Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1989/05/29 00:00

EN SU SALSA

Durante dos semanas, el arte se tomará a Cali.

EN SU SALSA

Durante doce días todas las expresiones artísticas estarán, en Cali, en su salsa. Arte en intensidad es lo que se vivirá en Cali del 2 al 14 de mayo. A nadie podrá sorprender si en un mismo día y casi simultáneamente se inaugura la exposición "Nuevas formas de tejido", de Jayne Goldsmith y Bonnie Britton actúa el Robert Ivey Ballet, Germán Castro Caycedo habla sobre su último libro y el cuentista norteamericano Robert Coover dicta una conferencia. Pero además es posible que también a esa hora haya una exhibición de cine francés, una charla sobre el mundo ideológico de Chaplin o una presentación de Barrio Ballet. Por eso, que nadie se sorprenda si el tiempo no le alcanza para estar al menos en la mitad de las actividades y espectáculos que se realizarán en el marco del IV Festival Internacional de Arte de Cali. Porque este evento es asi: hay de todo, y para todos.

El extenso programa organizado este año por Proartes abarca presentaciones teatrales, exposiciones artísticas, grupos de ballet, proyecciones cinematográficas, conferencias y talleres, recitales poéticos, conciertos de música clásica y popular, diálogos y mesas redondas con escritores nacionales y extranjeros. Ese es el ritmo que le ha impuesto su activa directora, Claudia Blum de Barberi, quien hace cuatro años rescató la tradicional imagen de Cali como ciudad cultural, al organizar un festival en el cual están presentes todas las expresiones artísticas.

Por ello, en los siguientes 12 días se podrá ver en Cali desde una retrospectiva de 60 años de la obra del pintor antioqueño Ignacio Gómez Jaramillo, hasta una muestra de cometas y trompos confeccionados por artesanos japoneses. Y así como estará en escena la brasileña Denise Stoklos en la obra de teatro de Darío Fo y Franca Rame, "Un orgasmo adulto escapado del zoológico", también habrá teatro callejero y títeres en distintos sitios de la ciudad y será posible escuchar un concierto de música barroca con el Conjunto Dolmetsch. Y mientras en unos salones se colgarán las obras de los grandes maestros colombianos--Obregón, Morales, Ariza, Caballero, Grau, Manzur, Rayo, Barrera, Hernández y Ana Mercedes Hoyos--, también estarán las de Edgar Negret y Beatriz González, y no lejos de ahí, en otros recintos se entablarán diálogos con escritores de la talla de Robert Coover, William Gaas, Eduardo Galeano Fernando Savater, o con los colombianos Andrés Holguín, Orlando Mora, Juan Manuel Roca, Danilo Cruz, Oscar Collazos, Germán Castro, Alberto Duque, entre otros.
Y si los cineastas estarán muy ocupados en los ciclos de cine francés y japonés, en las producciones hispanoamericanas sobre guiones originales de García Márquez o en el homenaje a la comedia muda norteamericana con exhibición de películas de Chaplin y Sennet, los melómanos podrán darse por bien servidos con un menú que incluye conciertos de blues pero también de música barroca. Y será posible escuchar en un mismo día al maestro austriaco Bernhardt Gfrerer en el órgano y a la Banda Departamental interpretar la música del maestro Lucho Bermúdez. Y en una ciudad que se precia de tener un instituto único en Latinoamérica, Incolballet, que forma bachilleres bailarines, la danza será parte importante de los espectáculos. Además del Robert Ivey Ballet y el Bolero de Costa Rica, el Ballet de Cali estará presente con "Carmina Burana" y se realizará el primer taller nacional sobre pedagogía del ballet.

Pero no sólo habrá de todo lo más importante: habrá para todos. Gracias al apoyo del comercio, la industria y el sector oficial, este es un festival de puertas abiertas, donde gran parte de los eventos programados tienen "entrada libre". Por otra parte, desde el año anterior, el festival se lanzó a las calles al ubicar una zona de hermosa arquitectura republicana, contigua al Paseo Bolivar, la Calle del Arte, sede de múltiples actividades y espectáculos. Allí habrá una noche dedicada al tango y la milonga y otra para el bolero y los recuerdos. Y además de juegos pirotécnicos, chirimias y disfraces en el Carnaval del Diablo, se ha programado una tertulia con lectura de cuentos y charla con los escritores.
Y para vincular al público joven e infantil, este año Proartes ha convocado a seis novedosos concursos que premiarán a los jóvenes fotógrafos, a los "pequeños" grandes lectores y a la mejor cantante de los barrios. Por ello, que no sorprenda si el Festival Internacional de Arte de Cali se constituye este año en un verdadero carnaval de arte, porque gracias a los éxitos de años anteriores, hoy es considerado como uno de los eventos más ágiles y vivos a nivel latinoamericano. -

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.