Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/7/1985 12:00:00 AM

"EL PEZ EN EL ESPEJO"

Un espeluznante hecho real, el crimen de las Kaled, se instala en el dominio de la ficción por obra y gracia de la narración de Alberto Duque López.

El pez en el espejo. Alberto Duque López,
Editorial Planeta. Bogotá 1984.
En la madrugada del lunes de carnaval, un joven estudiante de medicina asesinó en Barranquilla brutalmente a tres mujeres indefensas en una residencia del barrio El Porvenir, en lo que se calificó como "el crimen local más espeluznante de los últimos tiempos". Las noticias relativas al crimen, las motivaciones del criminal y la personalidad de las víctimas y del victimario, fueron tejiendo por esos días una crónica dramática y oscura, a veces tan espeluznante como es usual encontrarla en las macabras novelas criminales.
Las noticias impresas, las crónicas periodísticas, fueron configurando toda una geografía desolada del crimen y del criminal. Desde este mismo litoral Alberto Duque López entrevió en el macabro suceso la posibilidad de retomar los hechos y a partir de allí crear, en esta perspectiva, una novela, "El pez en el espejo" (Editorial Planeta, 1984). Se tiende a pensar generalmente que la más inmediata relación que uno puede establecer entre literatura y realidad, es aquella que consolidó Truman Capote con "A sangre fría", un relato que surge de un hecho real: relato verídico de un triple asesinato. Pero después de recorrer las primeras páginas de la novela de Duque López se comprende que se trata ya de una taxonomía de otro estilo. Truman Capote, y después de él quienes han cultivado el género de la novela real, reconstruyen en lo posible los hechos tal como debieron suceder, a través de entrevistas, diálogos, cartas y testimonios. Es el método y la forma con que la novela real ha de mantener su sangre fría ante los hechos relatados pues se trata también de impedir verse arrastrado por las intermitencias personales de las interpretaciones subjetivas del escritor. Ese rigor narrativo es, naturiodistas para volver sobre el macabro escenario, por otra parte orienta su proyecto literario en una dirección menos documental. Duque López busca la creación de "una novela que forme parte de la simple ficción" y cuya relación con la realidad "corresponde a la libre interpretación del autor". No es, pues, "El pez en el espejo" una reconstrucción minuciosa y patética del crimen de las Kaled. Aunque estos hechos están obsesivamente presentes a lo largo de la novela, nunca acaban de salir a plena luz, se diluyen fugitivos, envueltos entre sombras hacia otras regiones de la narración. De hecho la construcción de la novela obedece a un plan literario asumido con enorme libertad artística. La narración cambia incesantemente de un punto de vista a otro, pero la propia voz del narrador, es lo que comunica una creciente tensión de suspenso a sus páginas. Unas veces quien relata los hechos es el propio criminal, en la novela llamado Sebastian, otras su madre, otras las víctimas que saliendo espectramente de su inmovilidad yacente recobran por momentos la vida, con el dolor de la muerte, en una angustiosa búsqueda que realia el autor tras los ámbitos donde la novela se exaspera. El narrador -los narradores- van haciendo girar los hechos como en un carrusel de espejos, que va capturando un lenguaje con la movilidad lírica de quien se ha arriesgado a recomponer con la sola luz de la intuición, los sentimientos, los movimientos psíquicos, la condición violenta y el desmoronamiento de unas vidas.
Si la diversidad de planos en que se desarrolla la novela nos remite a la imagen del confuso caos de una memoria atormentada, la unidad estilística de la narración nos pone ante un hecho estético evidente: el conjunto de la obra va ensamblando su propia coherencia, episodio tras episodio, bajo la noción de una compleja estructura cinematográfica. No en vano el autor a lo largo de los años ha desplegado una labor apasionada y afirmativa en el campo de la crítica cinematográfica. Así no es raro que en la novela surjan como sombras, de entre sombras, los personajes y los mitos cinematográficos. La alteridad entre lo real y lo imaginario que se da en los saltos súbitos y frecuentes es lo que conduce inexorablemente al lector a aferrarse al libro hasta la última página, no sin cierta angustia. Duque López con "El pez en el espejo" ha sabido tocar una fibra sensible de nuestra curiosidad. Podríamos decir que la eficacia de la escritura de Alberto Duque no radica en su capacidad para crear un retrato preciso, realista, sujeto a los principios clásicos de composición literaria, a los juegos de luz y de sombra, de perspectiva: no, aquí se trata más bien de una larga serie de esbozos que van definiendo con premura los diferentes rasgos de las diferentes realidades en que se disuelven y se suceden los personajes, siempre en el limite mismo del suceso central: el asesinato de las tres mujeres.
Alberto Duque no justifica el crimen, pero al explicarlo como consecuencia de una fantasia mística, lo que hace que escape a un orden estrictamente moral, quiere comprenderlo como parte de un fenómeno más vasto, el trastorno en el equilibrio entre el hombre y el poder sobrenatural de lo sagrado, que se vuelve nefasto: el poder que tiene la muerte en el sacrificio que la ilumina. Aunque el término "psicópata" puede explicar en los prontuarios de los jueces y en los diagnósticos de los psiquiatras la conducta del criminal, la novela de Duque López busca deliberadamente invalidar la reducción de una compleja cadena de acontecimientos, internos y externos, a la razón de un sólo término que limita y que ordena: psicopatía. Quizás por esto mismo Alberto Duque López eligió el recurso entrecortado y sinuoso de su escritura, una escritura móvil que rescata del fondo confuso la confesión del criminal y su implícito deseo de ser absuelto, aunque jamás pase por lo incondicional que hay en todo arrepentimiento.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?