Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/20/2015 3:00:00 PM

“El Teatro Colón no ha incurrido en sobrecostos”

La semana pasada el crítico musical y arquitecto Emilio Sanmiguel le hizo fuertes reparos al ‘nuevo’ Teatro Colón. Alberto Escovar, director de Patrimonio, defiende la obra.

A finales de enero, Alberto Escovar fue nombrado como nuevo director de Patrimonio del Ministerio de Cultura. Uno de sus primeros retos, entre otros, ha sido ponerles el pecho a las críticas que recientemente lanzó el arquitecto y crítico musical Emilio Sanmiguel a la restauración y remodelación del Teatro Colón. SEMANA habló con él.

SEMANA: ¿A ciencia cierta de cuánto fue la inversión para este trabajo de remodelación y restauración del Teatro Colón?

Alberto Escovar:
A la fecha se han invertido aproximadamente 55 mil millones de pesos en tres etapas.

SEMANA: ¿Qué comprendía esta primera etapa y qué costo tuvo?

A.E.:
En la primera etapa, que comprende la restauración del teatro estrictamente hablando, se realizó su reforzamiento estructural y se intervino la platea, los palcos, la ornamentación en yeso, la pintura mural y se intervino en general toda la obra mueble. La inversión total fue de 13.391 millones de pesos. Esta intervención, que culminó en el 2011, fue realizada por el arquitecto Max Ojeda y obtuvo en 2012 el Premio Nacional de Arquitectura en la categoría de recuperación del patrimonio.

SEMANA: ¿La segunda en que consistió?

A.E.:
Esta se desarrolló entre el 2011 y el 2015 y en ella se actualizó y modificó la caja escénica, procedimiento semejante al que se ha adelantado en otros teatros del mundo como La Scala en Milán. Se restauró también el telón de boca, obra del italiano Aníbale Gatti, y se realizó la compra y modernización de todos los equipos técnicos del teatro que incluyeron la mecánica teatral, sonido, iluminación y seguridad. El costo total fue de 31.436 millones de pesos.

SEMANA: Y hay una tercera…

A.E.:
Sí, mientras se desarrollaba la segunda etapa, se inició en el 2012 la tercera que incluye la ampliación del teatro y que permitirá dotarlo de todos los servicios complementarios de los que carecía y le permitirá convertirse en un verdadero teatro de producción. Se adquirieron algunos predios aledaños (teniendo como único insumo los avalúos entregados por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi), se realizó un concurso arquitectónico internacional con el apoyo de la Sociedad Colombiana de Arquitectos y se desarrolló al detalle el proyecto ganador. En este momento se está validando este proyecto por la interventoría y confiamos que podamos iniciar su construcción en el segundo semestre de este año. Esta etapa ha tenido un costo total de 10.265 millones de pesos.
 
SEMANA: ¿De dónde salió el dinero para este proyecto?

A.E.:
Esta inversión ha salido del presupuesto del Ministerio de Cultura.

SEMANA: ¿Quién se encargó del control de gastos?

A.E.:
Todos los contratos adjudicados para el desarrollo de las diferentes etapas del proyecto han contado con sus respectivas interventorías y supervisiones técnicas, administrativas y presupuestales tal y como lo exigen las normas de contratación estatal. Así mismo, la Contraloría General de la Nación ha auditado año a año al Ministerio de Cultura, entidad que ha puesto a disposición del organismo de control toda la información relacionada con el teatro.

SEMANA: ¿Cuáles eran los objetivos con este trabajo?

A.E.:
En términos generales restaurar el teatro, modernizar su caja escénica y sus equipos técnicos y ampliar sus servicios para convertirlo en el mejor centro cultural de Bogotá y del país. Al final, el Teatro Colón es el teatro de todos los colombianos.

SEMANA: Emilio Sanmiguel habla que hubo sobre costos en la obra…

A.E.:
El proyecto no ha incurrido en sobrecostos. Todas y cada una de las etapas se han desarrollado de acuerdo con los estudios previos y precios del mercado en cada una de ellas y han sido adjudicadas a través de procesos públicos.

SEMANA: ¿El equipo que adelantó el trabajo sí era el idóneo?

