Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/30/2014 10:00:00 PM

El jazz sigue vivo

Aunque algunos quieren sepultarlo, este género musical está más vivo que nunca. En septiembre se celebran festivales con invitados internacionales en varias ciudades de Colombia.

Hace un mes Justin Moyer, músico y columnista de The Washington Post, afirmó sin concesiones: “El jazz se ha quedado sin ideas… no evoluciona, es irrelevante y muere rápido. Sin embargo, todavía recibe aplausos”. 

Hubo revuelo. El mismo que se desata cada vez que alguien pone en entredicho su vigencia, como cuando Frank Zappa en los años sesenta dijo: “El jazz no ha muerto, pero evidentemente hiede”. Entonces, ahora, músicos, críticos y melómanos se tranzan en un debate en el que se afirman cosas como “al jazz cada tanto lo matan”, “el jazz cada vez está mejor”, “el jazz hoy es más universal que nunca”.

Mientras en Estados Unidos la discusión desafina, en Colombia se armoniza con la música. Este género atraviesa tal vez por su mejor momento: hay nuevos grupos, distintos escenarios, más horas de programación en las emisoras, mejores producciones, algunas de ellas consentidas por la crítica especializada internacional. Y, como si no bastara, en septiembre se celebra el mes del jazz con festivales como Barranquijazz (Barranquilla), Ajazzgo (Cali), Medejazz (Medellín), Pastojazz (Pasto), Festival Internacional de Jazz del Teatro Libre y Jazz al Parque (Bogotá).

Suficientes razones para decir que aquí este ‘muerto’ está muy vivo. Tal brío ha sido empujado no solo por los oyentes que exploran este ritmo, sino por quienes lo ejecutan.

Ahora hay mejor formación musical que hace algunos años, cuando el que quería hacer este arte debía hacerlo por su cuenta. Y en las escuelas de música y en las universidades del país, como en las del extranjero, cada vez más proliferan estudiantes que se interesan por el género. Juan Carlos Valencia,  programador de la franja de jazz de Javeriana Estéreo, lo explica: “El jazz no tiene la misma rigidez de la música clásica, pero ofrece más retos que la música popular”. Y así, poco a poco, se ha forjado de un tiempo para acá una cultura jazzística en la que músicos de varias generaciones  hacen diversas propuestas y en las que se experimentan múltiples sonidos. 

Luis Daniel Vega, periodista musical y productor, hizo un mapa regional de qué estilos se interpretan en el país: en Cali, Barranquilla y Medellín la tendencia es el latin jazz. En esta última ciudad también hay una gran inclinación hacia el blues y la experimentación con ritmos electrónicos y la música tradicional colombiana (especialmente Caribe). En Bogotá confluyen muchas tendencias, desde el jazz tradicional (free, hard bop, be-bop y swing) hasta la vanguardia. 

Sus oyentes también crecen. No en vano Javeriana Estéreo programa 27 horas semanales de esta música. Según el último estudio de Ecar, que mide las audiencias en la radio, el programa con más sintonía de la estación es ‘La tarde de jazz’. Su público es, en buena parte, artistas y personas con un nivel de educación que buscan otras alternativas a la radio tradicional. 

Pero no solo se trata de cantidad, o de expansión, también de calidad. En el jazz colombiano se habla de las muy buenas propuestas de vanguardia, de la experiencia de músicos nacionales que comparten con músicos extranjeros,  de nombres  interesantes que se destacan como Raúl Platz, Ricardo Gallo, Juan Manuel Toro y Jorge Sepúlveda, o de grupos, entre muchos, que también despiertan atención como Suricato y Redil Cuarteto.  

Así como se multiplican los intérpretes, las grabaciones también. Aunque algunos artistas prefieren hacer sus propios trabajos, otros hacen parte de sellos independientes que han facilitado la producción, circulación y distribución del jazz en el país. Ana María Valenzuela, realizadora del programa Jazzófilos de Javeriana Estéreo, destaca sellos como La Distritofónica que, además de publicar discos, promueve en octubre su propio festival, siempre con carteles de lujo. Y en su lista también aparecen Festina Lente Discos, Bizarra, La Cebra Azul y Enno (otros mencionan a Sonalero, MTM y Producciones Merlín). Algunos, comenta ella, son colectivos multidisciplinarios que gestionan proyectos artísticos, desde las carátulas hasta las presentaciones en vivo y las propuestas audiovisuales. Hay un caso particular, el de Matik Matik, un bar que creó su propio sello con la música que se interpreta en su local.  

En este encaje también son fundamentales los espacios donde se interpreta. Además de Matik Matik, están en Bogotá el Bolón de verde, Smoking Molly, San Café o Locus. Cada vez son más, pero no suficientes. Ricardo Gallo, pianista y compositor colombiano, afirma: “Sí hay visibilidad, pero no mucha información. Los músicos tocamos  durante todo el año y el público no lo sabe. Y, aun así, siguen faltando espacios para tocar”.

El mes del jazz, con otros festivales como los universitarios,  ha servido para mostrar y fortalecer este género, para formar público y músicos, para dar a conocer nuevos proyectos musicales.  Y esa ha sido una de las tareas del Festival Internacional de Jazz, que desde el próximo 3 de septiembre realiza su XXVI edición. Juan Carlos Valencia dice que en esta ocasión los organizadores han echado la casa por la ventana y menciona algunos artistas: Chick Corea toca con The Vigil, una de las mejores bandas que ha tenido. Rita Marcotulli  es una representante clave de Label Bleu, una de las mejores disqueras europeas. Joe Lavano puede ser el saxofonista estrella del jazz norteamericano clásico. Jerry González es un rebelde, un iconoclasta que se mueve entre los sonidos latinos más vanguardistas y el flamenco. 

Pero no solo estarán las estrellas mundiales, en la programación aparecen artistas locales que sonarán en la sede centro del Teatro Libre, en donde se destacan muy buenas propuestas como las de Redil Cuarteto, Ensamble Tríptico, Tractatus Ensamble y la Orquesta La Zebra Azul. 

Y esta presencia  de artistas nacionales es cada vez más rescatable en este llamado mes del jazz, al que Antonio Cruz, realizador del programa radial Jazz Vanguardia, le encuentra una labor pedagógica y de mercado a largo plazo –en la que se crean y amplían  audiencias–, pero que  también le abre espacios a músicos locales que aún carecen de más lugares para tocar y de otros espacios en radio para difundir su obra. 


El Festival Internacional

Esta es la programación de los artistas invitados.

*Chick Corea and The Vigil (martes 9)

*Cantini-Marcotulli Quartetto (miércoles 10)

*Pedrito Martínez Group con Ariacne Trujillo (jueves 11)

*Joe Lovano Quartet con Judi Silvano (viernes 12)

*Jerry González y el Comando de la clave (sábado 13)

*Chano Domínguez y Niño Josele (domingo 14)


Y estos son algunos videos de los artistas invitados:

Chick Corea and The Vigil

Joe Lovano

MCO
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.