Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/1/1990 12:00:00 AM

EL GENERAL EN SU LABERINTO

En momentos en que Chile se prepara para una transición democratica después de 16 años de régimen militar, aparece un libro sobre el ocaso del general Augusto Pinochet.

"Chile: el ocaso del general" con prólogo de Felipe Gonzalez, es el segundo libro que el periodista español Jose A. Gurriarán escribe sobre la situación politica de ese país. Un año antes del golpe del 11 de septiembre de 1973, con una premonición analítica sorprendente, había publicado. "Caerá Allende?", un libro apasionado y objetivo. Para el presidente de gobierno español, este nuevo libro chileno de Gurriarán refleja el día a día de una evidente transición hacia la democracia: "Se inicia con el triunfo de la oposición democrática, democristianos, socialistas, radicales socialdemocratas hasta un total de 16 partidos concentados--en el plebiscito del 5 de octubre. Presta atención a los elementos culturales que contribuyen a dinamizar la vida del país en los últimos años, al papel de una Iglesia en la primera linea del compromiso democratico, a los reconstruidos partidos y sindicatos, y a un pueblo ejemplar que ha vivido la mayor parte de su historia en democracia. Lo politico esta presente en el libro, pero lo esta en el marco histórico, humano y cultural chileno".

Gurriarán exhibe dos enormes ventajas. Escribe muy bien (sus descrinciones de los desiertos salitrosos, los retratos humanos, los recuerdos de ese Salvador Allende que a pocas horas del golpe todavia cree en la fidelidad de los militares, los testimonios de esos lideres que se atreven a hablar abiertamente por primera vez, conforman un material estupendo y brillante) y conoce demasiado a Chile. Por eso su libro es uno de los análisis periodísticos mas completos, actualizados y vivos sobre una nación que desde hace 16 años atraviesa momentos muy dificiles.

El trabajo de campo, las entrevistas con los líderes políticos y sindicales, los encuentros con amas de casa, taxistas, artistas, estudiantes y campesinos, el regreso a los sitios ensangrentados por la opresión, el reencuentro con amigos y conocidos le sirvieron al autor para lograr un libro vivo, tembloroso y en el fondo lleno de nostalgia y rabia por el experimento socialista que se frustr cuando el presidente tomó la ametralladora, el casco y las botas y caminó sobre la alfombra mullida, al encuentro de los asesinos que entraban por todas las puertas y ventanas del palacio, mientras al otro lado del horizonte chileno un poeta se moria de tristeza rodeado de mascarones de proa oxidados.
Alguien afirmaba que algunas de las mejores páginas literarias contemporaneas deben ser buscadas en los grandes trabajos que sobre personajes y circunstancias históricos son escritos diariamente por esos reporteros que se engolosinan con un tema. Esos hombres que rastrean sus raices, hablan con testigos y protagonistas y en la mayoría de las ocasiones participan activamente, arriesgando su vida y descubriendo despues elementos que los lectores devoran avidamente, como si fueran novelas o cuentos. El libro de José Oneto sobre el golpe del 23 de febrero; los reportajes de Manuel Leguineche sobre los dictadores africanos; los trabajos de Oriana Fallacci sobre la Resistencia griega; las crónicas de Germán Castro Caycedo, y los libros de Elena Poniatowska, son ejemplos cercanos, para no citar los obvios modelos norteamericanos, de esa simbiosis literario-periodistica. Estos dos libros, preparados por el diario El País y la editorial Aguilar, aumentan la cosecha.

El 20 de diciembre de 1973, a las 9:28 de la mañana, el almirante Luis Carrero Blanco fue asesinado por un comando de la ETA al salir de misa.
Tres cargas de dinamita, colocadas bajo un túnel y activadas al paso del vehículo oficial, lo hicieron saltar por el aire. Era un golpe directo al corazón de la dictadura de Francisco Franco. Ese día tres muchachos españoles supieron del suceso en distintas circunstancias: Ismael Fuente tenía 22 años, dividia su tiempo entre el periodico ABC y el último tramo de su servicio militar; Javier Garcia, con 15 años, adelantaba su quinto de bachillerato en la ciudad de Segovia, y Joaquin Prieto trabajaba en una agencia de noticias, recogiendo datos en la calle para que otros escribieran.
Esa mañana contemplo el escenario del crimen político.

En diciembre de 1983, mientras recogían datos, recuerdos, testimonios citas e información sobre la muerte de Carrero Blanco para un gran reportaje que El País queria publicar en conmemoración de los 10 años del magnicidio (la victima era el presidente de gobierno, la mano derecha del franquismo), las directivas y los tres periodistas descubrieron que tenían tanto material que era una pena limitarse a un simple informe y decidieron ampliarlo. El resultado es este libro con un prólogo rabioso de Fernando Savater que condena el terrorismo como arma política. "Golpe mortal" es un libro apasionante, que sirve para comprender muy bien todos los acontecimientos que han ocurrido después en España. El deterioro evidente del franquismo, el auge de los terroristas la transición a la democracia, el rechazo popular a la violencia, el ascenso del socialismo, emergen de la lectura de una obra que sigue detalladamente tres aspectos investigativos: los preparativos y realizacion del atentado, la reacción de quienes estaban en el poder y en la clandestinidad hasta la llegada de Arias Navarro al gobierno, y la investigación policial con todos sus elementos de suspenso y sorpresa. No fue una tarea fácil porque no todos querían hablar ni colaborar. Al final venció la tenacidad de los tres periodistas, quienes lograron un valioso documento para la Historia.-
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.