Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/11/2010 12:00:00 AM

El toreo de sillón de Antonio Caballero

En vísperas de la temporada taurina, se lanza este libro con las mejores columnas escritas por Antonio Caballero para la revista española '6Toros6'. Por Víctor Diusabá Rojas.

Si Antonio Caballero hubiera decidido ser torero, andaría -incluso a la hora de ir por el pan- a pasos lentos, como andan los toreros en el paseíllo, ese desfile en claroscuro de miedo y color con que se abren las corridas de toros.
 
Si Antonio Caballero hubiera decidido ser torero, vestiría de negro y azabache (negro esculpido en negro), tendría partida de nacimiento firmada por un notario de algún barrio gitano de Jerez de la Frontera, declamaría a medianoche más a Alberti que a Neruda (pero también a Neruda), y le sacaría secretos a la soledad.
 
Si Antonio Caballero hubiera decidido ser torero (¡que lo es!), se llamaría Rafael de Paula, con la diferencia de que no andaría jubilado, gordo y viejo, sino que estaría puesto en un cartel para torear este domingo que viene, ya sea en la Real Maestranza de Caballería de Ronda, en Andalucía, o en la monumental plaza de toros de Tuta (Boyacá).
 
Menos mal Antonio Caballero decidió ser Antonio Caballero y no Rafael de Paula. Porque, primero, Rafael de Paula es único y ha sido, es y será el torero de los sueños y de las realidades de Antonio. Y, segundo, gracias a que lo de Antonio es la máquina de escribir y no la muleta, uno puede leer este Toreo de sillón (Aguilar) y entender, una vez más, como si acaso fuese necesario, que el mundo de los toros es como el toro de lidia, infinito.
 
Toreo de sillón no es un libro de toros. O mejor dicho, para utilizar un recurso del propio Antonio, sí lo es, lo que, a la vez y por eso mismo, permite que no sea solo un libro de toros. Todo porque en este mundo del toro caben tantas cosas a la vez, quizá como ninguna otra actividad sobre la Tierra.
 
Así, a lo largo de 63 columnas escritas para 6Toros6, la más importante revista taurina española, alternan como toreros, de plaza en plaza, de bicho a bicho y de página en página: Orfeo y Hércules; El Quijote de Cervantes y la Armada Invencible de Felipe II; Picasso y Velázquez; Diógenes el físico y Ortega y Gasset; Góngora y Quevedo (perdón, las cosas como son: Quevedo y Góngora); Charles Stewart Rolls y Sir Frederick Henry Royce, los inventores del Rolls-Royce.
 
Bueno, ¿y de toros qué? Pues ahí, en un solo ruedo, ese de la inacabable memoria de buen aficionado de Antonio (se es aficionado antes que crítico), aparecen ellos: "Salta al ruedo un toro bravo. No sale: salta, despedido del túnel de chiqueros como un obús de la boca humeante de un mortero…".
 
Y los toreros pasan al tablero: Rafael El Gallo y Belmonte, de comienzos del XX; Manolete y Dominguín (el papá de Miguel Bosé, para quienes quieran enterarse), de los 50; El Cordobés y Ortega Cano, modelos 60 y 80; Joselito y César Rincón, de finales del siglo; Morante de la Puebla, y, por supuesto, José Tomás, los genios de hoy.
 
Y escribe de caballos, que también riman con toros: "Salió entonces Hermoso (Pablo, un rejoneador) cabalgando otro tordo casi blanco, que hacía quiebros como olas súbitas y tenía la crin salpicada de borlas negras como las de la redecilla de una manola madrileña".
 
Ah, sí, y escribe de mujeres, infaltables.
 
He aquí, en estas páginas, al otro Antonio Caballero, ese que disfruta hasta el placer al escribir de lo que sí le gusta. No aquel que lo hace sobre lo que no le gusta: "La política, tan innoble y tan inevitable como los toros son nobles y gratuitos", confiesa.
 
Lo hace Antonio con la sensibilidad que le saca alguna lágrima callada de emoción en el burladero de la Santamaría, cuando está en Bogotá, o desde la localidad en algún sitio donde se den toros. Con la discreción de siempre, la misma que lo hace el mejor compañero de lugar en una plaza de toros. Porque nadie puede saber tanto como para decir solo dos palabras a lo largo de la lidia de seis toros: "Hola" y "adiós", y luego irse a torear, no de salón (como hacen los toreros y aficionados, al viento), sino de sillón.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.