Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/7/2009 12:00:00 AM

El sustituto

Clint Eastwood recrea, con su sencillez de maestro del cine, una historia insólita que abrumó a Los Ángeles en 1928 *** 1/2

Título original: Changeling.
Año de estreno: 2008.
Dirección: Clint Eastwood.
Actores: Angelina Jolie, John Malkovich, Michael Kelly, Jeffrey Donovan, Colm Feore, Gattlin Griffith, Devon Conti.

Dirige Clint East-  wood. Lo que significa que se verá una bella producción compuesta por imágenes sencillas, melodías modestas e interpretaciones contenidas. Y que el protagonista del relato, un ser humano que busca, sin saber, la redención, se enfrentará cara a cara con un grupo de abusadores despiadados, y que lo hará, que se resistirá a seguir viviendo en un mundo sometido, porque así podrá deshacerse, de paso, de un pasado que ha cargado como una roca sobre la espalda. Tengan la seguridad de que eso sucederá en este largometraje. Así han sido, desde hace 37 años, las obras filmadas por ese héroe icónico (el vaquero indescifrable de la trilogía de Sergio Leone) que un día decidió convertirse en el narrador de la aventura. Así es todo el cine de Eastwood. Y es una maravilla. Porque sólo ciertos cineastas se ganan el derecho a que veamos sus películas como capítulos de una gran historia por entregas.

Este nuevo episodio se titula El sustituto. Y es una pesadilla que ocurrió en la realidad. Pocas veces, de hecho, ha sido tan útil la frasecita aquella que aparece antes de que empiece todo: “basado en una historia verdadera”. Pues ¿quién podría creer, si no le dijeran “juro por Dios que así pasó”, que en agosto de 1928, a pesar de todas las evidencias, la mezquina Policía de Los Ángeles quiso hacerle creer a una telefonista llamada Christine Collins que el niño que le estaban entregando sí era el hijo que había perdido cinco meses antes? ¿Quién podría soportar, si no hubiera sucedido así punto por punto, la tragedia de una madre soltera que por enfrentarse a la corrupción de toda una ciudad fue encerrada en un horrendo manicomio?

Yo creo que nadie. El propio J. Michael Straczynski le adjuntó a su guión recortes de prensa de la época para probar que no le estaba inventando giros sensacionalistas a la historia.

La anécdota de El sustituto es de no creer. Pero el estilo del cineasta Clint Eastwood permanece imperturbable. No se deja llevar por efectismos ni se pierde en grandilocuencias. Filma la época con una belleza inusual, sin duda alguna, pero no cae en la tentación de documentarlo todo. Recrea los hechos con la paciencia, con la minuciosidad, con la sequedad del Truman Capote que redactó A sangre fría, pero en verdad le preocupa la suerte de esa mujer desesperanzada (interpretada dignamente por Angelina Jolie) que ha sido testigo de los peores horrores del mundo: que se ha visto obligada a notar, igual que tantos personajes de Eastwood, que este lugar está poblado de monstruos, de familias locas, de enemigos de la vida que quieren impedir la juventud.
El sustituto es un escalofriante caso de la vida real. Pero es, sobre todo, una parábola que deja una enseñanza devastadora: se gana el derecho de morir en paz, año por año, quien deja constancia de que no le parece justo que el mundo sea el infierno.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.