Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2008/09/06 00:00

En busca de un milagro

El valiente adolescente Ralph Walker hará lo que sea necesario para que su madre despierte del coma. **(Regular)

Walker (Adam Butcher) sospecha que su vida se arreglará si triunfa en la maratón de Boston de 1954

Título original: Saint Ralph.
Año de estreno: 2004.
Dirección: Michael McGowan.
Actores: Adam Butcher, Campbell Scott, Shauna MacDonald, Tamara Hope, Gordon Pinsent y Jennifer Tilly.

Las películas de deportes son relatos de superación personal. Pero dignos. Quien ha visto largometrajes como Rocky (1976) o Hoosiers (1986) sabe bien a qué atenerse a la hora de ver historias protagonizadas por atletas: tiene claro que será testigo de cómo una especie de patito feo recobrará el amor propio perdido gracias a una corajuda participación en alguna competencia fundamental: un sangriento combate de boxeo, un angustioso partido de básquet o, como en la televisiva En busca de un milagro (2004), una emotiva carrera de fondo. El perdedor de turno es un adolescente fantasioso de los años 50, Ralph Walker, que trata de sobrevivir a su propia candidez, a la ausencia de su padre y a la mirada implacable de los sacerdotes que dirigen el colegio donde estudia. Y que ha llegado a creer que si gana la maratón de Boston, si triunfa en ‘la máxima prueba de fortaleza’, Dios le concederá el milagro de que su madre se despierte del coma.

En busca de un milagro narra la conmovedora aventura de un niño que se resiste a ser un huérfano. Lo hace de frente, sin aspavientos, con verdadero amor por todos sus personajes. Es más relato de autoayuda que película de deportes. Cae en la sensiblería, cede a la tentación del chantaje emocional y se vale de todos los lugares comunes (las canciones llorosas, los chistes fáciles, los villanos porque sí) que se ha inventado el cine familiar para complacer a su público. Pero si uno va de ánimo para las moralejas, si anda con espíritu navideño antes de tiempo, al menos le hará fuerza al héroe para que llegue de primero. 
 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.