Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/1/2015 6:00:00 PM

El nuevo boom de las películas eróticas

El éxito de '50 sombras de Grey' demuestra que algo está pasando en la pantalla grande. El sexo sin tapujos, eclipsado del cine en los últimos años, vuelve pisando fuerte y anuncia un cambio de paradigma.

El libro de E. L. James no es una obra de arte, pero inspirada en la saga Crepúsculo la autora encontró la fórmula ganadora escribiendo una historia abiertamente sexual. A efectos prácticos, poco importa la calidad de la prosa pues el fervor que ha despertado es la prueba de que supo apuntar donde era. Y lo mismo pasó con la adaptación cinematográfica que fue un triunfo en las taquillas.

Más allá de la movida comercial este fenómeno habla fuerte y claro de algo más profundo, y es que se avivaron las pasiones de un público ávido de algo que pareciera, a sus ojos, transgresor, o al menos modestamente erótico.

El leitmotiv de la historia es la relación sadomasoquista entre los protagonistas. Y eso, en un mundo aseptizado en donde la sexualidad del cine de los años setenta y ochenta fue desplazada del séptimo arte a la pornografía barata, y hecha a un lado por censuras más o menos tácitas, era una victoria segura.

Si algo está claro es que se perfila una nueva era en donde el tema de la sexualidad ya no será usado únicamente como instrumento de mercadeo, en publicidades provocadoras de lánguidos cuerpos semidesnudos – y estáticos.

Con la llegada de internet desde principios de los años noventa pareciera que con la facilidad y la sobreoferta de sexo en la red bajo todas las formas posibles e imaginables, Hollywood se quedó corto y en vez de atreverse a mostrar lo real, se ha dedicado a vender fantasmas. El tema que según Casanova era el único tema por excelencia nunca ha desaparecido de la pantalla grande, pero ha habido una evolución significativa en cuanto a lo que se considera sexualmente aceptable.

Sin embargo, en la última edición del festival de Cannes el director francés Gaspar Noé salió de la presentación de Love entre ovaciones de los asistentes. Noé le apostó a hacer una película de sexo explícito en 3D mostrándolo tal y como es: erotismo puro, palpable, humano, poco glamoroso y a veces absurdo. Y en muchas escenas, sin simulaciones.

No es la primera vez en que el reconocido director de Irreversible y Enter the Void da de qué hablar. Ya había chocado al público por la crudeza con que mostró una escena de violación en pleno París, en Irreversible, y hecho un despliegue de creatividad memorable ambientado en las calles de Tokyo en Enter the Void, pero esto es otra cosa. Y se inscribe dentro de una corriente de ‘liberación sexual’ en el mundo del entretenimiento.

Desde la serie Girls en donde se ve a la protagonista desnuda con su cuerpo de carne y hueso en performances sexuales de lo más diversas, hasta en películas como el thriller erótico del controvertido director de Hostal, Eli Roth, Knock Knock. En el 2013, Nymphomaniac de Lars Von Trier llegó con mucha expectativa pero decepcionó al público que esperaba, justamente, menos ropa y más acción.

Sin embargo, esta tendencia no es endémica del mundo del espectáculo pues refleja una transformación de fondo en la sociedad.

El cambio de sexo de Caitlyn Jenner fue noticia mundial y contó con un apoyo popular mucho mayor de lo esperado. Lo mismo pasó en Colombia con la posibilidad de cambiar de género con un sencillo papeleo.

Movimientos como Free the Nipple han tenido una gran acogida en internet, denunciando la hipersexualización del cuerpo femenino y la censura de sitios como Instagram a través de una campaña en donde miles de mujeres suben fotos de ellas con los senos al aire.

Y el jueves pasado, el fallo histórico de la Corte Suprema de los Estados Unidos con respecto al matrimonio homosexual tumbó uno de los tabús más anclados de nuestra sociedad.

Se avecina un cambio de paradigma en la sexualidad humana, y la reaparición del sexo real en las pantallas es un buen indicio de esto. “Todo viene por ciclos”, asegura Roth, “el erotismo en el cine está de vuelta y viene por la puerta grande”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.