Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2009/01/25 00:00

El man

El bogotano Harold Trompetero ha logrado crear, en medio de una trama enredada, un divertido personaje popular. ** 1/2

El taxista Felipe de las Aguas se ve forzado a convertirse en un superhéroe para enfrentar los abusos de los poderosos

Título original: El man.
Año de estreno: 2009.
Dirección: Harold Trompetero.
Actores: Bernardo García, Fernando Solórzano, Aida Bossa, Lorna Paz, Jaime Barbini.  

Tenemos enfrente una película que no engaña a nadie. Para empezar, se llama El man, su afiche es una artesanía luminosa, su tráiler es una mamadera de gallo que parodia el cine de superhéroes, y su personaje principal es un torpe taxista de bigote que le habla a la mamá como a un bebé. Así que estamos advertidos. Esas son las reglas. Quien espere algo diferente después de todo esto, quien no tenga claro que va a jugar el juego de una comedia popular, que vaya a quejársele al santo de su devoción. El man enfrenta a nuestro protagonista con un villano millonario, Federico Rico, que quiere someter a la gente de su barrio. Recrea los chistes de oficina, la estética de las tiras cómicas y las atmósferas de los más célebres comedias de la televisión (de Sábados felices a Chespirito) que nos han invadido desde los 70. Y recoge, de paso, el tema que suelen compartir las producciones colombianas: el de la explotación del desafortunado.

Y es que Harold Trompetero, el valiente autor de obras tan disímiles como Diástole y sístole, Violeta de los mil colores y Muertos del susto, sabe lo que hace. Y es, si se piensa sin prejuicios, un hombre necesario en la cinematografía nacional: un camaleón que quiere hacer las mismas películas que la gente quiere ver. Es una lástima que en El man, por tanto pensar en el público, satirice con timidez, desaproveche a algunos de sus personajes y se enrede más de lo necesario. Porque ha logrado crear algo que no es tan fácil como parece: un entrañable personaje popular listo a vivir más aventuras.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.