Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/24/1997 12:00:00 AM

EL INVIERNO DE MARIO RIVERO

LOS ULTIMOS POEMAS DE UNO DE LOS GRANDES DE LA POESIA COLOMBIANA

EL INVIERNO DE MARIO RIVERO EL INVIERNO DE MARIO RIVERO
Los poemas del invierno. Mario Rivero Arango Editores, Bogotá, 1996. $7.500 o hay vuelta de hoja: Mario Rivero es un señor poeta y, a mi parecer, uno de los grandes de la literatura colombiana de todos los tiempos. Tal es la impresión que queda al leer su último libro, Los poemas del invierno, publicado a fines del 96. Ese conjunto es el eslabón de una trayectoria poética plena de coherencia y que avanza, verso a verso, hacia una madurez espléndida. Recordemos que Rivero, con Poemas urbanos (1966), irrumpe audazmente con una poesía prosaica, amétrica, de anécdota. Los temas eran la ciudad del proletariado urbano y de las clases bajas: sus entornos callejeros, su pobreza triste, sus conflictos, sus gozos, sus amores. Esa poesía ha ido cambiando a medida que cambia el corazón del poeta. Con las Baladas (1973) se torna narrativa y enumerativa de unas realidades degradadas, las cuales revela valiéndose de todas las formas contemporáneas de comunicación: la televisión, el 'collage', el graffito, el cine, el bolero, el titular del periódico... Y llega hoy _con Los poemas del invierno_ a la solitaria, sombría y desnuda recta final. Así ese Rivero sensual que miraba su entorno con avidez y gozosamente lo escribía, ese Rivero que amplió nuestro universo poético introduciendo con todo desparpajo las palabras más prosaicas, ese Rivero irreverente que, como señaló Gonzalo Arango, "dice cosas metafísicas y solemnes mientras come maní o se atraganta con una grasosa chuleta de cerdo", ese Rivero se ha retraído a la expresión más decantada y esencial. O sea, se ha puesto a mirar hacia dentro, hacia su alma. Ahora es un poeta eminentemente lírico, que ha desnudado hasta los huesos la palabra y, escéptico y melancólico, reflexiona sobre temas trascendentes: el tiempo, la muerte, es una poesía triste pero hermosísima. Y, no temo decirlo, está tocada por esa gracia tan rara que solo le es dada a los grandes poetas. n

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com