Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/11/1989 12:00:00 AM

EL PLACER DE LEER

La literatura erótica, el boom de los últimos años.

Desquiciado por la soledad de la isla donde lleva varios años después del naufragio, el marinero Robinson Crusoe apela a varios animales para satisfacer sus impulsos sexuales y así, sucesívamente y en medio de escenas dolorosas, ridículas y pintorescas, viola cabras, lirones, loros, gatos, monos y otras bestias, mientras se entrega a las alucinaciones sexuales más extravagantes. Sucio y con los ojos extraviados en sus recuerdos echa mano de los burdeles de Londres y de todas aquellas sensaciones que tanto tiempo despues ya comienzan a desdibujarse y mezclarse. Descubre alimentos que lo excitan más, inventa fórmulas para que sus copulaciones bestiales sean más placenteras, recuerda la piel de las mujeres que fueron suyas, las idealiza, las deforma, las suplanta con la piel de los animales que lo rodean y le temen. Poco a poco se va mimetizando con su zoológico sexual, husmeando como un perro, comiendo como un cerdo, bebiendo como un buey, vagando desnudo y tostado bajo el sol y la lluvia, chillando de miedo o gozo, hasta cuando una mañana, justamente a los 19 años de haber recalado en esas playas donde a veces encuentran huesos humanos, que han sído devorados por los caníbales que habítan al otro lado de la isla; 19 años después de estar buscando la satisfacción con los animales y con sus recuerdos ya distorsionados, descubre que no esta solo: arrodillado ante él se encuentra el muchacho a quien bautizará Viernes y con quien su vida sentimental y erótica sufrirá una transformación completa.
Estos incidentes forman parte de la novela "La vida sexual de Robinson Crusoe", escrita por el periodista francés Michel Gall, redactor de París Match, y quien durante más de 30 años soporto la prohibición de su libro en numerosos países, asustados por la forma explícita, candida y salvaje como el autor cuenta lo que el narrador original, Daniel Defoe, supo omitir en 1720, cuando todos los editores rechazaron su manuscrito y lo vieron morir en la miseria, sin saber que su historia se convertiría durante varios años en el segundo best seller después de la Biblia.
"La vida sexual de Robinson Crusoe" forma parte de una interesante coleccion llamada "La fuente de jade", editada por "Alcor", una casa española dedicada a descubrir autores y libros novedosos en distintos campos del pensamiento. Uno de esos descubrimientos es el Nobel egipcio, Naguib Mahfuz, de quien ha publicado "El callejón de los milagros","Hijos de nuestro barrio" y "Entre dos palacios".
Otros títulos de esta narratíva erotíca son "Las alcobas del silencio", de Antoine Mantegna; "Joy", de Joy Laurey; "El espectador anónimo", de Fleury Merogis; "PIacer de amor" y "La alegría de amar", de AnneMaríe Víllefranche; "La iniciación de Vivant Lanon", de Mark Cholodenko; "El nido de la oropéndola", de Ariel Volke, y "Las veladas del general", de Philippe de Jonas, entre otros libros.
Lo cierto es que se está dando un curioso y renovado boom de la literatura erótica en todos los idiomas mientras un clásico como "Lolita" (reeditado en Colombia por Arango Editores) sigue despertando el interés de nuevas generaciones de lectores, el aficionado a este género puede sentirse estimulado con estos títulos de "Alcor", que íncluyen todos los excesos, todas las perversiones, todos los refinamientos, todas las pesadillas y todas las variaciones, con relatos que cuentan, por ejemplo, lo que ocurre en esa casa donde un general retirado, su esposa, una hija de 17 años, otra de 14, un hijo de 12, una criada, una cocinera, un empleado y un demonio empedernido, ejercen todas las variaciones del incesto en un clima de amoralidad y humor negro que impresionan a muchos lectores. O la historia de un estudiante llamado Clay, quien realiza un viaje por la Norteamerica de los años 30 de la mano de Stella, una pervertida que mantiene un grupo de mujeres sádicas que marcarán para siempre al muchacho. O el recuento de lo que pasa cuando Vivant Lanon, un adolescente de 17 años, es inducido al sexo por una mujer mayor, amiga de su madre, a orillas del mar y rodeado por un grupo de orgiásticos amigos. O la historia de esa muchacha tan hermosa y tan deseada, llamada Joy, quien a los 22 años es la modelo mejor pagada, la actriz de cine más buscada por los productores, el cuerpo que más aparece en las revistas y la televisión y, sin embargo, como lo confiesa en esta autobiografía que lleva su nombre, que significa placer, ya esta desencantada de todo, especialmente del amor y del sexo.
También aparece la historia convulsa de uno de los personajes más típicos de este género literario, el voyeur, el observador escondido, el mirón que poco a poco se ve envuelto en los mismos juegos que observa desde un sitio hasta donde llegará otro personaje siniestro, y también el lector se topa con el mundo creado por AnneMarie Villefranche, supuestamente una autora de principios de siglo, bajo cuyo nombre escribe una estupenda narradora como Jane Purcell y, finalmente, habría que recomendar "Las alcobas del silencio", que contiene estos elementos morbosos: Venecia, principios de siglo, un personaje salido de la corte de Pu Yi, adictos al opio, homosexuales, millonarios y pervertidos que merodean las abandonadas iglesias venecianas.






¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?