la imagen del Sagrado Corazón de Jesús (a quien el país estuvo consagrado hasta la Constitución de 1991), alivian la angustia que el valiente García-Moreno ha registrado con su cámara.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.