Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1994/07/11 00:00

EL PERIODICO

Con un excelente reparto, una acertada visión de lo que sucede en un diario en 24 horas.

EL PERIODICO

EL TITULO LO DICE todo. Se trata de contar lo que pasa en un periódico en 24 horas. Para lograrlo, el director Ron Howard, artífice de Un horizonte lejano y Cocoon, trabajó sobre un pulido guión elaborado por David Koepp, el mismo de Carlito's Way, La muerte le sienta bien y Jurassic Park. Koepp, a su vez, contó con la colaboración de su hermano Stephen, editor político de la revista Time, para escribirlo.

Tal vez por eso el libreto es tan acertado en la manera de abordar la cotidianidad del periodismo. Aunque con algunos lugares comunes -como el de recalcarle al espectador que ante todo el periodista tiene que ser un apasionado de su profesión para aguantarse el infierno de una redacción todos los días-, la película tiene la virtud de contagiarle al público el frenético ritmo de un periódico. Y no sólo desde el punto de vista laboral.
Protagonizada por Michael Keaton -quien está logrando quitarse de encima el peso de ser Batman para buscar ser reconocido por papeles más meritorios-, Glenn Close, Marisa Tomei y Robert Duvall, El periódico logra mezclar con buen tino, en tan sólo 24 horas de tiempo interno, la vida laboral de los personajes y la intimidad de cada uno de ellos. Porque en ese solo día, aparte del trabajo cotidiano, están en juego ascensos, envidias y dramas familiares. En realidad, alrededor de la consecución de una chiva -tema central de la película- giran múltiples historias que no hacen otra cosa que enriquecer la angustiante anécdóta de un día de reporterismo.

A pesar de que algunos especialistas afirman que resulta un tanto especializada para un público que no está familiarizado con el oficio, lo cierto es que, haciendo a un lado el excelente reparto, no se necesita estar involucrado en la profesión para dejarse llevar por el vertiginoso ritmo de la película, quizás el mayor acierto del director.


EL RETORNO DE LA BELLA
DESDE QUE SE LA VIO TRANSFORmada en una musculosa heroina en la segunda parte de Terminator, Linda Hamilton no habìa aceptado ningún trabajo para la pantalla gigante. A pesar de la popularidad que le representó haber caracterizado a la perseguida Sara Connors, al lado de Arnold Schwarzenegger -en las dos supertaquilleras películas-, y hacer el papel protagónico de la serie de televisión La bella y la bestia, la actriz habìa preferido aislarse en la tranquilidad de su hogar para cuidar de su hijo, nacido del romance que sostiene desde hace rato con James Cameron, director de Terminator I y II.
Sin embargo, la atracción por las cámaras ha ganado nuevamente y Hamilton se prepara para interpretar su primer papel en dos años. Se trata de la película Separate Lives, que dirigirá David Madden. La actriz hará el papel de una mujer de vida doble que se ve envuelta en un asesinato. Su compañero de reparto será James Belushi. A pesar del reparto, la película posee un error imperdonable: no tiene historia.


EL GUARDAESPALDAS Y LA PRIMERA DAMA
KEVIN COSTNER le enseñó al mundo, en una de las peores películas de su año, cómo debía ser el prototipo del guardaespaldas: un apuesto, solitario, rudo y riguroso hombre para quien la violación de las reglas es el mayor pecado del ser humano. Clint Eastwood dio también su propio ejemplo sobre el oficio -más serio que el anterior, por supuesto- en su película En la línea de fuego.

El turno le ha tocado ahora a Nicholas Cage, el sobrino del director Francis Ford Coppola, de aparecer en pantalla convertido en un agente del servicio secreto de seguridad de Estados Unidos en El guardaespaldas y la primera dama.

Dirigida por Hugh Wilson, se trata de una comedia sobre las difíciles relaciones entre un prometedor y eficiente guardaespaldas de la Casa Blanca y una caprichosa primera dama en retiro que hace recordar vagamente a Nancy Reagan (Shirley MacLaine). Aunque su reparto es atractivo para el espectador, la película no tiene historia. Por tanto, no se puede esperar mucho de su nudo y menos de su resolución. El público debe conformarse con una típica comedia de vacaciones, a la que se va sin ninguna otra pretensión que pasar el rato. Pero aun así, la frustración puede ser grande.


AL MEJOR POSTOR
WOODY ALLEN ya ha puesto a rodar su próximo filme. Y como ya es costumbre, se trata de una comedia -esta vez romántica- que tiene por locación la ciudad de Nueva York. La película, que lleva por titulo Bullets of Broadway, es al parecer una bella reminiscencia de los años 20.
En esta oportunidad Allen ha escogido un reparto poco conocido: Mary Louise Parker, Chazz Palminteri y Jennifer Tilb, entre otras cosas por la crisis económica que atraviesa por los estruendosos fracasos en taquilla de sus últimas pelìculas, Misterioso asesinato en Manhattan, Maridos y esposas y Sombras y niebla, que acabaron con su contrato con la distribuidora TriStar.
Lo irónico es que el excéntrico director ha decidido no mostrar su película a nadie, para vender por puja los derechos de su filme al mejor postor.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.