Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/25/2011 12:00:00 AM

En todos los carteles

ChocQuibTown y Bomba Estéreo suenan con fuerza este verano y no paran de dar conciertos afuera. Ante semejante reconocimiento, por fin Rock al Parque reconoció su error y esta vez los dos grupos serán protagonistas.

Tienen sus agendas llenas. A lo largo del año y sobre todo en verano, agrupaciones colombianas recorren Estados Unidos y Europa en giras que incluyen más de veinte ciudades. Alternan con grupos legendarios como Motorhead y con las agrupaciones más vigentes de la escena roquera actual como Gorillaz y Muse. Se presentan en bares, pueblos, pero también en grandes festivales como Coachella en California, Vive Latino en México, South by Southwest en Texas y Roskilde en Dinamarca. En Colombia, la noticia es que dos de ellas -Bomba Estéreo y ChocQuibTown- estarán en el cartel de Rock al Parque, el próximo fin de semana.

Llaman la atención del público, pero también medios especializados: MTV incluyó a Bomba Estéreo el año pasado entre las 25 mejores nuevas bandas del mundo. Un tema suyo, una remezcla de La boquilla, hace parte de la banda sonora de la última película de Robert de Niro, Limitless y otro -Fuego- suena en la edición 2010 del popular juego de video FIFA. ChocQuibTown, por su parte, se llevó el año pasado un Grammy latino y fue nominado al Grammy anglo en la categoría de mejor álbum latino. Encabezan una lista de la que también hacen parte, entre otros, Systema Solar, La 33, la Revuelta y la Makina del Caribe. Todos se caracterizan por la mezcla de sonidos tradicionales con urbanos y electrónicos; combinan cumbia, bullerengue y champeta con aportes de guitarras eléctricas, sintetizadores del pop electrónico y el talento de los MC del Hip Hop.

Es una corriente que tuvo origen en Carlos Vives y el giro moderno que les dio a los clásicos del vallenato. Luego vino Sidestepper, uno de los primeros proyectos que le apostaron de lleno a combinar música folclórica con sonidos contemporáneos. Ahí se ubican también Puerto Candelaria, Curupira, Manguala y la Mojarra Eléctrica. Tras estos precursores vino esta segunda generación. ¿A qué se debe su éxito?

Para Simón Mejía, de Bomba Estéreo, la de ellos es ante todo "música bailable; este es el secreto para que sea algo universal: el baile conecta a todo el mundo sin barrera de idioma". No considera que la clave esté en lo tradicional o folclórico de sus sonidos. "Un rap o una guitarra de rock o un 'beat' pueden ser muy colombianos sin tener un tambor o acordeón de por medio". Jacobo Vélez, de la Mojarra Eléctrica habla de "un desplazamiento hacia músicas antiguas en las que los autores encuentran una inspiración cercana a su cultura geográfica. Estas refrescan el oído y entran en los corazones, pues parten de lugares donde no hay la agresiva influencia de los grandes medios". Wálter Hernández, de Systema Solar, no ve en su trabajo una arqueología musical. Sostiene que ellos trabajan con "músicas que no se han ido no hay que rescatarlas, solo sentirlas y reconocer el aporte de muchas personas que han dejado su huella".

Álvaro González, coordinador de programación de Radiónica, advierte que la cosa va más allá de los que les han dado un nuevo traje a los ritmos folclóricos. Pone como ejemplo los casos de Doctor Krápula, Divagash, Skampida y Supersitio, grupos también colombianos que, sin recurrir a la tradición, igual hoy gozan de reconocimiento. González, conocedor del tema, es optimista, ve que hay razones para esperar que Colombia "pronto sea una potencia musical mundial". Dice que en esto ha sido determinante que estos músicos no dependan de las grandes disqueras, emisoras y canales. "Estamos ante un fenómeno de talento, de promoción y que es independiente, no necesita aparecer en grandes medios. Afortunadamente hoy existen miles de canales no masivos. Hoy las emisoras independientes, el Twitter y un buen contacto logran abrir el mundo. La gran aliada de estos grupos ha sido la independencia como opción válida y real".

Otro elemento clave es la red que se ha tejido, no se trata de genios solitarios, sino de una verdadera escena. Eso cree Cedric David, que ha sido mánager de Sidestepper y ChocQuibTown. Recuerda que muchos músicos le han comentado "que lo que los llevó a retomar ritmos heredados de su cultura fue escuchar o ver a los precursores". Vanessa Goksch, de Systema Solar, ve entre los músicos jóvenes colombianos y el público en general "un momento de inspiración colectiva abrasadora, original y llena de corazón".

No obstante, esta música todavía no logra replicar en Colombia el éxito que ha tenido por fuera. "No entiendo por qué no han llegado allá, se han demorado. Eso de que nadie es profeta en su tierra es literal en este caso", comenta González. Es muy conocida en circuitos alternativos, pero su presencia en emisoras comerciales y canales privados es más discreta. La excepción es ChocQuibTown. Su tema Somos Pacífico fue todo un éxito, mientras que su último sencillo, Tu canción, ya suena con frecuencia y es muy solicitado como ringtone para celular.

Muchos creen que esta es una música que no tiene por qué tener el alcance de la de Juanes o Shakira. "Las aspiraciones de un músico es que lo escuchen, para eso hacemos arte, para compartirlo, pero para algunos es también un camino que llena el espíritu, opina Vélez, que es escéptico a la hora de pensar en dar un paso más. Cuando hablamos de 'mainstream' hablamos de una alfombra roja donde se llena el ego y está la necesidad de ser aceptado, si quisiéramos eso hace rato estaríamos haciendo tropi pop o narcorreguetón". Tostao, de ChocQuibTown tiene claras sus metas: "Yo les apunto a las grandes ligas, queremos ser los grandes en Europa, también en Colombia". David señala un asunto crucial: "Falta que se desarrolle una verdadera escena nacional con la posibilidad de circular y crecer dentro del país". Y es que en Colombia, pese a los esfuerzos, faltan espacios todavía. Los pocos festivales que hay están regados en el calendario y no permiten giras como las que se hacen en Europa, donde un grupo como ChocQuibTown ha llegado a tener hasta tres presentaciones un mismo día.

La presencia en el cartel de este año de Rock al Parque de ChocQuibTown y Bomba Estéreo es en gran medida un reconocimiento. No faltó, eso sí, la pregunta de qué hacían ellos en un festival de rock. "Sí hay mucho ingrediente roquero en nuestra música, todos venimos de ahí. Hoy el rock, más que un género específico, es un sonido, una fuerza y una energía en tarima que desde los más electrónicos hasta los más

jazzeros, pasando por los vallenateros pueden tener. Diomedes es nuestro Mick Jagger", responde Mejía. Eso mismo piensa Tostao, quien recuerda festivales como el de Gurten, en Suiza, que en teoría es de solo rock y al que ya fueron invitados. "El rock es un estilo de vida, no tiene que ver con la música, Rock al Parque es un festival de música, nosotros llevamos nuestro aporte como lo hemos hecho a festivales de hip-hop, de folclor. El Pacífico también tiene su rock'n roll".

Detrás está la pregunta de si esta es la nueva cumbia o el nuevo rock. Cómo clasificar a estos nuevos sonidos. Lo mejor es desistir, como recomienda González. "Hoy los festivales son más de música. ChocQuibTown es tan válido hoy en el mundo del rock como un grupo de metal o punk. Los géneros son parte del recuerdo de la clasificación de la música del siglo XX, hoy existe simplemente la música".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.