Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/4/2011 12:00:00 AM

El dedo acusador

Los documentales antisistema están de moda. De Michael Moore a Charles Ferguson, director de 'Inside Job', cautivan cada vez más audiencias. Ahora se suma a la lista un nombre sorprendente: el asesor político J.J. Rendón.

Desnudar las estrategias del poder: ese ha sido uno de los temas más recurrentes en el género documental. Pero hasta la llegada de Michael Moore a las pantallas, la verdad es que los documentales tenían fama de aburridos y no gozaban de muchos adeptos en el gran público. Pero si bien Moore, un contestatario profesional, abrió la puerta del auge actual, lo cierto es que investigaciones como la de Inside Job, el documental de Charles Ferguson que ganó el Óscar el año pasado con su denuncia sobre la conspiración financiera que llevó a la crisis económica mundial de hace un par de años, han llevado al género a nuevas alturas.

Moore y Ferguson no son los únicos que han tenido impacto de audiencias. La doctrina del shock, por ejemplo, basado en el libro homónimo de otra estrella antisistema, la periodista canadiense Naomi Klein (autora del best seller No Logo), denunció cómo la conmoción que generan episodios como los atentados del 11/S son aprovechados para aprobar reformas que restringen libertades individuales y dejan todo en manos de las leyes del mercado; Supersize me, de Morgan Spurlock, puso en evidencia el aterrador daño para la salud de la comida rápida de McDonald's y obligó a la multinacional a replantear su negocio; Surplus, un documental sueco que circuló masivamente en la red, es una crítica frontal al consumismo en tiempos globalizados, y Comprar, tirar, comprar explicaba cómo los grandes fabricantes de nuevas tecnologías diseñan sus aparatos para que su vida útil sea extremadamente breve y así estimular el consumo.

Pero todos estos documentales han sido realizados por periodistas que quieren denunciar el sistema. ¿Qué hace entonces un asesor político como J.J. Rendón, experto en la manipulación de medios propia de la llamada dirty politics, sumándose a la lista de directores de documentales de denuncia? Es por lo menos curioso que hoy se pare en la orilla de los que no tragan entero y diga, en Here Comes the Wolf (Aquí viene el lobo), un documental que acaba de terminar, que la pandemia de la gripa aviar fue una gran farsa, un engaño, una epidemia de mentiras. Y no deja de ser irónico que una de las tesis que sostiene el documental sea que los medios de comunicación tuvieron parte de la culpa, al actuar como cajas de resonancia que incrementaron el pánico.

¿Lobo está?

Hasta ahora, Here Comes the Wolf solo se ha visto en festivales y ya recibió una mención en Los Ángeles Movie Awards. Pero aspira a llegar pronto a las salas comerciales. Narrado por Andy García, tiene un impecable montaje, pero también vacíos en la historia, pues muchos cabos que quedan sueltos y no se hicieron entrevistas. En cambio, se recopilaron muchas horas de noticieros, programas periodísticos y entrevistas a expertos y a políticos y se armó con base en ese material. "Es como un rompecabezas que responde a algo que está latente en la sociedad, a intuiciones. No estamos diciendo nada nuevo. Armamos los pedazos sueltos", explica Rendón.

El documental plantea que tras la gripa aviar se dio el gran negocio de la venta de vacunas, que las medidas que se tomaron afectaron seriamente la economía de algunos países y que, sobre todo, la OMS quedó muy mal parada. "Esto no puede volver a pasar. Cuando venga una pandemia de verdad la gente va a creer que es un negocio y no le va a creer a la OMS". Aun así, Rendón no piensa que haya habido una mano oscura detrás, no ve una conspiración con un mando centralizado. "Mi teoría es que todo se trató de una cadena de errores, de criterio, de políticas públicas, de prevención".

El tema es sin duda excéntrico para alguien cuya carrera ha girado en torno a las campañas políticas. Rendón dice que le interesaba porque es de pertinencia y alcance mundial. Quería "un tema que aunque tuviera que ver con Latinoamérica, fuera de carácter global, que pudiera competir en festivales. Algo contundente que pudiera ser expuesto en cualquier parte. Por eso está narrada en inglés". Tiene claro lo que pretende: "Se me atribuye que yo entiendo de rumores, de persuasión, entonces dije 'bueno, por qué no hacemos una pieza que denuncie más que promueva'. No estoy evaluando, denuncio un hecho: no hubo tal pandemia".

Rendón asegura que ha hecho "documentales toda la vida. Todas las campañas tienen piezas de este género. El de la obra del gobierno, el del partido, el de la vida del candidato. Pero siempre para expresar el punto de vista de otro. Más allá de la política, como ser humano, hay temas que me interesan. Creo que es momento de expresar cosas, mis puntos de vista".

Pero genera inquietud cómo pasa de ser asesor de campañas a periodista que denuncia. Él cree que se trata de diferentes facetas suyas que no necesariamente se tocan. "Son dos éticas diferentes. Es como ponerse un sombrero, quitárselo y después ponerse otro". Recuerda que también tiene una fundación "que es coherente en sí misma, no descuento impuestos, no publicito ni capitalizo esas actividades". Dice esto para poner distancia entre sus diversas actividades. "La productora, por ejemplo, hace periodismo de denuncia, de reflexión, buscamos despertar conciencia. No tiene que persuadir, tiene es que decir 'vota por mí'". En este tema es enfático: "(Con este documental) yo no pretendo que tantas personas cambien su forma de pensar en tantos días para tal elección. Pretendo expresarme, dejar una visión, y al que le guste bien, al que no, no. Yo también escribo poesía, pero no la publico, porque ahí sí creo que eso desdibuja mi rol de guerrero de campaña".

Esta es la primera producción de Get Real Films, nombre de su productora. "Queremos generar contenidos que despierten conciencia sobre temas importantes para la humanidad. No son temas de coyuntura. El trabajo tendrá una licencia Creative Commons, y después de un año no nos interesarán las regalías. No tenemos ánimo de lucro. Solo queremos recuperar los costos para después hacer más", aclara Rendón.

Y ya tiene una lista de temas para los próximos documentales. En ella figuran uno insólito: la inexistencia de extraterrestres, junto a uno más predecible: "la seudorrevolución de los últimos 13 años en Venezuela".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.