Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/18/2015 6:20:00 PM

El regreso de los Amaral

SEMANA habló con los artistas Jim y Olga de Amaral sobre la obra de cada uno, el proceso creativo y su nueva exposición que estará en la galería La Cometa hasta el 2 de abril.

SEMANA: Háblenos de su nueva exposición.

Jim Amaral: Está compuesta por una serie de esculturas de bronce que yo llamo acertijos. ¿Por qué acertijos? Porque me gusta la palabra en español y en inglés y porque el espectador tiene el reto de resolver qué es lo que está observando.

Olga de Amaral:
Yo llevo trabajando el tejido varias décadas, pero aún queda más por explorar. Por ejemplo, sólo hablando en términos de los colores siento que tengo un sinfín de posibilidades. Esto se ve claramente en la muestra.

SEMANA: ¿Cuál es el uso que tiene el color en la obra de cada uno?

J. A.: Mientras mis dibujos están llenos de colores vivos, en mis esculturas pareciera que el color no varía. Eso no es del todo cierto. Yo utilizo una amplia variedad de ácidos para que el ocre adquiera tonalidades distintas. En unos casos se vuelve más rojizo y en otros tiende a coger una tonalidad azul. Todo esto, por supuesto, va cambiando con el tiempo.

O. A.: Yo juego mucho con los colores y sobre todo con el oro. Esa tonalidad me tiene fascinada. La luz y el brillo que tiene me permiten más campo de juego y además creo que tiene una espiritualidad muy particular. Tanto en el espectador como en el artista genera una cierta reverencia.

SEMANA: Más en detalle, ¿cómo es el proceso creativo de cada uno?

J. A.:
Yo solía hacer mis esculturas en cerámica pero cuando empecé a trabajar en Colombia en el año 59 sólo había una persona que fundía esculturas y no era muy buena. La cerámica no se puede dejar secar y a él muchas veces se le olvidaba y dañaba la pieza. Después de un tiempo decidí pasar al dibujo y ahí me quede muchos años. Luego volví a las esculturas pero ahora trabajo con cera. Utilizo las manos, cuchillos y soplete porque con el calor uno puede cambiar lo que quiera.

O.A.: Para mí el proceso creativo tiene algo de misticismo. Muchas veces me sueño con la mezcla de colores que debe tener una obra. No es algo que pueda explicar con claridad. Yo no he hecho lo mismo que Jim que pasa de la pintura a la escultura y luego otra vez a la escultura. Me he mantenido con la tela durante varias décadas pero no siento que esté estancada. Por el contrario cada obra que termino me hace pensar que todavía tengo mucho terreno por explorar.

SEMANA: Los dos son artistas y llevan varias décadas casados, ¿suelen aconsejarse en materia de arte?

J. A.:
No. Para mí el proceso creativo es muy personal. En esta materia cada cual va por su lado.

O. A.:
Como pareja compartimos muchas cosas pero en lo que al arte respecta cada cual anda en lo suyo. Además, la obra de Jim es muy diferente de la mía. La de él tiene una intención.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.