Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/23/2012 12:00:00 AM

El encanto de la dominación

Una trilogía de literatura erótica se convirtió en un fenómeno editorial en Estados Unidos. Algunas bibliotecas públicas la han vetado por su contenido explícito. Pero esto solo ha servido para aumentar su éxito: ha vendido 15 millones de ejemplares.

Pocas veces ocurre algo así en el mercado editorial. Una trilogía de literatura erótica, con escenas de sexo muy detalladas en las que una universitaria joven y hermosa se somete a la dominación de un millonario apuesto, se ha convertido en un fenómeno sin precedentes. En pocas semanas, la edición rústica de los tres libros se ha convertido en la de venta más rápida de los últimos años, incluso por encima de la saga de Harry Potter, y ocupa los tres primeros puestos de la lista de los best sellers de The New York Times. En total ha vendido 15 millones de ejemplares.

Todo empezó hace un año, cuando la británica E. L. James, cuyo verdadero nombre es Erika Leonard, buscaba un sello editorial para publicar su ópera prima, Fifty Shades of Grey (Cincuenta sombras de Grey). A los 48 años, James había trabajado siempre como ejecutiva en canales de televisión y, al principio, nadie le prestó atención. De hecho, muchos editores rechazaron con vehemencia su manuscrito. La razón era el contenido de la historia. El argumento de la novela se centra en la relación de la estudiante universitaria Anastasia Steele, virgen hasta ese momento, con un apuesto millonario de 27 años, llamado Christian Grey. Lo original de la trama es que él le hace firmar a ella un contrato en el que la joven acepta someterse a un juego de dominación sexual.

Las cláusulas del contrato son clarísimas: "El propósito fundamental de este acuerdo es permitirle a la Sumisa que explore de forma segura su sensualidad dentro de sus límites, respetando sus necesidades y su bienestar". Y explica más adelante: "La Sumisa acepta toda actividad que el Dominador crea oportuna y placentera, a menos que se exceda de los límites acordados". El contrato también establece que la Sumisa no puede tocar al Dominador, a menos que haya expresa autorización, y deja claro que este puede utilizar objetos como fustas, máscaras, esposas de cuero, algunos lazos y otros aparatos sofisticados.

En mayo de 2011, a punto de tirar la toalla ante las constantes negativas, James logró que una editorial australiana vendiera su libro en versión electrónica. Y el éxito fue arrollador. Miles de personas, especialmente mujeres que iban en transporte público donde nadie sabía qué tenían entre manos, se entregaron vorazmente a la lectura de Fifty Shades of Grey. Poco después, ante la evidencia del tsunami literario en internet, el sello Vintage imprimió el libro y sus dos continuaciones: Fifty Shades Darker (Cincuenta sombras más oscuras) y Fifty Shades Freed (Cincuenta sombras liberadas). Hoy por hoy se venden como pan caliente y a ello ha contribuido el hecho de que algunas bibliotecas públicas de estados estadounidenses, como Maryland, han vetado el trabajo de E. L. James. No hay mejor propaganda que la censura.

La autora fue elegida como una de las 100 personas más influyentes del mundo por la revista Time y dentro de poco sus libros serán llevados al cine. Según ella, su éxito se debe a que sus libros "han mejorado la vida sexual de mis fans", como le dijo al diario El Mundo de Madrid esta semana. Quizá ha desatado las fantasías que quieren vivir en la cama millones de personas. Como le dijo a SEMANA una lectora que prefirió no dar su nombre: "Si bien en 'Fifty Shades of Grey' hay escenas que producen cierto miedo, también es verdad que hay otras que le dan a uno buenas ideas". El libro ya está traducido al castellano y fue lanzado por la editorial Grijalbo en España. Pronto llegará a Latinoamérica donde, seguramente, se convertirá en un éxito.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.