A.E.:
Sin duda. Las decisiones técnicas han estado soportadas en el acompañamiento de expertos nacionales e internacionales que asesoraron y asesoran cada una de las etapas. En lo relacionado por el arquitecto Sanmiguel, las decisiones contaron con el acompañamiento del arquitecto, escenógrafo y catedrático mexicano Alejandro Luna Ledesma, y la firma estadounidense Acustik. También se contó con la asesoría de los arquitectos y expertos como Guillermo Pedraza o la compañía holandesa especialista en teatros Theateradvies.

SEMANA: Se cuestiona la luneta, por innecesaria y costosa…

A.E.:
La intervención realizada en la luneta buscó mejorar la acústica y la isóptica del teatro. A simple vista se ve plana, pero tiene forma de cuchara para cumplir con las necesidades antes descritas, lo que técnicamente fue un gran reto constructivo. Se reemplazaron las sillas, que habían pertenecido al teatro Municipal, y se instaló en su lugar de nuevo la lámpara original del teatro, que milagrosamente aún se conservaba. No creo que la intervención allí realizada haya sido costosa o innecesaria como lo pueden constatar hoy en día los asistentes al teatro.

SEMANA: ¿Era necesario el cambio de fachada?

A.E.:
Sí, porque se exigía incorporar una rampa para permitir el ingreso de personas discapacitadas. En su lugar se planteó un atrio que aprovechando la inclinación de la calle 10 permite el ingreso directo de personas en silla de ruedas en su costado oriental. Este atrio facilita la entrada y salida de público, se abre directamente sobre la plazoleta Jorge Holguín y está protegido por la marquesina. Si bien es cierto que se modificó ligeramente la proporción de la fachada, la intervención se hizo por las razones antes expuestas.

SEMANA: ¿Qué tan inconclusa quedó la obra?

A.E.:
La primera etapa está completamente concluida. La segunda está prácticamente terminada y la tercera, que no afectará la programación normal del teatro y que incluye la construcción de sus áreas complementarias, se prolongará hasta el año 2018.

SEMANA: ¿Es cierto que ya hay goteras en el Colón?

A.E.:
No hay goteras. El 22 de marzo hubo una granizada excepcional que ocasionó la obstrucción de algunas bajantes de aguas lluvias, el consecuente desborde de las canales e ingreso de agua en un pequeño sector del teatro.

SEMANA: Se nota que hay un buen gasto en tecnología. ¿Era necesario?, ¿cuánto costó?

A.E.:
La tecnología del teatro era obsoleta y no tenía sentido restaurarlo y actualizar su caja escénica sin aprovechar para hacer lo mismo con todos sus equipos técnicos. En este rubro se han invertido $12.897 millones de pesos.

SEMANA: ¿Qué ventajas tiene este Colón frente al que había?

A.E.:
Será un teatro de producción, lo que quiere decir que se convertirá en una gran escuela para técnicos y artistas vinculados con la escenografía, la luminotécnica, el vestuario o la actuación. Por esa razón contará con laboratorios de luz y sonido, talleres de producción y tres nuevas salas. Una de ensayos para la orquesta sinfónica y dos más con capacidad para 600 y 250 personas. Tendrá así mismo salas de ensayo para danza, música y teatro, así como estacionamientos subterráneos, restaurante, tienda y cafetería.

SEMANA: No sé si a usted le corresponda responderla, ¿pero qué hay de cierto que Emilio Sanmiguel está vetado por el Colón y el Ministerio de Cultura?

A.E.:
El Ministerio de Cultura no ha vetado al arquitecto Sanmiguel ni a ningún ciudadano, así como tampoco establece vetos sobre procesos culturales y artísticos. Sanmiguel, por su destacada trayectoria como crítico musical y periodista, fue invitado a la reapertura del teatro en julio del año pasado, lamentablemente no pudo asistir, pero puede hacerlo cuando quiera. El Teatro Colón es el teatro de los colombianos y todos están bienvenidos a recorrerlo y asistir a las funciones que allí se programan. Siempre he leído con atención sus artículos en SEMANA, lo respeto y la verdad es que me gustaría mucho conocerlo y aprovechar para recorrer juntos el histórico teatro Colón y contarle sobre el que se está construyendo para afrontar el siglo XXI.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.