Lunes, 24 de noviembre de 2014

| 2013/07/13 00:00

El llanero solitario

Esta versión, realizada por el equipo de ‘Piratas del Caribe’ es un ejercicio irónico que no tiene muy claro cómo quiere presentar al jinete enmascarado. **

El llanero (Armie Hammer) y Toro (Johnny Depp) se unen para enfrentar a una banda de vaqueros.

Por: Manuel Kalmanovitz G.

Título original: The Lone Ranger

País: Estados Unidos

Año: 2013

Director: Gore Verbinsky

Guión: Justin Haythe, Ted Elliot y Terry Rossio

Actores: Johnny Depp, Armie Hammer, William Fichtner

Duración: 149 minutos

El llanero solitario nació como un programa de radio en 1933, cuando las películas de vaqueros existían en un gueto de seriales baratos para niños y adolescentes, ofreciendo una moralidad primitiva de buenos con sombrero blanco contra malos de sombrero negro. Eran apenas el germen de las películas sofisticadas y llenas de matices que alcanzaría el cine de vaqueros en su época dorada, desde finales de los treinta hasta finales de los cincuenta. 

Durante esta versión cinematográfica producida por Disney puede verse cierta incomodidad con su material de origen. De hecho, esa incomodidad es lo más sorprendente de esta película. Es como si hubieran obligado a todo el equipo de Piratas del Caribe (porque está dirigida, producida y escrita por la misma gente) a adaptar una historia que no le gustaba y se hubiera vengado haciéndole cuanta pequeña zancadilla pudiera a su protagonista. 

El resultado es una película esquizofrénica, incapaz de decidir si quiere hablar en serio o en broma sobre su vaquero enmascarado. Hay, por ejemplo, un chiste reiterativo sobre la ridiculez de la máscara. Uno tras otro, los personajes, sean buenos, malos o de relleno, le preguntan al llanero “¿y esa máscara qué?”.Es obvio que la lógica interna en el mundo de los superhéroes es tenue y que las cosas ahí no son como en el mundo real. Pero, ¿qué saca esta película señalándolo con tanta insistencia? 

Da la sensación de que hemos llegado a un punto, como escribió David Foster Wallace, donde “la ironía ha pasado de ser liberadora a ser esclavizante”. Si ya hay películas de superhéroes que no se permiten los placeres sencillos de las películas de superhéroes, ¿qué queda?

Porque la crítica que hace la película sobre sí misma, su ironía, no va mucho más allá de esos chistecitos sobre la máscara; igual hay buenos claramente buenos y malos claramente malos. No se está interrogando sobre qué implica ser lo uno o lo otro.

El llanero (Armie Hammer) aguanta con templanza las indignidades que le lanzan los guionistas como si no le hubieran explicado que el punto de la cinta era burlarse de su personaje. Por otra parte, más importante que el llanero del título es su compañero nativo, Toro, un personaje que parece calcado del que hace el mismo Johnny Depp en Piratas del Caribe. 

Al igual que Sparrow, Toro es orgulloso y distraido, imprudente y suertudo. La diferencia es que lleva el rostro cubierto con una pintura blanca que se descascara, quizá para que no se vea tan claramente que Depp de nativo americano no tiene tanto.

El llanero solitario se estrenó la semana pasada en Estados Unidos con una taquilla decepcionante. Un ejecutivo de distribución de Disney le dijo al New York Times que se sentía frustrado porque “los ingredientes están ahí”. Pero quizá todo esto sea positivo. Así, las próximas veces que intenten la receta le pueden bajar a la ironía; tanta comilla y tanto afán de ridiculizar el material con el que trabajan le da a todo un sabor amargo. 

CARTELERA


**** Excelente     ***1/2 Muy buena      *** Buena      **1/2 Aceptable     ** Regular      * Mala


En la casa ***

François Ozon explora con algo de perversidad los atractivos de contar y escuchar historias.

Monsters University *** 

Pixar vuelve a hacer su magia mostrando cómo se encontraron Mike Wazowsky y Sully en la universidad.

Mi villano favorito 2 ** 

Una vez regenerado, Gur, el villano enternecedor y padre adoptivo de tres tiernas niñas, traiciona su villanía y ayuda a las autoridades.

La hija de mi mejor amigo **

Un cincuentón se enreda con la veinteañera hija de su mejor amigo en esta ‘comedia romántica’ sin medio personaje simpático.  

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×