Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/13/1995 12:00:00 AM

EL REY DEL POP

Pittsburg, la ciudad de Andy Warhol, rinde homenaje a su memoria con un extraordinario museo que lleva su nombre.

SETENTA Y TRES mil pies cuadrados distribuidos en ocho niveles de gran amplitud albergarán, a partir del presente año, la más extensa colección de arte de Andy Warhol, la inmortal figura del pop norteamericano. Esta, por sus proporciones, diseño e intenciones, ha sido considerada como una de las obras que, desde el arte, saluda al nuevo siglo, y un modelo que posiblemente seguirán otros museos en el futuro.
En una apariencia de grandes bodegas industriales se han reunido más de 3.000 obras (provenientes de diversas colecciones y de millonarias donaciones) trabajadas por este artista, entre las que se encuentran muchas de sus imágenes más conocidas y otras que hasta el momento no hábían sido presentadas al público, contextualizadas en el ámbito de sus gustos, sus colecciones personales, de algunos de los bienes y objetos que lo acompañaron en vida y, lo que es más importante, en medio de una constante referencia al ambiente de industria y tecnología de Pittsburg, ciudad donde nació y pasó su juventud.
Con una muy novedosa distribución de las obras, los curadores del museo buscaron que en cada una de las salas el público visitante pudiera entender, en una atmósfera ilusoria, las condiciones que dieron lugar al innovador trabajo de Andy Warhol y de crear, a partir de él, nuevas interpretaciones de la historia del arte moderno.
Se hace evidente en el edificio de 1911, que con ayuda de la tecnología y de un diseño de gran contemporaneidad se convirtió en el Museo Warhol, que un artista de la década del 60 hubiera encontrado en el mundo del diseño gráfico y en los medios de comunicación nuevas posibilidades para la expresión del arte.
Las paredes de entrada al museo y de cada una de las salas exhiben papeles de colgadura trabajados por Warhol. Algunos representan su conocidísimo rostro, otros el de la popular Jackie Onassis y otros, la publicitaria imagen de una vaca. En medio de ese ambiente de cartel y masificación se distribuyen las monumentales y pequeñas obras, en las que también desarrolló, apoyado en las diversas técnicas de las artes industriales o tradicionales, el mismo interés de acudir a la contemporaneidad y a los recursos más inmediatos para ampliar las fronteras del arte.
A pesar de las críticas que hasta el momento han recibido los curadores, porque en ocasiones la distribución de las obras es asfixiante o porque es obvia o agotadora, muchos de sus propósitos se han cumplido. Lograron, como lo pretendían, hacer comprender a Warhol en su salsa, han ofrecido una gran cantidad de sorpresas curatoriales que mezclan con recursos nostálgicos, así como una nueva imagen del museo. Además han triunfado en su planteamiento, de recontextualización de Warhol, y de su trabajo mismo. Para ellos, este fue uno de los primeros en anunciar caminos alternativos para la pintura en un momento en que ésta, por la insistente presencia de la imagen publicitaria, por la aparición constante de técnicas de reproducción mecánica y por el cansancio de los lenguajes abstractos, parecía morir.
Una de las conclusiones claras cuando se visita el museo es que Warhol fue un gran pintor, no solo un conceptualista, sino un artista que, como muchos en la historia, se fascinó con la creación y con las posibilidades expresivas del color, además de que ideó su propia imagen y la de su tiempo, que aunque se basa en otras conocidas, solo puede identificarse como imagen warholiana.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.