Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1988/10/03 00:00

EL PODER NEGRO

Con "Los colores de la fama", la historia de un futbolista, RCN aspira a meter un gol en la televisión colombiana.

EL PODER NEGRO

Se trata de un experimento novedoso. Aunque en Colombia se habían hecho telenovelas como "Gallito Ramírez", sobre la vida de un boxeador, y "El Faraón", que mostraba la historia de un ciclista, nadie se había decidido a hacer algo similar con el fútbol, el deporte más popular en el país. Ese es el reto que aceptó la programadora RCN, que apartir del marte 30 de agosto, a las 8 y 30 de la noche, comenzó a presentar su dramatizado "Los colores de la fama" sobre la vida de un futbolista, Víctor Carabalí, quien bien podría ser la historia de estrellas como Willington Ortiz o Carlos el "Pibe" Valderrama.

Todo comenzó cuando la programadora buscaba un remplazo para su serie "Destinos cruzados", que estaba próxima a terminar. Fue entonces cuando el alto mando de la programadora se puso en contacto con el director Pepe Sánchez, el indiscutido número uno de la dirección de televisión en Colombia, que ya había conseguido grandes éxitos con dramatizados como "Brillo" y "Vivir la Vida", que contaban historias cotidianas y simples. La propuesta consistió en llevar a la pantalla la novela "Los colores de la fama", del escritor boyacense Fernando Ayala Poveda, que narra la vida de un futbolista pobre, que busca llegar a ser una estrella del deporte. Luego de leer la obra, escrita a manera de epistolario, Sánchez se reunió con el autor para buscar la mejor manera de hacer la adaptación, y estuvieron de acuerdo en que era necesario introducirle algunos cambios a la trama original para hecerla mucho más real y ajustarla al medio colombiano.

f Es así como los televidentes podrán ver la historia de una familia negra, que llega a la capital huyendo de la pobreza del Pacífico, con un pequeño hijo que buscará en el fútbol un solución a su pobreza. Víctor Carabali, como cualquier René Higuita, tendrá que superar la hostilidad del medio para poder surgir. Se enamorará de la hija del hombre que patrocina el equipo en el que juega, soportará los desplantes de su familia y, por otro lado, tendrá un hijo con una muchacha de su misma clase con la que nunca se casará. Muchos años después, cuando una lesión trunque abruptamente su carrera, Víctor se dedicará a entrenar a un grupo de jóvenes futbolistas en el que se encuentra, sin que él lo sepa, ese hijo del que se había olvidado. La serie se desarrolla en barrios del sur de Bogotá, como el Olaya y el San Carlos, en los que Victor será testigo de la lucha por sobrevivir de su padre, Domingo Carabalí -un clarinetista que toca en los bares del sector-, y de su madre quien se dedica a atender una tienda y a vender las cocadas que ella misma prepara.

ELENCO GOLEADOR
El primer problema con que se enfrentó Sánchez a la hora de conformar el elenco, fue el de encontrar actores negros para los papeles principales. En el caso del protagonista, éste no sólo debía tener idea de actuación, sino que debía ser un futbolista.
La programadora entró en contacto con el jugador del Santa Fe, Sergio "El Checho" Angulo, pero el contrato no se pudo realizar por los compromisos que tiene el equipo bogotano en el campeonato profesional.
Los directivos decidieron mirar entonces en los equipos de segunda división. Tanto Pepe Sánchez como su esposa, Jenniffer Steffens (quien hace el papel de Margarita Garay, la hija del dueño del equipo de quien se se enamora Victor), se acordaron de Oscar Borda, un morocho de 21 años que habia jugado en la segunda división del Santa Fe y que tenia alguna experiencia en teatro callejero con el T.P.B. Borda, a pesar de no ser un actor profesional, cumplía con las condiciones y además, tenía una historia parecida a la del personaje que tenia que interpretar. Hijo de una familia pobre del sur de Bogotá, combinó sus estudios de bachillerato y de Educación Física en la Universidad Pedagógica, con la práctica del fútbol. Según le comento a SEMANA estuvo jugando con el Santa Fe hasta hace algún tiempo, cuando decidió retirarse del equipo "porque casi nunca nos pagaban y cuando lo hacían, los cheques salían chimbos".

Superado este escollo, se debía conseguir un actor negro, que tocara el clarinete, para que representara el papel de Domingo Carabalí, padre del protagonista, y a una mujer que hiciera el papel de la madre. Con este fin se trajo a los actores Leonardo Ponce, que venía actuando en el TEC de Cali, y Bárbara Perea, quien ya había actuado bajo las órdenes de Sánchez en varios de los dramatizados que se pasaron en el espacio "El cuento del domingo". La linea titular se completó con nuevos actores como Omar Castro y Adriana Moreno, que están respaldados por figuras de amplia trayectoria como Vicky Hernández y Felipe González, quien regresa a las cámaras después de una prolongada ausencia.

No es la primera vez que este director echa mano de actores novatos para sus dramatizados. Esto, que aparentemente puede parecer un inconveniente, según Pepe Sánchez es viable "puesto que los actores representan papeles muy parecidos a su propia vida" y pueden hacerlo con bastante naturalidad. Además, en el caso de Borda, se dedicará a hacer lo que mejor sabe: jugar fútbol. Por primera vez en la historia de la televisión colombiana, se montarán partidos de fútbol para una serie. Para ello, la programadora ha conformado el equipo "Independiente del Sur", con jugadores de segunda división, que servirán para las escenas de juego que se filman en el estadio del barrio Olaya.

Esos son pues los elementos de la nueva telenovela de RCN, que tendrá una duración de 30 capítulos y un costo de 4 millones de pesos por cada uno, y en la cual, también por primera vez en la historia de la Tv. nacional, será protagonizada por una mayoría de actores negros que, como dice el mismo Borda, "dejarán esta vez esos papeles secundarios de porteros y delincuentes, para pasar a ser protagonistas". --

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.