Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1993/02/22 00:00

El guardaespaldas

El guardaespaldas

El guardaespaldas
El debut de Whitney Houston como actriz y la primera aparición de Kevin Costner desde JFK.
A PESAR DE SUS altibajos, la figura mimada de Hollywood, Kevin Costner, no ha perdido oportunidad para destacarse. Luego de su exitoso estreno como director en Danza con lobos; de su paso en falso en películas como Robin Hood y Venganza; y de su difícil participación en JFK, Costner ha vuelto a acaparar la atención del público y la crítica con El guardaespaldas, una cinta que a final de diciembre había superado -luego de un mes en cartelera- los 75 millones de dólares en taquilla.
Esta vez el éxito ha sido compartido con Whitney Houston, quien interpreta a una famosa artista, cuya vida se pone en peligro por cuenta de un fanático obsesivo y demente. La aclamada cantante de color debuta como actriz y no hay duda de que es una de las mayores atracciones de la cinta.
Dirigido por Nick Jackson (el mismo de L.A. Story) Costner hace el papel del guardaespaldas. El papel no es muy exigente, pero el cotizado actor convence por su estilo de hombre experimentado, calculador y confiado de su trabajo como protector de amenazados.
La película es ante todo un típico ejercicio romántico, capaz de disparar la taquilla. Se trata de enfrentar en un idilio pasajero a dos estrellas: el romance entre el guardián y su dama, como en el caso de la princesa Diana. Pero en medio del argumento simple, la cinta describe con destreza la ansiedad de una vida amenazada y sus diversos mecanismos de defensa; la paranoia a la que llegan protector y protegido ante la amenaza constante de un enemigo anónimo.
Las mejores y las peores
LA REVISTA Rolling Stone ha publicado recientemente el balance de la cartelera cinematográfica de 1992. Se trata de dos listas en las que se enumeran las 10 mejores y las 10 peores películas del año anterior.
Para sorpresa de unos y complacencia de otros, producciones como Drácula -de Francis Ford Coppola- y Sombras y niebla de Woody Allen- figuran en el listado negro; al igual que 1492, de Ridley Scott; Demente, de Brian de Palma; Mujer soltera busca, de Barbet Schroeder, y Boomerang, con Eddy Murphy.
Cuestión de Honor -con Jack Nicholson, Tom Cruise y Demi Moore- y Malcom X -de Spike Lee-, películas de pronto estreno en Colombia, aparecen como las preferidas; al lado de Los imperdonables, de Clint Eastwood; y Maridos y esposas, de Woody Allen. A esta misma lista pertenecen The Player, de Robert Altman, y Howards End, con Emma Thompson, cintas que llegarán a Colombia durante el primer semestre del año y que son consideradas por la crítica norteamericana como las dos más impecables realizaciones de 1992.
El golpe perfecto
James Woody y Lou Gosset Jr., en una historia que es una verdadera estafa.
NO ES UNA PElea de boxeo normal. Están en juego más de dos millones de dólares, y un solo pegador debe enfrentarse a otros 10 en 24 horas. Tan descabellada idea tiene que ser fruto de una estafa.
La reciente película del director Michael Ritchie, protagonizada por James Wood, Lou Gosset Jr. y Oliver Platt, está enmarcada dentro del mejor estilo de las producciones de estafadores. Al igual que en El golpe, un verdadero clásico del género, en esta cinta no existen personajes buenos. Todos son ladrones profesionales, dedicados a obtener dinero fácil a costa de los ingenuos y los más débiles.
El espectador, entonces, puede elegir cualquier bando. Igual, los dos son mañosos idénticos. En definitiva, todo puede ser un engaño. Aquí radica el éxito de El golpe perfecto, una cinta que se hace pasar por un filme de boxeo, pero en el que la pelea es lo de menos.
La capacidad de sorpresa y el persistente manejo del humor negro -común en los estafadores-, son dos de los elementos más sobresalientes. El otro es lograr la definición exacta para este tipo de personajes: mientras el ladrón siempre sale corriendo, el estafador se va cuando le da la gana.
LO QUE SIGUE
UNA vez culminada su participación en El Guardaespaldas, Kevin Costner le dio inicio a una variedad de proyectos que desarrollará durante todo el año en calidad de actor o productor y que promete tener listos al final de 1993.
El primero de ellos es una serie de televisión de la misma línea de Danza con lobos, pero hecho a menera de documental. Se titula Five Hundred Nations, y trata sobre las costumbres de los indios americanos. El segundo tiene que ver con el descubrimiento de las esculturas primitivas de la isla de Pascua y será una película que dirigirá Kevin Reynolds.
Aún en proyecto se encuentra la película Mick, sobre la biografía del fundador del IRA; y A Perfect World, que sería protagonizada por él, bajo la dirección de Clint Eastwood.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.