Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1999/11/01 00:00

EL VUELO DE ROLDAN

Una serie de 15 pinturas conforman 'A vuelo de pájaro', la más reciente exposición de Luis <BR>Fernando Roldán en la Galería El Museo.

EL VUELO DE ROLDAN

La muestra no es una ilustración de lo que puede ser un pájaro volando, ni tampoco intenta
representar el significado de la expresión 'A vuelo de pájaro'. El nombre lo eligió el propio Luis Fernando Roldán
precisamente porque existe una tendencia a explicarlo todo a la ligera. "Siempre quieren que explique mi obra
o mi vida 'a vuelo de pájaro' y es imposible. Es una expresión común, una constante. Sería bueno
cuestionarse si los grandes problemas del mundo se pueden resolver así", dice el artista.
La elección del nombre también corresponde a su objetivo: que el espectador pueda mirar la obra de arriba
hacia abajo, o viceversa, sin que llegue a encontrar nada específico. Su intención no es establecer una
secuencia con obras anteriores, pues no quiere volverse reiterativo, y las 15 pinturas que conforman la
exposición son el resultado de su último año de trabajo, aunque ni él mismo sabe si las volverá a retomar en
un tiempo.
Pero sí hay elementos que prevalecen en su obra, además de su evidente trabajo dentro del arte abstracto.
"Más que de la parte formal me preocupo por trabajar relaciones como el amor y el odio, el equilibrio y el
desequilibrio o entre amar y detestar", dice Roldán. Y en esta serie eligió ciertos elementos, 'figurines' como él
los llama, que están presentes en sus cuadros para simbolizar estas contradicciones. "Me interesa desde
lo infantil hasta lo diabólico. Símbolos como muñequitos que hacen parte de la tela de un uniforme
camuflado militar son infantiles pero a la vez violentos. Un conejito es inocente pero a la vez malévolo,
peligroso, nos puede matar".
Estos 'muñequitos' también tienen otra función en sus pinturas: "A veces, cuando no he terminado mi obra y
sólo tengo, por decir algo, un paisaje amarillo muy lindo, no puedo concebir que éste sea perfecto y por eso
necesito que esos muñequitos aparezcan y dañen todo. El agrado se convierte en desagrado, y eso es lo
que me propongo". A la vez la aparición de estos elementos le permite a Roldán nuevos parámetros en la
composición: "Mi idea es que la imagen siempre esté corriendo, no quiero focalizar la mirada en un punto
fijo, quiero que mis obras saquen al espectador. Hay ciertos elementos que pueden ser figurativos y de
repente se vuelven abstractos".
En este sentido Roldán afirma que cada uno de sus cuadros es una aventura en la que siempre sabrá su
límite. Sus 'muñequitos' no se convertirán en mujeres desnudas porque sí, ni tampoco recurrirá a
percepciones que salen de la nada. Para él la clave de su trabajo se debe a un balance entre el
reconocimiento y el instinto. Al respecto el artista concluye: "Yo puedo decir que la pintura es el resultado de
lo que uno es. Es el reflejo de una posición ante la vida". La exposición 'A vuelo de pájaro' estará abierta en
la Galería El Museo, de Bogotá, hasta la última semana de octubre.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.