Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/25/1990 12:00:00 AM

ENCUENTROS CERCANOS

El ex presidente Carlos Lleras hace un retrato de los personajes que conoció en las decadas de los 60 y 70.

Estos retratos de memoria que traza Carlos Lleras Restrepo en "Me encontré en la vida con..." , publicados por El Ancora Editores y con prólogo pertinente de R.H. Moreno-Durán, estos retratos, son abrebiaciones de sus recuerdos de aquellos encuentros que tuvo la oportunidad de realizar con personajes públicos de primera magnitud: El "Che" Guevara, Haile Selasie, el mariscal Titoj Ben Gurión, el muralista mexicano Diego Rivera, Georges Pompidou, Salvador Allende, Eduard Kennedy... en total son dieciséis personajes cuya actualidad era indiscutible en las décadas de los sesenta y setenta. Ahora muchos de esos personajes hacen parte de la historia de los pueblos, pero muy pocos de la historia universal. El estadista, el político, tiene una fuerte influencia en su tiempo, pero una vez eclipsado su poder, sólo deja un rastro fugaz en la historia. Algunos, los de gran estatura, escapan a este destino, otros, por su gran fuerza carismática, o porque encarnan símbolos colectivos, hacen parte fundamental de la memoria de los pueblos, como Ernesto "Che" Guevara, como Charles de Gaulle.

Aunque la importancia de los personajes retratados por Lleras Restrepo es indiscutible, a lo que aquí asistimos es al itinerario que realiza el ex presidente a lo largo y ancho del mundo y en buena parte como misionero, por decirlo así, de una idea, de un programa al que ha dedicado buena parte de su vida: una más justa distribución de la tierra en las naciones: la Reforma Agraria. Y es un verdadero placer seguir sus pasos de oriente a occidente, de Asia a Europa y a América Latina. Aquí Lleras Restrepo pone al descubierto algunos temas del momento político y social de los diferentes países que visitó, a través de los encuentros con sus mandatarios.

No hay solemnidad ni ufana retórica en estas descripciones, que, en su brevedad, condensan, en estilo sencillo y escueto, sus impresiones de lugares y personajes, así también de las circunstancias en que tuvieron lugar sus encuentros. Cada una de estas crónicas posee el atractivo que les hace brillar con luz propia, ese atractivo que se encuentra en su poder de concisión que es la manera como deja plasmada la soberanía de los hechos sobre la interpretación, la opinión pasajera o el transitivo hecho literario. Aquí el lector se encuentra con la prosa de un escritor que rehúsa a lo artificial y quien no quiere decorar o prolongar con detalles y descripciones inútiles y que por tanto resultarían superfluas, el relato de su experiencia.

Son estos personajes con quienes Lleras Restrepo se entrevistó, claves en su tiempo, pero el autor no ha querido hacer alarde de ello. El tratamiento que ha dado a sus crónicas los muestra, aunque con la gravedad y solemnidad de su cargo, desprovistos de la majestad que da el poder. Más bien a ellos se llega mediante un conjunto de hechos circunstanciales, de detalles personales y de vivencias que los enseñan en su dimensión privada; nada de lo que pueda ser asimilado a esos rasgos-estilo con los que se pretende magnificar a los grandes hombres y que Alfonso Reyes llamó estilo "telescópico". En resumen, estos relatos conforman un álbum del mundo político de los años 60 y 70, el álbum que Carlos Lleras formó con sus recuerdos, pero en donde también está él viajando de un lado a otro, con su infatigable capacidad de trabajo, encontrando a los jefes de Estado, a los políticos y personajes importantes, preparando informes y conferencias, discutiendo y resolviendo las demandas de sus interlocutores, el estadista, el hombre de letras, el político, el travieso humorista.

"Aventura ilustrada de El Café"- José Chalarca y Luis Fernando Castro Editorial Colina, Medellín.

Un saludable caudal de libros para niños se ha volcado en los últimos meses sobre las librerías. Son libros infantiles que adquieren las más variadas formas, pero que tienen todos un proposito común: divertir y enseñar. José Chalarca posee una sensibilidad especial para comunicar a los niños, con una prosa fluida, diafana y cariflosa, sus narraciones sencillas y que dejan siempre una cálida enseñanza.

Ahora, con la Editorial Colina, ha publicado un pequeño y hermoso libro, "Aventuras ilustradas de El Café", con dibujos de Luis Fernando Castro. Aquí Jose Chalarca, especialista también en la literatura sobre el café, narra para los niños la historia prodigiosa de ese cultivo, la manera como fue descubierto como bebida, de sus avatare hasta su llegada a nuestras tierras tropicales. Y está narración esta urdida con tan sugerentes anécdotas, que el niño tras su lectura podrá recordar esta historia gracias a las viñetas literarias creadas con estilo certero: aquellas de los árabes, conquistadores, reyes, cultivadores, navegantes etc., que son como episodios de un libro de aventuras. Es una bella idea esta de retomar hechos históricos relatarlos con el encanto y transparencia de una pluma tan delicada para estas tareas, como la de José Chalarca.-
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.