Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1989/10/23 00:00

EL MANUAL DE ITALO

A lo largo de seis ensayos Calvino analiza las prioridades del escritor del siglo XXI.

EL MANUAL DE ITALO

"Seis propuestas para el próximo milenio", Italo Calvino Ediciones Siruela, Bogotá, 1989. 196 páginas.

El 19 de septiembre de 1985 un fulminante ataque al corazón sorprendió a Italo Calvino en su mesa de trabajo. Los meses que precedieron su muerte los había dedicado a una tarea que lo obsesionaba: la composición de una serie de seis conferencias que proyectaba dictar en la Universidad de Harvard, en la famosa cátedra de las "Charles Eliot Norton Poetry Lectures". Cuando murió el escritor italiano, Esther Calvino encontró en la mesa de trabajo, listas para el viaje, cinco de las seis conferencias que leería en Harvard. "Seis propuestas para el próximo milenio" había titulado en forma general estas reflexiones sobre literatura y que compendiaban los valores que Calvino recomendaba como cualidades esenciales en la literatura del próximo milenio.

De esta manera esas conferencias han quedado para la posteridad como punto focal, en el cual Calvino enfocó e iluminó los temas literarios de su preferencia. Inevitablemente no se puede dejar de ver en ello un autentico testamento literario. De hecho, esta secuencia de reflexiones constituye un balance formidable de sus gustos y afinidades literarias.

Es también un resumen de sus ideas acerca del oficio del escritor que se impone al lector como un apasionante documento y un argumento, tan lúcido como vehemente, en favor de la experiencia literaria. Los cinco temas que componen el libro en el que se convirtieron las conferencias, están definidos cada uno por medio de una sola palabra: Levedad, Rapidez, Exactitud, Visibilidad y Multiplicidad. Cada palabra encierra un sentido preciso y en expansión: designan los valores o cualidades que en la literatura tienen para Calvino una gran trascendencia. No podrá decirse que cada conferencia, cada texto, sea un orbe cerrado. Más bien conforman continentes separados pero pertenecientes a un solo universo. Necesariamente unos texos se comunican con los otros a traves de las alusiones que multiplican la continuidad temática, encadenando las conferencias en un solo devenir, el libro. En el itinerario que traza su lectura reencontramos a Calvino como el gran narrador que siempre fue, uno de los más importantes del siglo XX. No importa aquí que su exposición este impulsada por el movimiento propio del ensayo, inevitablemente el escritor hace de los temas literarios motivos ilustrativos que tan pronto son argumentos de su reflexión como materia puramente narrativa.

No es fácil encontrar estos dos aspectos tan armoniosamente conjugados, tan sabiamente desarrollados; probablemente no se trata de las cualidades innatas del escritor, más bien un logro buscado en forma consciente y sin duda alcanzado con plenitud. En el movimiento mismo de su escritura está esa tensión y más allá de este límite su propia confesión. Y es que Calvino no pertenece a la escuela de los escritores herméticos. Su narración y su argumentación tienen la transparencia del cristal, quiere hacer comprender hasta el último detalle.

Entonces le descubre al lector el trasfondo de sus ideas, como abriendo la visión de un vasto paisaje, del cual él sustrae su figura con admirable discreción. Transparencia y sencillez pero tambien profundidad en las ideas, audacia en las interpretaciones y una erudición literaria que derrota la generalizada ignorancia.

En estas "Seis propuestas" Calvino no se inscribe dentro de ninguna vanguardia o posmodernidad, pero en ellas se descubren ideas y asociaciones que son absolutamente modernas.

Bajo el impulso de la palabra original, "Levedad", "Rapidez", etc., Calvino crea todo un arte combinatorio con el cual organiza su orden expositivo en forma tan brillante como el más sabio narrador de historias. No podía ser de otra manera, una de las pasiones de Italo Calvino estuvo relacionada con el hecho de comprender a través del cuento, y también de sus análisis, esa mecánica literaria, aparentemente tan simple pero a la hora de su composición tan difícil de alcanzar, como es la que hace posible una buena narración. De aquí que el placer de la lectura de "Seis propuestas para el próximo milenio" sea múltiple. Si el lector común disfruta su lectura, el curioso de la literatura y del mundo de las letras duplica su placer. Por la riqueza de sus referencias, el libro resulta como un pequeño manual de erudición que amplía sus alcances en el límite de su escritura:
allí es como otro manual donde el lector curioso puede entrever ciertos secretos del arte de la narración. Calvino no oculta sus secretos, los ofrece al lector al confiarlos al movimiento de sus búsquedas en pos de nuevas formas estilísticas. Desde luego, este no es sólo un libro importante por su forma, tan acabada, los temas de fondo son el testimonio de una inteligencia aguda y de la posición de un hombre de letras profundamente comprometido con su tiempo. Posición que se traduce inequivocamente en los argumentos que como propuestas aconseja Calvino para el próximo milenio .-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.