Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/3/2017 8:18:00 AM

“Dejaré de escribir cuando sienta que lo hago por obligación”: Joël Dicker

El suizo que sorprendió al mundo con ‘La verdad sobre el caso Harry Quebert’, estuvo de visita en Colombia. Semana.com habló con él sobre su nuevo libro y las consecuencias del éxito.

Joël Dicker saltó a la fama de forma inesperada cuando ‘La verdad sobre el caso Harry Quebert’ salió a la venta a mediados de 2012. Aunque era la sexta novela que escribía, también era la primera que le publicaban, pues durante casi diez años las editoriales le rechazaron cinco manuscritos que envió con historias que surgieron en su tiempo libre (estudiaba leyes y alcanzo a trabajar un tiempo como abogado).

La novela, que cuenta la historia de un escritor que debe resolver un crimen que ocurrió hace 40 años –y en el que está involucrado su mentor–, fue un éxito sorpresivo. Ganó varios premios (como el Gran Premio de la Academia Francesa), se tradujo a 33 idiomas y llegó a las librerías de casi todo el mundo.

De la nada, y con solo 27 años, Dicker dejó de ser un anónimo aspirante a escritor y se convirtió en la nueva súper estrella de las letras francesas (pues nació en la parte francófona de Suiza y normalmente escribe en ese idioma) y de la nueva generación de autores europeos.

Consulte: “La literatura no tiene ninguna obligación con la sociedad”: César Aira

La semana pasada estuvo de visita en Colombia promocionando su última novela: ‘El libro de los Baltimore’ (2015), en la que retoma el protagonista de su anterior libro, pero se aleja un poco del estilo policiaco que lo catapultó al estrellato. SEMANA habló con él.

Semana.com: ‘La verdad sobre el caso Harry Quebert’ comienza cuando Marcus Goldman, un escritor que acaba de publicar una novela muy exitosa, empieza a sufrir del síndrome de la página en blanco, ¿le pasó algo parecido cuando se sentó a escribir su nuevo libro?

Joël Dicker: A Marcus Goldman le sucede después de su primera novela. Es un libro que tiene tanto éxito, que cuando él se sienta a escribir otra cosa no sabe cómo hacerlo. Mi caso es distinto porque ‘Harry Quebert’ es mi sexta novela (aunque fue la primera que me publicaron) y llega después de ocho o nueve años de trabajo, un tiempo en el que aprendí a conocerme a mí mismo y a entender cómo funciona este oficio.

Además, empecé a escribir ‘El libro de los Baltimore’ antes de que se publicara ‘Harry Quebert’ (aunque ya lo había terminado), por lo que no sentía estrés ni presión, y no estaba embargado por ningún sentimiento de éxito. Lo hice de manera natural, tranquila y apelando a recursos que ya tenía interiorizados.

Semana.com: ¿Por qué decidió volver a utilizar al personaje de Marcus Goldman?

J.D.: Marcus no se fue del todo de mi escritorio cuando terminé de escribir ‘Harry Quebert’. Quedé un poco insatisfecho con la construcción del personaje y sentí que le faltaba algo. Y es que luego de acompañarlo por casi 600 páginas investigando y descubriendo crímenes, al final de la novela uno no lo conoce realmente bien. Así que quise darle la posibilidad de contarnos sobre su vida, su familia y sus raíces.

Puede leer: “Cuando uno habla de sexo a la gente le da entre asco, pudor y miedo“: Alberto Fuguet

Semana.com: A pesar de compartir el protagonista, ambos libros son muy distintos. ‘La verdad sobre el caso Harry Quebert’ es un thriller, mientras que ‘El libro de los Baltimore’ habla más sobre la amistad…

J.D.: Sí. Pero es que son dos historias diferentes, que están basadas en realidades que una misma persona vive en momentos distintos. Es lo mismo que nos pasa a todos: nos adaptamos a los elementos sociales que nos rodean. En el primer libro Marcus está muy enfocado en tener éxito y está permanentemente rodeado de gente, investigando, preguntando y entendiendo. En este, por el contrario, es mucho más íntimo, ya no está investigando ni relacionándose con otras personas. Simplemente está contando su historia.

