Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/1/2006 12:00:00 AM

Elsa y Fred

Una comedia conmovedora que se empeña en hacer énfasis en una moraleja a la que nadie le lleva la contraria.

Titulo original: Elsa y Fred.
Año de producción: 2005.
Dirección: Marcos Carnevale.
Guión: Carlos Andrada, Marcos Carnevale, Lily Ann Martin y Marcela Guerty.
Actores: Manuel Alexandre, China Zorrilla, Blanca Portillo, Roberto Carnaghi, José Ángel Egido, Gonzalo Urtizberea, Carlos Álvarez Novoa, Federico Luppi.

Puedo ver las reacciones: ¿cómo se atreve a decir que "no es gran cosa" esta comedia conmovedora, entretenida, bien actuada, que nos deja con el mensaje de que la vejez no es el último paso antes de la muerte, sino la última oportunidad para la vida , ¿quién se cree para afirmar que "es una historia que hemos visto hasta el cansancio"? Lo único que diré, en mi defensa, es que si bien ver Elsa y Fred no le hará mal a nadie (todo lo contrario), se necesita mucho más, una estructura dramática en la que las sorpresas no parezcan estudiadas, unas imágenes que no dependan tanto de los diálogos, una resolución que no nos esperemos desde el principio, para que una bonita declaración de principios se convierta en un buen largometraje. Es fácil pensar que una película es buena porque dice cosas que consideramos importantes, porque sabe manejar nuestra sensibilidad como una mamá chantajista, pero nunca sobra dar un paso atrás a la hora de analizar su calidad.

O mejor: sólo debemos perdonar la moraleja cuando la fábula ha sido más que suficiente.

A pesar de las miradas inquisidoras de sus hijos, no obstante una enfermedad terminal que la persigue hasta sus mejores días, la histriónica Elsa, de 82 años, se enamora de su vecino, el miedoso Fred, de 78, desde el momento en que lo conoce. Y sí, sus dos actores protagonistas nos enamoran. Pero de resto no es gran cosa. Es una historia que hemos visto hasta el cansancio. Y que promueve una idea -que los ancianos tienen derecho a vivir sus propias vidas- a la que nadie va a llevarle la contraria.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.