Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/24/2015 10:00:00 PM

Piano en las alturas

La Octava Serie Internacional de Grandes Pianistas del Teatro de Colsubsidio parece predestinada a convertirse en uno de los grandes eventos de 2015.

La octava Serie Internacional de Grandes Pianistas, que se inaugura la noche del próximo sábado 31 de enero a las 7:30 p. m. en el Teatro de Colsubsidio de Bogotá, parece llamada, por derecho propio, no solo a convertirse, en cierta medida, en el evento inaugural de la temporada de la música clásica en el país, sino también a marcar una cumbre trascendental.

La Serie, en sus siete ediciones anteriores, ha tenido un sello que la diferencia de programas similares: la juventud de los pianistas seleccionados, paradójicamente con una sorprendente experiencia, no solo en concursos internacionales sino también en los grandes auditorios del mundo. Además, una respetable presencia en el competido medio de la discografía, dominio técnico del virtuosismo e irreprochable musicalidad.

La pauta marcada en el 2012, cuando cinco pianistas interpretaron las 32 sonatas de Beethoven, parecía insuperable. Sin embargo, este año el programa ofrece un concierto sin precedentes en Colombia: la noche del sábado 14, el pianista suizo Cédric Pescia tocará El Arte de la Fuga BWV 1080 de Johann Sebastian Bach que, 266 años después de su creación, nunca ha sido tocada en su versión para teclado en Colombia; lo cual tiene una explicación: desde el punto de vista de su técnica contrapuntística (característica de la música del barroco) es la cumbre absoluta e insuperada en la historia de la música y, por lo mismo, una obra de tantas dificultades musicales que los pianistas que la han tocado se pueden contar con los dedos de la mano. Pescia lo ha hecho con los mejores comentarios de la crítica internacional y acaba de llevarla al disco: el reto, desde luego, es hacer asequible al público una partitura cuyas profundidades técnicas están reservadas solo a los eruditos, pero cuya belleza musical es evidente desde sus primeros compases.

Abre la temporada el ruso Vitaly Pisarenko con un programa que incluye dos scherzos y dos Baladas de Chopin, la popularísima sonata Claro de luna de Beethoven y Études Tableaux de Rachmaninoff: es “extraordinariamente dotado de técnica prodigiosa y amplia paleta sonora”, acaba de escribir de él The New York Times.

La noche del 7 de febrero es para el también ruso Alexandre Moutouzkine, que toca una suite francesa de Bach, su propia transcripción del Pájaro de fuego de Stravinski y la de Rachmaninoff de la Partita 3 de Bach; en la segunda parte los 25 Estudios op. 25 de Chopin… que solo pueden ser enfrentados por pianistas de primerísima línea.

El pianista y reconocido compositor sueco Stefan Lindgren debuta la noche del 21 con Preludios de Rachmaninoff, una polonesa, un preludio, una balada y la Barcarola de Chopin, y dos obras de Aleksandr Scriabin, Fantasía y Sonata 4, raramente oídas en el país.

El 28 de febrero, el alemán Severin von Eckardstein cierra la temporada con un programa de sello indiscutiblemente germánico: las Escenas humorísticas de Richard Strauss, la transcripción de Brassin de Cinco escenas del Anillo del Nibelungo y la de Moszkowski sobre Liebestod de Tristán e Isolda de Richard Wagner. Termina con otra cumbre de la historia del piano: la Sonata D. 960 de Schubert.

¿Se puede pedir más?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.