Semana.com: La trama de fondo es la relación de Marcus con sus tres primos, ¿por qué decidió escribir sobre la amistad infantil y juvenil?

J.D.: Yo nunca tengo un plan antes de sentarme a escribir, por lo que el tema surgió durante la escritura del libro. En realidad quería explorar la niñez de Marcus, su relación con la infancia, la adolescencia, la resistencia al paso del tiempo, a los cambios de la vida y la llegada a la edad adulta. La amistad con sus primos llegó cuando empecé a explorar estos temas.

Semana.com: Pero es una amistad que está rodeada por sentimientos de competitividad, envidia, diferencia de clases sociales….

J.D.: Una verdadera amistad solo existe cuando enfrenta este tipo de dificultades. No tiene gracia llevarse bien o querer a alguien que es exactamente igual a uno, que no despierta sentimientos como la envidia, o que no supone una amenaza.

Cuando una amistad se sobrepone a que haya alguien que tenga mayor éxito, más dinero, una vida más agradable o un matrimonio más feliz, se puede decir con certeza que es una relación muy fuerte.

Semana.com: ¿Qué tanto de Marcus Goldman hay en usted? Ambos son escritores jóvenes, con un libro muy exitoso a nivel mundial y ganas de seguir escribiendo grandes novelas…

J.D.: No hay relación directa entre los dos. En realidad, Marcus nació porque ‘La verdad sobre el caso Harry Quebert’ era la primera novela que escribía utilizando la primera persona y necesitaba un narrador creíble para que el lector se concentrara en los hechos. Por eso utilicé a alguien que viera el mundo con mis ojos, que fuera de mi generación y con el que pudiera contar fácilmente cosas que yo conozco de memoria. Eso me daba seguridad.

Le sugerimos: “Vi en los 11 libros la violencia bajo todas sus formas”: Leila Guerriero

Semana.com: ¿La próxima novela que escriba en primera persona también será con él?

J.D.: La verdad es que no lo sé. Es una pregunta que me hago con frecuencia. Todos los narradores anteriores eran muy distintos, especialmente en términos generacionales. Lo que pasa es que descubrí que es más fácil contar historias con un narrador que ve el mundo a través de mis ojos. ‘Los últimos días de nuestros padres’ (un libro que escribí antes de ‘Harry Quebert’ y que publicaron hace poco) sucede durante la Segunda Guerra Mundial, con protagonistas de otra generación que yo no conocí, así que me requirió mucho trabajo. Claro que eso también pasa porque aún soy un autor joven que tiene mucho por aprender.

Semana.com: ¿Qué lo llevó a persistir cuando sus primeras novelas fueron rechazadas por los editores?

J.D.: La publicación de mis novelas es importante, pero no es la razón por la que yo escribo. Yo escribo por el puro placer individual de hacerlo. Es una pasión que no puede ser condicionada por nada, ni siquiera por ser o no publicado. Así como a los futbolistas, que siguen jugando y entrenando a pesar de no estar en un equipo profesional. Aunque claro: la finalidad sí es que me editen y me lean.

Semana.com: ¿Y aún siente ese mismo placer escribiendo o ahora, que es un escritor famoso, se le hace más difícil?

J.D.: Si no sintiera ese placer no lo haría. Cuando yo escribí esas primeras novelas, trabajaba en paralelo como abogado. Así que era fácil saber que lo hacía por pasión. Pero ahora que vivo de esto y tengo mucho más tiempo libre para escribir, tengo que preguntarme constantemente si lo hago porque me gusta o porque me toca. Si algún día siento que lo hago por obligación, lo dejo. Es una promesa.

Semana.com: ¿Ahorita está descansando o escribiendo una novela nueva?

J.D.: Sigo escribiendo. Yo escribo siempre. El periodo anual en el que no escribo es tal vez cuando acabo de terminar un libro y estoy leyendo las correcciones y los ejemplares antes de impresión. Pero no dura mucho: unos días después mis manos están inquietas y ya tengo cosas saliendo de mí todo el tiempo. Además yo soy un escritor lento, que necesita mucho tiempo para escribir bien. Así que trato de no parar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.