Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/26/2006 12:00:00 AM

El poeta del viento

Esta semana comienza en la Casa de Poesía Silva la conmemoración del centenario del nacimiento de Aurelio Arturo, considerado el poeta colombiano más importante del siglo XX.

"En lo funda -mental, la poesía de Aurelio Arturo deriva del ámbito de su infancia y de su juventud. Transcurre, ante todo, en la vieja casa de sus padres, en los valles del sur, en los campos vecinos, en un mundo tan intensamente vivido y tan perdido, que el poeta nunca pudo escapar a su fascinación. 'Morada al sur' es, entre tantas cosas, un monumento de la nostalgia". Estas palabras de William Ospina, que hacen parte de su ensayo La Palabra del Hombre, introducen perfectamente al lector que aún desconoce la obra de Aurelio Arturo.

En efecto, Morada al Sur, el único libro que publicó y el cual tuvo inicialmente sólo 14 poemas y al que luego se le añadieron 19 más (sin contar con decenas de versos que permanecieron en el anonimato y que hace un par de años la Unesco dio a conocer a través de una completa investigación), es una constante referencia a la tierra donde vivió su infancia y su adolescencia: La Unión, Nariño. Los paisajes "donde el verde es de todos los colores", la enorme casa en donde creció, sus temores, su nodriza, y ese mundo de recuerdos en donde la alusión a la naturaleza y a lo erótico también es evidente: "Qué noche de hojas suaves y de sombras/ de hojas y de sombras de tus párpados, la noche toda turba en ti, tendida, palpitante de aromas y de astros".

Su poema Morada al sur, dividido en cinco fragmentos, describe ese mundo de belleza y de oscuridad. Por un lado, la casa: "Y aquí principia, en este torso de árbol, /en este umbral pulido por tantos pasos muertos, / la casa grande entre sus frescos ramos./ En sus rincones ángeles de sombra y de secreto". Por otro, poemas que dejan entrever el dolor por la muerte de su hermano y de su madre, esta última cuando el poeta tenía 18 años, hecho que lo llevó a marcharse de La Unión definitivamente, sumido en la tristeza, para Bogotá: "Oyéndote desde lejos, aun de extremo a extremo, / oyéndote como una lluvia invisible, un rocío./ Sintiéndote en tus últimas palabras, alta, / siempre al fondo de mis actos, de mis signos/ cordiales, / de mis gestos, mis silencios, mis palabras y pausas". Sólo volvería a Nariño a mediados de los años 50 a repasar esos lugares que inspiraron tantos versos. Ni siquiera aceptó volver en 1974, año de su muerte, cuando en la Universidad de Nariño le propusieron un homenaje.

Su obra fue muy corta en comparación con la de tantos otros poetas. "Esta obra no es sólo la más breve de nuestra literatura: es acaso también la única imprescindible en su totalidad, la única disfrutable palabra a palabra", escribió Ospina. Su nombre tal vez no resulte tan familiar como otros tantos poetas colombianos como José Asunción Silva, Porfirio Barba Jacob, León de Greiff o Eduardo Carranza, debido, en buena parte, a que su vida transcurrió lejos de la bohemia y de suicidios. Fue abogado, egresado de la Universidad Externando de Colombia, ocupó diferentes cargos, pero su verdadera pasión era la lectura: todas las noches llegaba a su casa en el barrio El Polo a leer durante horas y horas. Don Quijote de la Mancha permanecía en su mesa de noche y cuando alguno de sus cinco hijos lo sentían reírse solo en la habitación y se asomaban, era por eso: por las aventuras que inventó Cervantes.

Este 2 de marzo, en la Casa de Poesía Silva, William Ospina dará la conferencia Lectura de Morada al sur, a las 6:30 de la tarde. y también se abrirá la exposición Hojas llenas de hablas que abarcará manuscritos, fotografías e ilustraciones. El comienzo de la celebración del centenario del nacimiento de un hombre indispensable para la poesía colombiana: "He escrito un viento/ un soplo vivo/ de viento entre fragancias, entre hierbas/ mágicas; he narrado/ el viento; sólo un poco de viento".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.